Javier Alvarado, la poesía de la memoria