Panamá, el país que se quiere vacunar