Covid-19, una lección social