fbpx
El ministro de Economía y Finanzas, Héctor Alexander, abrió la VII Cumbre Financiera Internacional de Panamá
Violeta Villar Liste

Otto Wolfschoon, presidente de la Junta Directiva de la Asociación Bancaria de Panamá (ABP) y  Carlos Berguido, presidente ejecutivo de la ABP, expusieron las perspectivas de la banca y del país en el contexto de la VII Cumbre Financiera Internacional de Panamá

El 2022 es un año de transición para la banca panameña que ha logrado superar “de manera muy extraordinaria los retos que hemos tenido con la pandemia”.

Otto Wolfschoon, presidente de la Junta Directiva de la Asociación Bancaria de Panamá (ABP) y  Carlos Berguido, presidente ejecutivo de la ABP, expusieron de este modo las perspectivas de la banca y del país en encuentro con los medios y a propósito de la VII Cumbre Financiera Internacional de Panamá (jueves 1° y viernes 2 de septiembre) que se celebró en ciudad de Panamá.

“De manera progresiva vamos normalizando nuestros balances y la actividad se ha mantenido al servicio de la clientela. Estamos convencidos que vamos a seguir cumpliendo con la función de intermediarios financieros, de fiduciarios de los ahorros y financistas de las personas y de las empresas”, sostuvo Wolfschoon, quien confía que la solidez del sistema bancario panameño ayude a recuperar los indicadores de rentabilidad y calidad de los activos en 2023.

Resaltó que la digitalización significó una tendencia determinante en la manera como los clientes se acercaron a sus bancos y es un comportamiento que marca un crecimiento exponencial en la gama de productos que ahora se ofrecen a través de este tipo de canales. “Se está ampliando y es la tendencia”, agregó.

Destacó el éxito de la VII Cumbre Financiera Internacional de Panamá  con exposiciones de expertos nacionales e internacionales, la entrega de la Orden al Mérito René Orillac a banqueros, reconocimiento a colaboradores de las instituciones bancarias, como manera de destacar el esfuerzo de los más de 24,000 empleados que forman parte de la familia bancaria, intervención especial vía virtual del presidente del Ecuador, Guillermo Lasso y la presentación de un informe de KPMG sobre las criptomonedas en la región, como mecanismo de pago y de inversión con evaluación de los riesgos asociados a su uso y, en particular en el caso de Panamá, «salvaguardando el sistema bancario que es un pilar de la nación», observó Wolfschoon.

Especial referencia a la intervención del ministro de Economía y Finanzas, Héctor Alexander, quien abrió la cumbre con una conferencia sobre la evolución y perspectivas de la economía y las finanzas públicas de Panamá.

Berguido detalló el aporte de la presentación del ministro Alexander, “el nivel de detalle y explicaciones y el tono optimista, sin dejar de reconocer los importantes desafíos que existen para el país, la deuda histórica que se acumula y la educación como reto importante”.

CSS, desafíos de inversión, cartera modificada y tasas de interés

Ante la consulta periodística sobre la viabilidad para la Caja de Seguro Social (CSS) de penetrar con mayor fuerza en el segmento de los préstamos hipotecarios que ya maneja, el presidente de la Junta Directiva de la ABP observó que es una cartera crediticia específica y reducida y podrían existir otras alternativas de inversión como compra de cartera o de bonos hipotecarios que le genere más rentabilidad.

Sin embargo, considera que hay otros temas más críticos que la CSS debe resolver y atender.

En relación con la cartera modificada, Wolfschoon dijo que se está regularizando y la tendencia es a desaparecer.

De igual modo, crecen los préstamos nuevos “ya hay más demanda calificada y los bancos están interesados en hacer su negocio para contribuir con el crecimiento del país”.

El Informe de Actividad Bancaria julio 2022, emitido por la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP), indica que “la cartera modificada al mes de julio de 2022 es de $3,850 millones. La emisión de las regulaciones prudenciales promovió la consecución de acuerdos entre la banca y sus clientes, con lo que a partir del segundo semestre se dan movimientos importantes hacia la cartera no modificada. Lo anterior representó una reducción de $10,000 millones o un 72%, respecto a mismo periodo del año anterior”.

La cartera crediticia local correspondiente al mes de julio 2022 registró un saldo de $56,849 millones, un incremento de $2,454 millones o 4.5%.

Al evaluar el tema de las tasas de interés, Wolfschoon  recordó que han subido en el mercado internacional, tanto en Estados Unidos como en Europa y Panamá, con una economía dolarizada, no escapa a esta tendencia, sin embargo, el impacto ha sido moderado en el país «porque tenemos una oferta y demanda monetaria local propia, con liquidez y 42 bancos de licencia general, un nivel de competencia extraordinaria que nos ayudará».

Violeta Villar Liste
Redaccion@lawebdelasalud.com