Cuando los hijos se sienten como hilo en tensión