fbpx
“Si bien se han producido avances positivos, cada año millones de familias siguen sufriendo la devastadora angustia de perder a un hijo, a menudo en los primeros días después del nacimiento”, afirmó el director general de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus. En Panamá, la mortalidad muestra descensos desde el año 1990

Con información de la OMS

“El lugar donde nace un niño no debe determinar si vive o muere. Es fundamental mejorar el acceso a servicios de salud de calidad para todas las mujeres y niños, incluso durante emergencias y en zonas remotas”.

El número de niños que murieron antes de cumplir cinco años ha alcanzado un mínimo histórico, cayendo a 4,9 millones en 2022, según las últimas estimaciones publicadas por el Grupo Interinstitucional de las Naciones Unidas para la Estimación de la Mortalidad Infantil (UN IGME). 

“Detrás de estas cifras se esconden las historias de parteras y personal sanitario cualificado que ayudan a las madres a dar a luz a sus recién nacidos de forma segura, de trabajadores sanitarios que vacunan y protegen a los niños contra enfermedades mortales, y de trabajadores sanitarios comunitarios que realizan visitas domiciliarias para ayudar a las familias a garantizar el apoyo sanitario y nutricional adecuado para sus niños”, afirmó la directora ejecutiva de Unicef Catherine Russell. 

“A través de décadas de compromiso de individuos, comunidades y naciones para llegar a los niños con servicios de salud eficaces, de calidad y de bajo costo, hemos demostrado que tenemos el conocimiento y las herramientas para salvar vidas”.

El informe revela que hoy sobreviven más niños que nunca, y que la tasa de mortalidad mundial de menores de 5 años ha disminuido un 51 por ciento desde 2000. Varios países de ingresos bajos y medianos bajos han superado esta disminución, lo que demuestra que es posible lograr avances cuando Se asignan suficientes recursos a la atención primaria de salud, incluida la salud y el bienestar infantil. 

Por ejemplo, los hallazgos muestran que Camboya, Malawi, Mongolia y Ruanda han reducido la mortalidad de niños menores de cinco años en más del 75 por ciento desde 2000.

Pero los hallazgos también muestran que a pesar de este progreso, aún queda un largo camino por recorrer para poner fin a todas las muertes infantiles y juveniles evitables. Además de los 4,9 millones de vidas perdidas antes de los cinco años (casi la mitad de ellas recién nacidos), también se vieron truncadas las vidas de otros 2,1 millones de niños y jóvenes de entre 5 y 24 años. La mayoría de estas muertes se concentraron en el África subsahariana y el sur de Asia. 

Esta trágica pérdida de vidas se debe principalmente a causas prevenibles o tratables, como el parto prematuro, las complicaciones en el momento del nacimiento, la neumonía, la diarrea y la malaria. Se podrían haber salvado muchas vidas con un mejor acceso a una atención primaria de salud de alta calidad, incluidas intervenciones esenciales y de bajo costo, como vacunas, disponibilidad de personal sanitario capacitado en el parto, apoyo a la lactancia materna temprana y continuada, y diagnóstico y tratamiento de la infancia. enfermedades. 

“Si bien se han producido avances positivos, cada año millones de familias siguen sufriendo la devastadora angustia de perder a un hijo, a menudo en los primeros días después del nacimiento”, afirmó el director general de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus

“El lugar donde nace un niño no debe determinar si vive o muere. Es fundamental mejorar el acceso a servicios de salud de calidad para todas las mujeres y niños, incluso durante emergencias y en zonas remotas”.

Mejorar el acceso a servicios de salud de calidad y salvar vidas de niños de muertes evitables requiere inversión en educación, empleos y condiciones laborales decentes para que los trabajadores de la salud brinden atención primaria de salud, incluidos los trabajadores de salud comunitarios.  

Como miembros confiables de la comunidad, los trabajadores de salud comunitarios desempeñan un papel importante a la hora de llegar a los niños y las familias de cada comunidad con servicios de salud que salvan vidas, como vacunas, pruebas y medicamentos para enfermedades mortales pero tratables, y apoyo nutricional. Deben estar integrados en los sistemas de atención primaria de salud y recibir una remuneración justa, estar bien capacitados y equiparse con los medios para brindar atención de la más alta calidad.

Los estudios muestran que las muertes infantiles en los países de mayor riesgo podrían reducirse sustancialmente si las intervenciones comunitarias de supervivencia infantil pudieran llegar a quienes las necesitan. Este paquete de intervenciones por sí solo salvaría a millones de niños y brindaría atención más cerca de casa. Es necesaria una gestión integrada de las enfermedades infantiles (especialmente las principales causas de muerte posneonatal, infecciones respiratorias agudas, diarrea y malaria) para mejorar la salud y la supervivencia infantil. 

“El informe de este año es un hito importante que muestra que mueren menos niños antes de cumplir cinco años”, dijo el Dr. Juan Pablo Uribe, director global de Salud, Nutrición y Población del Banco Mundial y Director del Fondo Mundial de Financiamiento para Mujeres, Niños y Adolescentes.

 “Pero esto simplemente no es suficiente. Necesitamos acelerar el progreso con más inversiones, colaboración y enfoque para poner fin a las muertes infantiles prevenibles y honrar nuestro compromiso global. Se lo debemos a todos los niños para garantizar que tengan acceso a la misma atención médica y a las mismas oportunidades, independientemente de dónde nazcan”. 

Panamá: En el caso de Panamá, se registran 13.9 muertes por cada 1,000 nacidos vivos

Si bien las cifras mundiales muestran señales positivas de progreso, también existen amenazas e inequidades sustanciales que ponen en peligro la supervivencia infantil en muchas partes del mundo. Estas amenazas incluyen el aumento de la desigualdad y la inestabilidad económica, los conflictos nuevos y prolongados, la intensificación del impacto del cambio climático y las consecuencias de la COVID-19, que podrían llevar al estancamiento o incluso a la reversión de los logros y a la continua pérdida innecesaria de vidas de niños. Los niños nacidos en los hogares más pobres tienen el doble de probabilidades de morir antes de los cinco años en comparación con los hogares más ricos, mientras que los niños que viven en entornos frágiles o afectados por conflictos tienen casi tres veces más probabilidades de morir antes de cumplir cinco años que los niños de otros lugares. 

“Las nuevas estimaciones muestran que fortalecer el acceso a una atención sanitaria de alta calidad, especialmente en el momento del nacimiento, ayuda a reducir la mortalidad entre los niños menores de cinco años”, afirmó Li Junhua, Secretario General Adjunto de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas. “Si bien los hitos en la reducción de la mortalidad infantil son importantes para seguir el progreso, también deberían recordarnos que se necesitan mayores esfuerzos e inversiones para reducir las desigualdades y poner fin a las muertes evitables entre los recién nacidos, los niños y los jóvenes en todo el mundo”.

Al ritmo actual, 59 países no alcanzarán la meta de mortalidad de menores de 5 años de los ODS y 64 países no alcanzarán la meta de mortalidad neonatal. Eso significa que se estima que 35 millones de niños morirán antes de cumplir cinco años en 2030, cifra que recaerá en gran medida en familias del África subsahariana y del sur de Asia o en países de ingresos bajos y medianos bajos.s

Lea el informe y explore los datos  aquí . 

El Grupo Interinstitucional de las Naciones Unidas para la Estimación de la Mortalidad Infantil o ONU IGME se formó en 2004 para compartir datos sobre la mortalidad infantil, mejorar los métodos para la estimación de la mortalidad infantil, informar sobre el progreso hacia los objetivos de supervivencia infantil y mejorar la capacidad de los países para producir datos de manera oportuna y adecuada.