En la vacuna está la esperanza de la economía mundial

Pixabay

La edición de enero de 2021 del informe Perspectivas económicas mundiales que publica el Banco Mundial, confía en una expansión del 4% en la economía global, condicionado al éxito de la distribución y aplicación de las vacunas contra el coronavirus.

De igual modo, el documento señala que se espera una recuperación moderada, “a menos que los encargados de la formulación de políticas actúen con decisión para controlar la pandemia y apliquen reformas que aumenten las inversiones”.

Este informe pone en el primer plano el tema sanitario y cifra sus esperanzas en el control del covid-19 y en la masiva vacunación, un escenario inédito en la historia de los informes globales.

El BM destaca que la pandemia “provocó una recesión global cuya profundidad fue superada solo por las dos guerras mundiales y la Gran Depresión”.

Detalla que la pandemia ha causado “grave pérdida de vidas, está volcando a millones a la pobreza extrema y se espera que inflija cicatrices que empujan la actividad y los ingresos muy por debajo de su tendencia prepandémica durante tiempo prolongado”.

El BM recuerda que la pandemia “ha provocado que los ingresos per cápita caigan en más del 90%” en los países en vías de desarrollo como es el caso de América Latina, marcando el regreso de millones a la situación de pobreza.

De hecho, la pandemia se proyecta “borre al menos 10 años de ganancias de ingresos per cápita”, después de dos décadas de reducción constante de la pobreza mundial.

Ya en el resumen anual 2020: El impacto de la covid-19 (coronavirus) en 12 gráficos, elaborado por Paul Blake, oficial de Asuntos Externos del Banco Mundial y por Divyanshi Wadhwa, científico de datos junior en el Grupo de datos de desarrollo del BM, advertían que en 2020 “tras décadas de avances constantes en la reducción del número de personas que viven con menos de $1,90 al día, la COVID-19 marcará el primer revés en la lucha contra la pobreza extrema en una generación”.

En este resumen también se advertía que la reducción del ingreso de las familias “seguirá poniendo en riesgo el capital humano. Al disponer de menos dinero, las familias se verán obligadas a hacer concesiones y sacrificios que podrían menoscabar los resultados de salud y aprendizaje de una generación”. 

Un aspecto crucial del Resumen es el alto costo de la atención médica y cómo “la pandemia ha resaltado la necesidad de contar con atención médica eficaz, accesible y asequible.

Incluso antes de que se desatara la crisis, las personas de los países en desarrollo desembolsaban más de medio billón de dólares en pagos directos por atención médica.

Este elevado nivel de gastos genera dificultades financieras para más de 900 millones de personas y todos los años empuja a casi 90 millones de personas a la pobreza extrema, una dinámica que con toda probabilidad se ha visto agravada por la pandemia”.

En el ámbito de la educación, el Resumen recuerda que más de 160 países ordenaron el cierre de las escuelas, afectando a un promedio de 1,500 millones de niños y jóvenes.

“Debido a las pérdidas de aprendizaje y el aumento de las tasas de deserción, dicha generación podría perder unos $10 billones en ingresos, lo que equivale a casi el 10 % del producto interno bruto (PIB) mundial”.

Salud y vacunación

A la luz de estos riesgos, el Banco Mundial  define en Perspectivas económicas mundiales  varios escenarios, en los cuales salud y vacunación son factores decisivos.

Observa un escenario a la baja, que significaría una recuperación de solo 1.6% en 2021 (contra el 4% que pronostica) si el proceso de vacunación se ralentiza, si ocurren impedimentos logísticos o rechazo a las personas a la inmunización.

De igual modo el BM señala que la prioridad política seguirá siendo el control de la pandemia, cumpliendo las pautas de distanciamiento “y eventualmente superando los desafíos en la adquisición y distribución de las vacunas, en particular en los países de bajos ingresos”.

El organismo reconoce que del acceso oportuno y equitativo de las vacunas dependerá el control de la pandemia en los países.

El organismo concluye que mejores resultados derivarán de una mejor gestión de la pandemia, con un despliegue efectivo de las campañas de vacunación que se traduzcan en un fuerte aumento de la confianza del consumidor.

Violeta Villar Liste
redaccion@lawebdelasalud.com