#invertirEnLasPersonas La mujer es quien más ha perdido en pandemia

Pixabay

El documento Índice de Capital Humano 2020 del Grupo Banco Mundial advierte que la pandemia representa “una amenaza para los logros que tanto costó conseguir durante la última década en las áreas de salud y educación”.

En el informe se explica que las inversiones en capital humano se traducen en “conocimientos, habilidades y salud que las personas acumulan durante el transcurso de su vida” y son “fundamentales para que los niños puedan desplegar su potencial”.

En el caso específico de las mujeres, “la pandemia agrava los riesgos de violencia de género, matrimonio infantil y embarazo adolescente, situaciones todas que reducen las oportunidades de aprendizaje y empoderamiento de mujeres y niñas”.

Esta visión se abordó en el evento, Reuniones Anuales 2020 (virtuales) del Grupo Banco Mundial, durante el conversatorio Proteger a las personas e invertir en ellas: El capital humano en tiempos de la covid-19.

Melinda Gates, copresidenta de la Fundación Bill y Melinda Gates, subrayó que la pandemia “está afectando a las mujeres de manera profunda”.

Señaló que si algo mostró el ébola, es que se genera una “pandemia sombría de violencia doméstica y de mortalidad materna”.

En esa oportunidad se perdieron las vidas de más de 5,000 mujeres, quienes “no querían entrar al sistema de salud porque el ébola estaba allí”.

Pronosticó que la actual pandemia se podría llevar la vida, de manera adicional, de 115,000 mujeres a causa de la mortalidad materna.

Por otro lado, “las mujeres están perdiendo sus trabajos al doble de la tasa”, de manera comparativa con los hombres.

“También sabemos que mientras están perdiendo sus trabajos, la carga del trabajo no pagado está aumentando”, afirmó.

Se estima que las mujeres tienen 2.5 veces más de probabilidades “de hacer el trabajo no remunerado en su casa” y esto incluye, además de los oficios propios del hogar, el cuidado de los niños y de los ancianos.

Gates señaló que existe una desproporción para las mujeres cuando asumen estas tareas.

Además, si se observa la estadística del personal de salud, el 70% son mujeres.

“Si no ponemos a las mujeres al frente y en el centro de esta agenda, vamos a tener una recuperación muy lenta”.

Cooperativas e inversión

Mirai Chatterjee, directora del Equipo de Seguridad Social de la Asociación de Trabajadoras Autonómas (Sewa) de India, coincide en el papel de las trabajadoras sanitarias, quienes “están en la primera línea de batalla de la pandemia”.

Por otra parte, ante la necesidad de las mujeres de conocer sus derechos y dar respuestas a temas como a dónde ir, a quién acercarse y cómo acercarse, que no son tan obvias si proceden de sectores populares, la directora de Sewa consigue una respuesta “en el poder de las cooperativas”.

“De manera individual para ellas es muy difícil tener acceso a estos servicios y derechos, pero cuando se encuentran con sus hermanas de los sindicatos, de grupos de autoayuda o locales, encuentran la fuerza para obtener la información y lograr un acceso real”.

Del lado del sistema de salud público y de sus autoridades, también resulta beneficioso si las mujeres se integran en estas alianzas cooperativas o grupales.

Mari Pangestu, directora gerente de Políticas de Desarrollo y Alianzas del Banco Mundial, dijo que el BM “calcula que entre 71 millones y 100 millones de personas serán empujadas a la pobreza extrema, medido bajo la línea de pobreza internacional de $1.90 al día”.

“Nuestro desafío es cómo preservamos las ganancias de capital humano que se han obtenido y evitamos un retroceso”.

“Las mujeres y las niñas son un grupo muy importante. De hecho, el 70% del personal sanitario son mujeres”.

Reiteró que las mujeres “son las más afectadas en términos de pérdidas de trabajo en el sector informal y en la industria de servicios. Tienen que permanecer en sus casas para cuidar a los niños y se encuentran expuestas a la violencia de género”.

Las niñas también son el eslabón débil en términos escolares y en el futuro, “cuando las escuelas puedan volver a abrir, esperamos que retornen”.

Señaló que el “Banco Mundial ha sido muy rápido en su respuesta a la situación sanitaria de emergencia”.

Esta acción se traduce en un programa dirigido a 200 países para abordar el impacto inmediato de salud, transferencias económicas y trabajo con 65 naciones en el ámbito específico del aprendizaje remoto.

Observa que la clave es cómo se reconstruye mejor y se evita perder la inversión en capital humano, ganado a pulso por una generación.

Violeta Villar Liste
redaccion@lawebdelasalud.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *