fbpx
La Organización Panamericana de la Salud (OPS) recuerda que “el sarampión es una enfermedad vírica muy contagiosa”

Con información del Minsa

A partir del 11 de marzo, el Ministerio de Salud (Minsa) de Panamá iniciará una masiva campaña de vacunación, casa por casa, y de sensibilización para que los padres lleven a sus hijos a vacunar.

Desde el año 1995, en Panamá no se han reportado casos de sarampión en los niños. Y se espera que la tendencia se mantenga.

Sin embargo, países vecinos ya han notificado casos de sarampión y la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió alarma ante la rápida propagación de la enfermedad, incluso en países donde no existía.

Al respecto, a partir del 11 de marzo, el Ministerio de Salud (Minsa) de Panamá iniciará una masiva campaña de vacunación, casa por casa, y de sensibilización para que los padres lleven a sus hijos a vacunar.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) recuerda que “el sarampión es una enfermedad vírica muy contagiosa que afecta sobre todo a los niños y se transmite por gotículas procedentes de la nariz, boca y faringe de las personas infectadas”.

Los síntomas iniciales suelen aparecer entre 8 y 12 días después de la infección y “consisten en fiebre alta, rinorrea, inyección conjuntival y pequeñas manchas blancas en la cara interna de la mejilla. Varios días después aparece un exantema que comienza en la cara y cuello, y se va extendiendo gradualmente al resto del cuerpo”.

El sarampión puede causar complicaciones graves, tales como ceguera, encefalitis, diarrea intensa, infecciones del oído y neumonía, sobre todo en niños malnutridos y pacientes inmunodeprimidos.

El asesor del despacho superior Alfredo Moltó, al anunciar el inicio de la campaña de vacunación, dijo que se vacunará a todos los niños menores de cinco años, que por motivo de la pandemia no se pudieron inocular, por ello se va a realizar esta jornada casa por casa y en todos los centros de salud a nivel nacional.

Exhortó a padres y madres a abrir las puertas de sus hogares al personal sanitario o trasladarse a los centros de vacunación.

Indicó además que el Minsa busca de esta manera elevar la cobertura y de inmunización de los niños, al tiempo que aseguró que se mantiene la vigilancia por si entra algún caso importado, pero recalcó que por ahora no hay casos en Panamá.

Un niño debe ser vacunado con una dosis a los 12 meses y una de refuerzo a los 18 meses.

El ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, reiteró que si bien el país no ha notificado casos de sarampión, su condición de país de tránsito lleva a estas acciones inmediatas, a reforzar la vacunación en los centros de salud y la Caja de Seguro Social.

Con información del Minsa