fbpx
“El crecimiento económico impulsa el desarrollo social, pero es la investigación y la innovación los que son claves para impulsar ambos”, dijo el Dr. Eduardo Ortega-Barría
El Dr. Eduardo Ortega-Barría, secretario nacional de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt), realizó la sustentación de la vista presupuestaria para la vigencia fiscal 2023 ante la Comisión de Presupuesto de la Asamblea Nacional y explicó por qué son necesarios los $8.6 millones que el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) recomienda recortar.

El Dr. Ortega, junto a su equipo de trabajo, resaltó ante los diputados que “el crecimiento económico impulsa el desarrollo social, pero es la investigación y la innovación los que son claves para impulsar ambos”.

Panamá no está invirtiendo lo necesario en ciencia”, advirtió el Dr. Ortega-Barría, quien señaló que solo contamos con 200 investigadores cuando la cifra óptima es de 1,000 investigadores por millón de habitantes, dedicados a dar respuestas a requerimientos en salud, cambio climático o logística, entre otras áreas de la ciencia.

Sin recursos, ¿cómo preparar al personal y fomentar la investigación?, son preguntas que no solo se hizo el secretario nacional de la Senacyt. También algunos diputados y parte del país que sabe cómo la preparación previa de la comunidad científica nacional hizo posible que Panamá pudiera enfrentar la pandemia a causa de la COVID-19 con éxito.

Dr. Eduardo Ortega-Barría, secretario nacional de la Senacyt, durante su exposición ante la Comisión de Presupuesto de la AN Foto | Cortesía

¿Qué haría la Senacyt con estos $8.6 millones?:
  • Inversión en 41 proyectos nuevos en Innovación y Desarrollo (I+ D)
  • Equipar los laboratorios del Centro de Innovación en Vacunas y Biofármacos
  • Concluir la fase A de la Estación Coiba y dos centros regionales
  • Recursos para el Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología de Panamá AIP (Indicasat AIP)
  • Mantener en funcionamiento el Centro de Innovación e Investigaciones Logísticas Georgia Tech Panamá
  • Reforzar el Sistema Nacional de Investigación
  • Fortalecer las universidades y los programas académicos

El Dr. Ortega-Barría expresó con desaliento que el recorte presupuestario obligará a reducir la investigación y solo será posible atender 12 proyectos que son insuficientes ante la demanda de conocimiento en las distintas áreas del saber.

El 90% del presupuesto de la Senacyt se invierte en investigación y el 10% en funcionamiento.

Este reclamo del sistema nacional de ciencia incluye al Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud (ICGES).

La Universidad de Panamá (UP) también ha pedido que se revise el recorte presupuestario que le impedirá construir las nuevas facultades de Medicina y Enfermería, invertir en los laboratorios del Instituto Especializado de Análisis (IEA) y en la culminación del CRU de San Miguelito, entre otras obras prioritarias.

La Comisión de Presupuesto de la AN solicitará al MEF que reconsidere el recorte al presupuesto de la Senacyt para la vigencia fiscal de 2023. También hizo esta solicitud a propósito de los recursos del Instituto Gorgas y de la UP.

Programa de becas de Senacyt cambia vidas e impulsa investigación científica; Dra. Zuleima Caballero

“Desde mi experiencia, el programa de becas internacionales representa la oportunidad que tienen los jóvenes panameños para alcanzar un desarrollo integral. Este programa cambia vidas, al seleccionar estudiantes con un gran deseo de hacer ciencia, pero que sin los recursos económicos necesarios no podrían acceder a universidades prestigiosas y de gran trayectoria en investigación científica”, palabras de la Dra. Zuleima Caballero, investigadora del INDICASAT AIP y exbecaria de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt), durante el acto por los 30 años de la institución.

La Dra. Caballero, con Licenciatura en Biología enfocada en Microbiología y Parasitología de la Universidad de Panamá (UP) y Maestría y Doctorado en Ciencias en la Universidad de São Paulo (Instituto de Ciencias Biomédicas), tuvo a su cargo el discurso como alumna del programa de becas internacionales, el cual ha permitido al país formar la generación de científicos del presente y del mañana.

Sus palabras son la demostración de cómo la inversión en capital humano y en ciencia es justo inversión y no gasto y tienen particular importancia en el contexto del recorte presupuestario a la Senacyt por parte del MEF.

“Como exbecaria de Senacyt, solo tengo palabras de agradecimiento. Durante mi desarrollo profesional esta institución ha tenido una gran relevancia, debido a las oportunidades que continuamente ofrece a estudiantes y profesionales a través de sus diversas convocatorias”.

En este sentido, quiso resaltar los programas gestionados por la Dirección de Desarrollo de Capacidades Científicas y Tecnológicas.

Este programa, afirmó, contribuyó al logro de mis metas profesionales, las cuales representan un pilar importante en mi vida, pues me permiten crecer y desarrollar mis capacidades continuamente, pero sobre todo me brindan la oportunidad de transferir el conocimiento adquirido a los jóvenes que hoy se forman y comienzan su camino en el mundo de las ciencias.

“No cabe duda, que la experiencia de un programa de maestría y de doctorado ayuda a madurar las ideas que como científicos se generan, a comunicarnos de manera efectiva, a afrontar las dificultades con resiliencia, a demostrar nuestras habilidades en la adquisición de nuevos conocimientos y a encontrar la solución a los problemas que nos aquejan y que requieren de nuestra investigación continua”, señaló.

Destacó que este tipo de preparación ofrece “la oportunidad de estudiar y trabajar estrechamente con científicos de gran trayectoria, nos permite entender que las jerarquías sanas se ganan con acciones, con el trabajo continúo y el respeto mutuo. Estos líderes además de ser una guía durante la carrera científica, también tienen una gran influencia en el desarrollo del pensamiento crítico, fundamental para alcanzar posturas razonables y abrir espacios para el debate racional, donde las ideas puedan ser discutidas con argumentos sólidos y basados en evidencia científica”.

Inversión que se refleja en investigación y salud

 “Todo este esfuerzo ha llevado al desarrollo de investigaciones científicas aplicadas a las necesidades prioritarias del país, tal como está plasmado en el Plan Estratégico Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación“, detalló.

En su caso, resaltó que desde su inserción al regresar a Panamá, trabaja en el programa para lograr la disminución de los casos de toxoplasmosis congénita en Panamá.

Es una investigación que cuenta con la colaboración de un grupo de investigación interdisciplinario con científicos del Hospital Del Niño, Hospital Santo Tomás y el Centro de Toxoplasmosis de la Universidad de Chicago.

         Resaltó que es ya un camino andado y las investigaciones realizadas en colaboración, “arrojaron datos epidemiológicos importantes los cuales permiten tener una idea clara sobre el estatus de esta infección en Panamá y como dirigir los esfuerzos para la prevención en mujeres embarazadas”.

“Su impacto se refleja en los casos de toxoplasmosis congénita que hoy son reportados por un grupo de médicos investigadores. Nos llena de profunda satisfacción que otros investigadores se sigan sumando a este gran esfuerzo, aportando información valiosa, que permitirá sustentar cambios en las políticas públicas, necesarios para mejorar el tamizaje prenatal en el sistema de salud y evitar que niños mueran o nazcan con graves secuelas”.

         Como tutora de los programas Nuevos Investigadores y de las Maestrías de la Universidad de Panamá, resaltó, me siento satisfecha de contribuir con el desarrollo científico de mis estudiantes, proceso que les permitió asumir nuevos retos y hacer frente a grandes emergencias como las que ocurrieron durante la Pandemia.

Reiteró que este crecimiento personal y aportes al país no habría sido posible sin el apoyo de la Dirección de Desarrollo de Capacidades Científicas y Tecnológicas y de todo el personal de Senacyt.

Agradeció de manera particular “al Dr. Jorge Motta, a las ingenieras Violetta Cumberbatch, Antonia de la Cruz, a la Dra. Luz Romero y a todo el personal involucrado en el desarrollo del programa de inserción, el cual afianzó la confianza de volver a Panamá y disminuyó la incertidumbre y el miedo de quien regresa y tiene la responsabilidad de poner en práctica los conocimientos aprendidos”.

Sumó sus palabras de gratitud y reconocimiento al Dr. Eduardo Ortega-Barría “por continuar apoyando el desarrollo de este programa y por abrir nuevos espacios para la inserción de jóvenes científicos, así como a los anteriores secretarios, por asumir el reto, por su compromiso, y por ser parte de esta gran transformación que hoy podemos ver materializada, en la gran cantidad de recurso humano preparado, en todas las disciplinas de las ciencias”.

Este camino a favor de la ciencia y de la transformación del país, tiene en el presupuesto justo un aliado indiscutible. Ojalá que la ciencia panameña pueda seguir cumpliendo su ideal de servicio de cerrar brechas para que nadie quede atrás.

VVL | Con información de Senacyt | Discurso Dra. Zuleima Caballero | Archivos