Ciencia y política, diálogo necesario