fbpx
Imagen de Freepik

Lograr la detección de las ITS en los pacientes con VIH, e involucrarlos de manera activa, son mecanismos para interrumpir la transmisión y garantizarles una mejor calidad de vida

Por: Violeta Villar Liste

El estudio sobre clamidia y gonorrea en sitios genitales y extragenitales en población con VIH que acude a la clínica TARV del HST, liderado por la Dra. Ana Belén Arauz, ofrece nuevas aproximaciones para mejorar la calidad de vida del paciente con VIH

En el Hospital Santo Tomás de Panamá funciona la Clínica de Terapia Antiretroviral (TARV) que da seguimiento a los pacientes con diagnóstico de VIH y les garantiza el tratamiento.

Más de 5,000 pacientes son atendidos por año. Se les orienta sobre su enfermedad y manejo del tratamiento, gracias a un equipo de especialistas y trabajadores que cumplen la meta establecida en el Día Mundial del Sida 2023 por la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) de atender como organización a las poblaciones más afectadas por el virus de la inmunodeficiencia humana.

Además de la atención y seguimiento tradicional del paciente con VIH, la investigación científica permite generar nuevas estrategias para mejorar su calidad de vida de manera integral.

Ejemplo de esta orientación es el estudio sobre clamidia y gonorrea en sitios genitales y extragenitales en población con VIH que acude a la clínica del HST, el cual contó con la aprobación del Comité de Bioética y fue voluntario.

Es autoría de la Dra. Ana Belén Arauz, especialista en Medicina Interna e Infectología con enfoque en adultos y adultos mayores, subdirectora médica del Hospital Santo Tomás, profesora de la Universidad de Panamá (UP) y miembro del Sistema Nacional de Investigación (SIN) de Panamá, quien compartió parte de los resultados y alcances durante la XIII Conferencia Médica Internacional en Memoria del Dr. Alan Gabster, organizada por el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud y Community Development Network for the Americas.

Dra. Ana Belén Arauz

Un millón de ITS, cada día

En contexto, la Dra. Arauz recordó que cada día “se adquieren más de un millón de infecciones de transmisión sexual (ITS) en todo el mundo”.

“Cada año hay un estimado de 374 millones de nuevas infecciones con una de cuatro ITS: clamidia, gonorrea, sífilis y tricomoniasis”.

Este tipo de infección tiene varias consecuencias: impacto directo en la salud sexual y reproductiva, infertilidad, cáncer, aumenta el riesgo de contraer el VIH y estigmatización.

La resistencia a los medicamentos, “especialmente para la gonorrea, es una gran amenaza para reducir la carga de las ITS en todo el mundo”.

Detectar, curar y salvar

En el caso específico de este estudio se enfocó en “determinar la prevalencia de gonorrea, clamidia y sífilis en hombres infectados con VIH y mujeres tránsgenero con VIH que reciben atención en la clínica de enfermedades infecciosas del HST”.

La especialista explica que es preciso identificar estas enfermedades en los pacientes, porque no tratarlos aumenta el riesgo de transmisión del VIH.

Además, “contamos con tratamientos efectivos, accesibles y con beneficios claros y pruebas de diagnóstico”.

Como objetivos secundarios del estudio que se desarrolló durante el periodo noviembre 2021-marzo 2022, con una muestra de 221 pacientes de la Clínica de Terapia Antirretroviral (TARV) del HST, se planteó identificar factores de riesgo asociados con gonorrea y clamidia en esta población de estudio y evaluar la conveniencia de la auto recolección de muestra genital y extragenital.

Hallazgos

En el 20.3% de la muestra estudiada se pudo identificar clamidia o gonorrea.

A los pacientes se les ofreció el debido tratamiento.

  • El sitio con más aislamiento de la muestra fue la zona extragenital. En el área rectal, con 12.2% de prevalencia de clamidia.
  • La muestra tuvo como característica una población sobre los 37 años de edad, mestizo y 15% de población indígena.
  • El 97% se identificaron como masculinos.
  • 78% eran hombres que tenían sexo con hombres y procedían de la provincia de Panamá.
  • “Cerca de la mitad había sido diagnosticado con enfermedad de transmisión sexual en el pasado”.

Llama la atención de la científica que en esta cohorte de estudio el 50% había sido expuesto a la violencia física o verbal por su pareja en el último año.

Del grupo, eran positivos para clamidia o gonorrea los más jóvenes y también la mayoría ya estaban en terapia

Con respecto a sífilis, también se reflejó en población más joven, con antecedentes de tener sexo con otros hombres

Al comparar estos resultados con estudios similares, en Brasil la prevalencia de estas ITS fue de 17.7% con mayor presencia en muestras rectales.

En Taiwan, del 30% para cualquiera de este tipo de infecciones.

Un estudio en Alemania también concluye que “los hombres que tienen sexo con hombres (HSH) se ven afectados de manera desproporcionada por infecciones de transmisión sexual (ITS). Las ITS suelen ser extragenitales y asintomáticas. Ambos pueden retrasar el diagnóstico y el tratamiento”. Ver:

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32033533/

Una investigación en Estados Unidos concluyó que la orientación del personal sanitario “y la autorecolección de muestras extragenitales se asociaron con un aumento de las pruebas y la detección de N. gonorrhoeae (GC) y C. trachomatis (CT)” en una clínica de prueba, lo cual demuestra la importancia de expandir la prevención en beneficio de esta población. Ver:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7855633/

Indica que la aceptación de la autocolección de la muestra rectal fue elevada en la población de estudio de la Clínica de Terapia Antirretroviral (TARV) del HST.

“Es un reto pero no imposible conseguir la muestra, además de orina, en el área de recto para el tamizaje”, señaló.

Lograr la detección de las ITS en los pacientes con VIH, e involucrarlos de manera activa, son mecanismos para interrumpir la transmisión, contribuir con los objetivos de la salud pública y garantizarles una mejor calidad de vida, como parte del compromiso de la ciencia y la Medicina con la sociedad a la cual sirve.

Por: Violeta Villar Liste | redaccion@lawebdelasalud.com