fbpx
Pixabay

Hisvet Fernández es psicóloga social, feminista, activista de los DDHH de las Mujeres y los Derechos Sexuales y Reproductivos, directora del Centro de Capacitación para la Vida (Cecavid). Integrante de la Alianza Salud Para Todas. Coordinadora del Observatorio Venezolano de los Derechos Humanos de las Mujeres, núcleo Lara. 
@psicosexualhisvetf 
 hisvetfernandez@gmail.com
@psicohisvetfernandez

El Día Internacional de la Menopausia se celebra todos los años el 18 de octubre, como iniciativa promovida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Sociedad Internacional de la Menopausia (SIM).

La OMS define a la menopausia como el «cese permanente de la menstruación debido a la pérdida de la actividad ovárica. Esta definición se refiere a que es tan solo una etapa más en la vida de las mujeres, generada por un cambio hormonal causado por la disminución de hormonas como el estrógeno y la progesterona.

Significa que la menopausia solo es el momento que marca el final de los ciclos menstruales y se considera estar en esta etapa, luego de transcurrir doce meses sin que la mujer tenga un período menstrual.

Esto suele producirse entre los 40 y 50 años, por lo general. Es un hito importante en la sexualidad de las mujeres y un proceso totalmente normal, pero sigue siendo visto con prejuicios y con mucho tabú a su alrededor.

Tomando en cuenta que la definición simbólica de mujer está asociada con la reproducción, la maternidad como su destino y el ser madre como su exclusiva función social, la menopausia es considerada el fin de la “vida útil” de las mujeres.

Esta concepción del ser mujer, afecta mucho la manera de manejar la vivencia de la menopausia, por las mismas mujeres y el cómo las ve la sociedad.  Unido a la falta de información veraz sobre las implicaciones de este hito de la sexualidad femenina.

La autoestima de las mujeres, como elemento de su salud mental, se ve afectada por este desconocimiento generalizado.

Por eso tener una fecha para hablar de la menopausia, tiene por objeto ayudar a crear conciencia sobre su significado, aprender a verla como una etapa más y no el final de la vida y resaltar la importancia de la evaluación y prevención en la salud sexual y reproductiva de las mujeres, durante este período de su vida.

Con la campaña se estimula que los países activen programas de educación a través de los cuales las mujeres conozcan y sepan cómo afrontar esta etapa, prevenir sus consecuencias negativas y seguir viviendo plenamente.

Según la OMS, se estima que para el año 2050 habrá más de mil millones de mujeres con cincuenta o más de cincuenta años, con derecho a tener una larga vida productiva por delante. Sin embargo, su calidad de vida puede verse afectada por las consecuencias asociadas con la pérdida de estrógenos y por las creencias equivocadas de lo que implica la menopausia. De allí la importancia del 18 de octubre como parte de las reflexiones de la vida de las mujeres.

Hisvet Fernandez