fbpx
El acceso al agua potable es un derecho humano, pero cuando el agua es escasa o está contaminada, o cuando las personas tienen un acceso desigual o nulo, las tensiones pueden aumentar

Comunicado OMS

“El agua cierra la brecha entre la paz y la prosperidad”, afirmó la Dra. María Neira, directora del Departamento de Medio Ambiente, Cambio Climático y Salud. “En este Día Mundial del Agua, aprovechemos su poder para fomentar la armonía y la salud globales

Hoy, el Día Mundial del Agua 2024 nos llama a la acción, a unirnos en torno al tema “Agua para la paz” y a aprovechar el agua como herramienta para construir un mundo más estable y pacífico.

El acceso al agua potable es un derecho humano, pero cuando el agua es escasa o está contaminada, o cuando las personas tienen un acceso desigual o nulo, las tensiones pueden aumentar. Esto subraya la necesidad de aprovechar el poder cooperativo del agua. Los ejemplos exitosos de cooperación en materia de agua resaltan su valor en la resolución de conflictos y la mejora de la comunidad. En Yemen, las asociaciones de usuarios de agua  han trabajado para gestionar mejor los recursos hídricos, reducir las disputas y empoderar a las mujeres. Mientras tanto, las organizaciones de cuencas fluviales en Senegal y otros lugares son elogiadas por fortalecer los medios de vida, el desarrollo y la paz.

“El agua cierra la brecha entre la paz y la prosperidad”, afirmó la Dra. María Neira, directora del Departamento de Medio Ambiente, Cambio Climático y Salud. “En este Día Mundial del Agua, aprovechemos su poder para fomentar la armonía y la salud globales. El agua potable y el saneamiento no son sólo salvavidas; son pacificadores en nuestra búsqueda de un mundo más sano y pacífico”.

Publicado hoy, el Informe de las Naciones Unidas sobre el desarrollo de los recursos hídricos en el mundo 2024  presenta pruebas cada vez mayores de cómo el agua puede realmente sustentar la prosperidad y servir como instrumento de paz. El informe señala que los ríos, afluentes, lagos y acuíferos no conocen fronteras. Por esta razón, a lo largo de los años, la gestión del agua ha sido más a menudo una fuente de cooperación que de confrontación.

La cooperación es necesaria para aprovechar el agua como medio para construir la paz y la seguridad. A nivel local y nacional, los diferentes usuarios del agua –en particular los servicios públicos de agua y saneamiento, la energía, los alimentos y la industria– deben cooperar mediante un enfoque integrado de gestión de los recursos hídricos.

El sector de la salud puede integrar aún más orientaciones basadas en agua, saneamiento e higiene. A nivel internacional, los países deberían formar acuerdos e instituciones para la gestión pacífica del agua transfronteriza, incluida la adhesión a convenciones como la Convención de las Naciones Unidas sobre Aguas y Cursos de Agua .

La cooperación no sólo allana el camino para la paz sino que también impulsa el progreso hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Al priorizar la cooperación y la gestión sostenible de los recursos hídricos, el mundo puede transformar el agua de una fuente potencial de conflicto a un catalizador para la paz, la estabilidad y la prosperidad, incluso en medio de desafíos como el cambio climático, la migración masiva y el malestar político.

Comunicado OMS