fbpx

Por: Violeta Villar Liste

Queremos rendir tributo a tres madres que nos acompañan de manera permanente como articulistas o en el consejo asesor. Es el caso de la Dra. Karen Courville, quien escribe en la sección Nefrología; de la Dra. Liliana (Lily) Arosemena, en Oftalmología y de la Dra. Ivonne Torres, en el consejo asesor. Conocerlas es admirarlas

El Día de la Madre en Panamá es una oportunidad como medio para agradecer la voz y guía de mujeres de la comunidad médica, científica y tecnológica que acompañan esta labor periodística y de divulgación.

De este modo, queremos rendir tributo a tres madres que están con nosotros de manera permanente como articulistas o en el consejo asesor. Es el caso de la Dra. Karen Courville, quien escribe en la sección Nefrología; de la Dra. Liliana (Lily) Arosemena, en Oftalmología y de la Dra. Ivonne Torres, en el consejo asesor.

Mujeres, madres y profesionales magníficas que hacen una diferencia en la sociedad, en sus trabajos y en su hogar. Felicidades en general para todas las madres panameñas y, en particular, a todas aquellas que son pilar de este medio: sin ellas avanzar sería muy difícil.

Para este diálogo a tres voces, hemos compartido idéntico cuestionario. Las respuestas reflejan historias de superación y resiliencia. Las profesionales del mañana deben ver en ellas un ejemplo de compromiso con el deseo auténtico de ser ellas mismas y así, convertirse en modelos a seguir.

Las preguntas:

1.-Cuando se estudia Medicina o, en general, carreras vinculadas con la Salud, existe el mito de la dificultad de conciliar el rol de maternidad y carrera: ¿Alguna vez este pensamiento constituyó una presión en la vida académica y laboral? 

2.-¿Cuáles han sido las claves del éxito para esta conciliación efectiva? 

3.-Sabemos que la idea no es sumar más roles y sí buscar el equilibrio. ¿Cómo lograr que esposo, pareja, familia y los mismos hijos sumen su parte en la tarea del cuidado? 

4.-Hay muchas chicas estudiando Medicina o en general carreras vinculadas con la Salud y buscan referentes que les digan que sí es posible: ¿Qué le diría a esa chica que la lee? 

5.-¿Y qué le diría a esa persona o personas que han estado allí y han permitido que sí sea posible? 

Las respuestas (se publican las entrevistadas en orden alfabético, según la primera letra del nombre):

Dra. Ivonne Torres
  • Farmacóloga y científica
  • Directora del Departamento de Farmacología Facultad de Medicina de la Universidad de Panamá
  • Presidenta de Ciencia en Panamá

Dos hijos:

  • Adriana del Carmen (22 años)
  • Javier Enrique  (19 años)

1.-Sí, al incorporarme a la vida académica tenía la certeza que debería dedicar parte de mi tiempo a estudiar e investigar si quería lograr ascensos en mi carrera. Para entonces en Panamá había pocas oportunidades de postgrado, por lo que la vida en pareja y tener hijos podría ser complicado, siempre tuve ese pensamiento que se agudizó cuando me fui al doctorado y mis hijos estaban pequeños.

2.-No hay conciliación efectiva; mi vida ha sido una bolsa de valores en las que he tenido porcentajes de 30-70 a 70-30. Lo que hay es cooperación efectiva, y si esta no existe entonces tenemos relaciones que no funcionan y mujeres que atrasan o desisten de la maternidad o aquellas que gracias a una red de apoyo alcanzan sus metas, no sin sacrificios. Mi clave ha sido el apoyo de mis hermanas y mi madre, y en los últimos años mis hijos ya crecidos que se han convertido en mi mayor orgullo y felicidad.

3.-Para mí la búsqueda ha estado en hacer lo que me gusta y me hace feliz. Como ya he descrito nunca he tenido equilibrio, pero sí red de apoyo. En ese tránsito, experimenté la falta de apoyo y por lo tanto el divorcio. Los cuidados de los hijos no eran equitativos, las tareas dentro y fuera del hogar, incluso los años que viví fuera del país, fueron mayores cargas para mí y mi red de apoyo que para el padre de mis hijos. Ahora, superada todas esas etapas, estoy tranquila que tomé la decisión correcta, aunque dolorosa de separar nuestra vida en común.

4.-Que primero en la medida de lo posible, si está segura de la carrera que ha escogido, que trate de ir estableciéndose y aprovechando oportunidades de estudio, desarrollo personal y profesional, que esto le dará herramientas para encontrar la mejor pareja si así lo quiere, al igual que si quiere o no tener hijos. Que no permita que los roles de nuestra sociedad tan patriarcal, la anulen. No somos más o menos por tener hijos o casarnos. Primero debemos querernos y respetarnos, para poder ofrecer amor y respeto a los demás.

5.-Gracias. No estaría aquí sin esas personas que estuvieron apoyándome, cuidando de mis hijos, ayudándome. No hay dinero en el mundo que pague lo que con amor se da.


Dra. Karen Courville
  • Nefróloga
  • Científica
  • Jefe de la Unidad de Hemodiálisis Hospital Dr. Gustavo N. Collado (Chitré)

Tres hijas:

  •    Carolina Alessandra (17 años)
  •    Natalia  Gabriella (15 años)
  •    Cristina Paola (12 años)

1.-Bueno, no es un mito. Es difícil, no imposible, hacer todas las funciones, porque en el trabajo esperan el cumplimiento íntegro y en la casa también. Además de profesional y mamá, está el rol de esposa, hija, hermana, sobrina, amiga: ¡son infinitos!  Esa presión puede ser la causa de que uno se esfuerce más, porque sabes que cualquier error que cometas, culpan a la maternidad o a los hijos pequeños.

2.-Cuando se trabaja con amor, lo bonito es el apoyo que recibes de tu familia que te quiere, te entiende y aprecia tu esfuerzo por la superación; como mi esposo, que ha sido y es mi compañero de batalla en todo momento, mi madre que me ayudó mucho con las niñas; mi hermana gemela que siempre ha estado conmigo y así sumas a mi padre, mis suegros, mi hermano, cuñados, madrinas, amigas y otras queridas personas que te dan la mano de diferentes maneras.  Mis logros se transforman en sus logros.

3.-En algunos momentos ha sido más difícil que en otros, hay algunas situaciones especiales que requieren mayor atención, pero a medida que los hijos crecen y entienden tu trabajo, y uno va madurando el arte de la organización de esta orquesta (la familia),  se hace más fácil, incluso para ellos también.

4.-Siempre recuerdo esta frase, porque se las he contado a algunas de mis estudiantes y médicos internas. En mis momentos más difíciles en la carrera, siempre decía: “Si alguien pudo, yo también puedo; este día se acabará y empezará otro mejor”. Debemos vivirlo todo en etapas, concentrarse en la que estás, terminarla y prepararte para la siguiente.

5.-Gracias.  Agradezco a Dios todas las oportunidades que me ha dado y me sigue brindando y le doy gracias por todas esas personas que me ha puesto en el camino y que me han ayudado y me siguen apoyando todos los días, ¡infinitas gracias!


Dra Liliana (Lily) Arosemena

  • Médico 
  • Especialización en Oftalmología 
  • Retinólogo

Una hija:

Marietta Chanis (4 años)

1.-De hecho sí, sabía la dificultad agregada a la carrera que sería ser madre mientras estudiaba, por eso lo pospuse hasta terminar mi subespecialidad: fueron 14 largos y gratificantes años. Ser madre ahora sigue siendo un reto, y más cuando uno no quisiera perderse ningún evento importante en la vida de sus hijos. Muchas veces toca explicarles la razón de una que otra ausencia. Ser mujer profesional y madre puede ser extremadamente desafiante. Equilibrar las demandas de una carrera exigente con las responsabilidades de la maternidad es una tarea monumental. La presión para ser exitosa en el ámbito laboral puede chocar con la necesidad de estar presente y comprometida con tus hijos. Además, las expectativas sociales y las normas culturales a menudo ponen a las mujeres en el centro de la crianza y el cuidado del hogar, lo que puede generar tensiones adicionales.

2.-Podría mencionar como claves del éxito:

1. Creo fielmente en que hay establecer rutinas tanto en el trabajo como en el hogar. 

2. Reconocer nuestras limitaciones y la necesidad de pedir ayuda. 

3. Aprender a ser flexible, ya que las circunstancias pueden cambiar rápidamente y hay que aprender a adaptarse. 

4. Tener una comunicación clara en el trabajo y en casa.

5. Aprender a delegar, no tienes que hacerlo todo tú misma, y compartir responsabilidades puede aliviar tu carga y permitirte concentrarte en lo que realmente importa.

6. Aprender a priorizar las tareas y a decir no a compromisos que no sean prioritarios.

7. Encontrar tiempo para cuidarse, ya sea a través del ejercicio, el descanso, la meditación o cualquier otra actividad que te recargue física y mentalmente.

8. Aceptar que habrá momentos difíciles y que la perfección no es alcanzable puede aliviar la presión que te pones a ti misma.

9. Permitir sentirse orgullosa de tus esfuerzos y logros, grandes y pequeños.

10. Encontrar un equilibrio entre tu carrera y la maternidad que esté alineado con tus valores y tus metas personales.

Cada mujer es excepcional y sabrá encontrar su propio camino hacia el éxito como madre y profesional. 

3.-Bueno en mi caso, mi hija aún está pequeña pero desde ya buscamos inculcarle sus obligaciones y deberes en el hogar. Gracias a Dios mi esposo reconoce mi vida, la aprueba y me impulsa a ser mejor, con esto tratamos de mantener el hogar en un equilibrio donde ambos colaboramos. 

4.-Recordarles que convertirse en médico es un proceso largo y desafiante, pero con dedicación, pasión y esfuerzo, es posible alcanzar su sueño.

5.-Primero al principal, Dios. Sin El esto no hubiese sido posible. Luego a mi mamá que está viviendo su mejor vida: gracias por creer en mí cuando nadie más lo hizo. La lista es larga, hubo tantos ángeles en mi camino que no quiero dejar de mencionar a nadie. Mi suegro Polidoro, gracias por hablarme de la beca; a mi esposo, por impulsarme siempre a superarme; a mi familia que de una u otra manera me ayudaban a seguir cuando sentía que ya no podía más. 

Por: Violeta Villar Liste | [email protected]