fbpx
La familia de Zachrisson, por medio de su albacea, concretó un convenio con la Biblioteca Nacional que permitió la recepción del importante legado, registrado en diversos formatos

Por: Dayana L. Rivas Ch.

Dayana L. Rivas Ch. es periodista y miembro del equipo de Comunicación de la Biblioteca Nacional Ernesto J. Castillero

La Biblioteca Nacional Ernesto J. Castillero R. informa que sus colecciones han sido enriquecidas con la llegada de archivos personales del fallecido artista panameño Julio Zachrisson. Investigadores de arte, estudiantes y público en general podrán consultar estos valiosos documentos.

La familia de Zachrisson, por medio de su albacea, concretó un convenio que permitió la recepción del importante legado, registrado en diversos formatos. Imágenes en movimiento, bocetos, libretas, postales… narran distintas etapas de la vida del pintor, grabador y escultor.

De esta forma se cumple la voluntad del artista, quien en vida dejó saber que deseaba que su memoria artística y documental reposara en Panamá.

Las formalidades de dicho convenio se dieron gracias a la Embajada de Panamá en España, a través de la Cancillería y del Ministerio de Cultura.

En lo recibido hay un cuantioso archivo fotográfico que deja ver al artista desde su juventud, junto a amigos, su esposa, colegas y en su faena creadora, por citar algunas de las escenas capturadas.

Decenas de catálogos dan constancia del recorrido profesional de Zachrisson. En ellos se puede ver en cuáles países expuso, junto a qué otros artistas y en qué fechas lo hizo. En las publicaciones seriadas y libros se da fe de la trascendencia de este panameño en la historia del arte.

También hay registros físicos de certificados académicos, reconocimientos y medallas que recibió a lo largo de su carrera, tanto en su natal Panamá como fuera de estas fronteras. Entre ellas se puede mencionar el Premio Grabado “Aragón Goya”, otorgado a otros grandes expositores de estas expresiones; el Premio Concurso Nacional de Grabado, de la Academia de BB. AA. de San Fernando, Madrid (1993)…

Zachrisson aportó en lo literario dejando algunas de sus obras plasmadas en libros como La serpiente de cristal de Tristán Solarte, Lecturas para lectores de César Young Núñez, Bilis Negra de Francisco de Quevedo o Lobos al anochecer de Gloria Guardia, por citar algunos. Muchos de ellos se encuentran dedicados por sus autores, gesto que aumenta la valía de la colección.

Cabe destacar su trabajo como ilustrador de La Carajicomedia de Fray Bugeo Montesino, que es un poema obsceno paródico y satírico de principios del siglo XVI. Se trata de una colección especial de la que solo se imprimieron 120 ejemplares en el año 1975.

Con este patrimonio se transita por la intimidad del autor, que nos ha permitido observar sus cuadernos de dibujo, anotaciones, tarjetas, correspondencia, entre otros cientos de artículos, como sus identificaciones y pasaportes de viaje.

Desde su llegada a la Biblioteca Nacional de Panamá, el legado Zachrisson ha recibido el tratamiento adecuado en cuanto a normas de preservación, para que este puede perdurar en la memoria histórica de todos los panameños.

Así lo dejó saber la directora general, María Magela Brenes, quien expresó que “este legado representa para esta institución un compromiso y una gran responsabilidad, ya que además de su custodia, somos responsables de su conservación y divulgación a los efectos contribuir al estudio y conocimiento del autor Julio Augusto Zachrisson y de su obra”.

Artistas, investigadores y los familiares del artista manifestaron su complacencia al conocer la nueva morada del archivo personal del creador. Para la doctora en historia del arte Mónica Kupfer es un gran alivio saber que estará al alcance de los panameños y que no habrá que hacer largos viajes para consultar los valiosos documentos.

La Biblioteca Nacional comunicó que este material aún está en procesamiento. Su directora técnica, Guadalupe de Rivera, aclaró que todo deberá pasar al departamento de Desarrollo de Colecciones para su registro, procedencia y precatalogación. Luego al departamento de Procesos Técnicos, donde será catalogado y al terminar, se podrán ver los registros a través del Catálogo en Línea.

Por: Dayana L. Rivas Ch.