Mentoría para más niñas y mujeres en ciencia

La Dra. Ivonne Torres moderó la actividad, El impacto de la mentoría en mi carrera STEM

El Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, que se celebró este 11 de febrero, aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas “con el fin de lograr el acceso y la participación plena y equitativa en la ciencia para las mujeres y las niñas”, fue una fecha que estimuló amplios debates: a pesar de los esfuerzos por avanzar en la igualdad, la Unesco señala que menos del 30% de los investigadores científicos en el mundo son mujeres.

Panamá se unió a la discusión y a la fiesta de la ciencia. En esta oportunidad, por cuarto año consecutivo, Ciencia en Panamá con el apoyo de la Fundación Ciudad del Saber, la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt), la Embajada de Estados Unidos y SerTv, organizaron el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia #11F, en formato virtual.

El tema invitado a la mesa del debate fue El impacto de la mentoría en mi carrera STEM (acrónimo en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas).

Esta visión fue también un justo homenaje a los hombres y mujeres, cuya labor docente, como guías y apoyos, han inspirado a las niñas y adolescentes a ocupar espacios protagónicos en la ciencia.

La doctora Ivonne Torres Atencio, directora del Departamento de Farmacología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Panamá (UP), investigadora asociada del Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología (Indicasat AIP) y también mentora, moderó el debate que contó con cuatro voces de jóvenes panameñas, cuyo testimonio son una invitación a incursionar en las carreras científicas.

Cuatro voces de la ciencia y la tecnología

Paula Palacios, cursante del pregrado en Medicina en la Universidad de Panamá; Anabel García, cursante de estudios doctorales en Sidney, Australia, en investigación clínica veterinaria; María Gabriela Castrellón, próxima a estudiar un Doctorado en Hidroinformática y Stephanie Black, emprendedora en el área de tecnología, ofrecieron una mirada fresca al tema de la mujer en la tecnología y las ciencias.

María Gabriela Castrellón reflexiona que“un mentor debe ser una persona que te ayude a alcanzar tus metas; te haga soñar más alto, volar más alto, hasta allá aunque no lo veas”.

Comenta que en ocasiones no nos creemos capaces y son esas personas, además del apoyo familiar, quienes lo hacen posible.

“Cuando te lo dice una persona de afuera haces más caso. Los mentores no solo te guían, te dan el empujón”.

Está convencida del valor de los mentores, personas que “celebran tus triunfos y no solo te guían: pueden hacer grandes cosas juntos”.

Como profesional formada en Estados Unidos, ahora en Panamá y con un pie próximo en Europa, explica que la fórmula del éxito es muy sencilla: Amar lo que haces.

En su caso, ama ofrecer su conocimiento a Panamá desde una pasión vinculante con uno de los tesoros del país: el agua. Esta misma pasión también explica sus próximos estudios en Hidroinformática.

Anabel García señala que si un mentor, como tercero en el camino, “te valida es mucho más sencillo”.

Reconoce el papel de quienes la apoyaron y conectaron con el conocimiento.

Cuenta que uno de sus ejemplos inspiradores es una compañera de estudios: “Es de Nigeria y tiene una frase: Las mujeres podemos sentirnos seguras en zapatos de acero y ser elegantes en estilettos.

Me encanta porque lidera, dicta talleres y veo cómo su ejemplo puede ayudar a construir confianza en las niñas de su país”.

Stephanie Black, quien estudió Ingeniería Electrónica en Telecomunicaciones, subraya que la mentoría de mujeres ayuda a acompañar ese sentimiento de si una puede, las demás también.

Reflexionó que las mujeres “somos capaces de lograr lo que nos propongamos: nada es imposible. Lo importante es no tener miedo y atreverse”.

Paula Palacios explica que tiene compañeras de semestres avanzados que la ayudan a proyectarse en lo que viene para su futuro.

Aconseja buscar de manera permanente las oportunidades y las personas que ayudarán a transitar con más seguridad en la vida profesional.

A las jóvenes que dudan sobre cuál carrera escoger, las invita a no pensar en género ni en límites impuestos por las estadísticas: “Decidan sin ver porcentajes”.

La Dra. Ivonne Torres, ejemplo de cómo se puede conciliar familia y ciencia, resalta la figura valiosa del mentor, quien puede señalar las debilidades e impulsar su crecimiento personal.

Este diálogo de voces femeninas cerró con una intervención de la Embajada de Estados Unidos en Panamá y una invitación a optar a los planes de becas y programas que la institución ofrece para acercar los sueños con ayuda de la educación.

Violeta Villar Liste
redaccion@lawebdelasalud.com