No los dejes fuera del equipo

Cortesía

La pandemia acentúa la desigualdad y la inequidad, pero también ha decidido sacar lo mejor de nosotros como sociedad y un ejemplo será la Teletón 20-30, el mayor evento de recaudación en Panamá, en esta oportunidad con el lema, No los dejes fuera del equipo.

De la mano con la Secretaría Nacional de Discapacidad (Senadis), la generosa meta es lograr recursos para apoyar a los niños y niñas con discapacidad y hacer más fácil su alimentación, salud, educación, rehabilitación y esparcimiento.

La pandemia impone cercos, pero en la noble tarea de ayudar, el espíritu viaja ligero y se conforta en apoyar.

Los días 11 y 12 de diciembre se desarrollará el evento en vivo: 28 horas de transmisión por todos los canales locales, en una iniciativa impulsada por el Club Activo 20-30 Panamá.

La Teletón 20-30 tiene su origen en el año 1979, cuando dos miembros del Club Activo 20-30 de Panamá, proponen hacer una Teletón televisada, como parte de su compromiso con Panamá.

De la propuesta al hecho hubo un tiempo y será los días 11 y 12 de diciembre, pero de 1981, cuando se realice esta primera jornada solidaria.

En este camino recorrido de 39 años, el balance es muy positivo: más de 200 empresas patrocinadoras, junto a la enorme generosidad del pueblo panameño, han permitido recaudar 115 millones de dólares, recursos invertidos en favor de causas nobles.

En este viaje por la memoria, recordar que la primera Teletón superó las expectativas: un millón de dólares que permitió crear el Centro de Rehabilitación para Impedidos, hoy Instituto Nacional de Medicina Física y Rehabilitación.

Que la discapacidad no sea obstáculo

Hay una hermosa carta escrita por el famoso físico Stephen W. Hawking (fallecido en el año 2018), que sirve de preámbulo al Informe Mundial sobre la Discapacidad (Organización Mundial de la Salud/Banco Mundial, 2011).

Hawking escribió:

La discapacidad no debería ser un obstáculo para el éxito. Yo mismo he sufrido una neuropatía motora durante la práctica totalidad de mi vida adulta, y no por ello he dejado de desarrollar una destacada carrera profesional como astrofísico y de tener una feliz vida familiar.

Al leer el Informe mundial sobre la discapacidad, muchos aspectos me han evocado mi propia experiencia. Yo he podido beneficiarme de un acceso a atención médica de primera clase, y dependo de un equipo de asistentes personales que hacen posible que viva y trabaje con comodidad y dignidad. Mi casa y mi lugar de trabajo han sido adaptados para que me resulten accesibles.

Expertos en computación me han apoyado con un sistema de comunicación asistida y un sintetizador de habla, lo cual me permite preparar conferencias e informes y comunicarme con audiencias diversas.

Pero soy consciente de que he tenido mucha suerte, de muy diversos modos. Mi éxito en la física teórica me ha asegurado el apoyo necesario para vivir una vida digna de ser vivida.

Está claro que la mayoría de las personas con discapacidad tienen enormes dificultades para sobrevivir cotidianamente, no digamos ya para encontrar un empleo productivo o para realizarse personalmente.

Hawking, con este escrito, reconocía cómo puede cambiar la vida de una persona con discapacidad, si consigue los apoyos necesarios para cumplir sus metas en la vida, pensamiento en coherencia con el objetivo de la Teletón 20-30: No los dejes fuera del equipo.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), “más de mil millones de personas viven en todo el mundo con alguna forma de discapacidad; de ellas, casi 200 millones experimentan dificultades considerables en su funcionamiento”.

La OMS define la discapacidad como “un término general que abarca las deficiencias, las limitaciones de la actividad y las restricciones de la participación”.


En el estudio, Acelerando el desarrollo humano: Inclusión de las personas con discapacidad, elaborado por la Universidad de Panamá, la Secretaría Nacional de Discapacidad (Senadis) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), se citan los datos del ATLAS de Desarrollo Humano Local: Panamá 2015.

De acuerdo con este informe, los hogares con personas con alguna discapacidad alcanzaron un Índice de Pobreza Multidimensional (IPM) de 19.3%, en comparación con 13.9% de los hogares sin ninguna discapacidad.

También la vulnerabilidad de los hogares con discapacidad fue de 9.8%, mayor que el de los hogares sin discapacidad, que alcanzó 9.1%.

A partir de estos resultados, concluyen que un hogar con una persona con discapacidad presenta un 29.1% de IPM, incluyendo la vulnerabilidad.

El estudio, conforme a los datos de la Primera Encuesta Nacional de Discapacidad (Pendis, 2006), señala que ya en ese año una de cada tres viviendas tenía “por lo menos, una persona con discapacidad”, para una  tasa de prevalencia de 11.3%.

Cabe señalar que en 2020 se tenía previsto realizar la Segunda Encuesta Nacional de Discapacidad en Panamá, proyecto detenido por la pandemia, pero vigente en la visión de aportar cifras actuales sobre la población con discapacidad en Panamá.

De igual modo, Senadis tiene como base el Plan Estratégico Nacional (PENS) 2015-2019, “instrumento de trabajo enfocado en posibilitar los cambios necesarios para que las personas con discapacidad y sus familias avancen hacia una vida independiente y de pleno disfrute de todos sus derechos”.

El PEN cubre aspectos de salud, educación, acceso a la vivienda, al empleo y a los entornos urbanísticos, así como participación en las distintas actividades (sociales, culturales, económicas, deportivas y políticas).

Todo suma en esta tarea cada vez más urgente de no dejar a los niños y niñas “fuera del equipo” en la construcción de ese mañana en el cual todos son necesarios.

Violeta Villar Liste
redaccion@lawebdelasalud.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *