Los fogones solidarios de los chefs panameños

Fundación Rescate de Alimentos

Cerrar el restaurante propio y buscar tiempo para apoyar a la provincia de Chiriquí, es un gesto presente en los chefs panameños que habla de palabras trascendentes como solidaridad y empatía.

Incluso, ya antes del desastre causado por los efectos del huracán Eta y que afectó a Chiriquí, Bocas del Toro, Veraguas, Coclé y Panamá Oeste, así como a la comarca Ngäbe Buglé, se han organizado para atender al personal sanitario y de seguridad o a quienes, sin trabajo y sin recursos a causa de la pandemia, agradecen estos platos, expresión de las ganas de querer ayudar, aportando lo que mejor saben hacer: cocinar de manera sublime.

El profesor Edwin Cabrera, de Radio Panamá, este viernes 13 de noviembre, ha conversado con la chef Patricia Miranda, quien reside en Tierras Altas de Volcán (Chiriquí), es la fundadora del restaurante Cerro Brujo Gourmet y ha conmovido a todos al contar cómo los fogones se desbordan en afectos para atender a los damnificados y al personal a cargo de labores de búsqueda y salvamento.

En este esfuerzo ha contado con el apoyo de la Fundación Pro Rescate de Alimentos, ONG panameña, y también con reconocidos maestros de la alta cocina, quienes se han sumado a la noble tarea de hacer causa común en beneficio del otro.

El chef Jorge Jurado, quien no le podía quedar mal a su tierra chiricana, es uno más en los fogones de Cerro Brujo.

Explica que la idea es aportar platos variados y ricos, porque en particular en el caso del personal de rescate, deben tener fuerzas suficientes para emprender sus labores.

Existe el interés de crear el Corredor del chef, así como hay corredores humanitarios, y sumar cada vez más voluntarios.

“El hambre no es de un solo día”, reflexionó y esperan que los donativos, tanto en dinero como en insumos y manos dispuestas a trabajar, no se esfumen con el paso de los días, porque el impacto de las lluvias se mantendrá por varias semanas.

Un apoyo que agradecerían, es contar con un cuarto frío, así sea portátil y provisional, una ayuda importante para poder recibir grandes cargamentos de carne.

Pero como ya se dijo, la vocación solidaria de los chefs también se ha hecho presente a largo de la pandemia.

Durante un conversatorio de la Fundación Sangre Panamá, en su espacio Zoom Científico coordinado por el Dr. Gabriel Rebollón, varios chefs contaron sus experiencias.

Fueron ellos Elena Hernández, chef consultora y fundadora de la Academia de Artes Culinarias; Ximena de Obaldía; consultora en Hospitalidad y Restauración y propietaria del restaurante El Trapiche; Marissa Siu, fundadora de Sano Pecado; Enrique Malek, de Gambrinus Penonomé y Domingo de Obaldía, dueño de El Trapiche  y Los Hermanos Fried Chicken.

En el encuentro virtual se habló de las largas horas destinadas a cocinar de manera solidaria, incluso en sus casas, para aportar platos calientes a los héroes de blanco y contribuir con quienes han estado en dificultad.

Reconocen que a pesar de la crisis sanitaria, el cariño de la gente al donar insumos, y el agradecimiento de quienes recibieron sus platos de comida caliente, forman parte de la historia bonita y las enseñanzas en medio de la adversidad llamada a unir y mostrar lo mejor de la humanidad.

Violeta Villar Liste
redaccion@lawebdelasalud.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *