fbpx

El análisis muestra que inversiones modestas podrían generar importantes beneficios económicos y de salud, con un retorno de la inversión de hasta 39 dólares por cada dólar invertido

Comunicado OMS

Si bien los esfuerzos mundiales para combatir la tuberculosis han salvado aproximadamente 75 millones de vidas desde el año 2000, la tuberculosis causa 1,3 millones de muertes cada año

A propósito del Día Mundial de la Tuberculosis (TB), que se celebra el 24 de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado un  argumento de inversión para la detección y el tratamiento preventivo de la tuberculosis. Un estudio de modelado desarrollado con los gobiernos de cuatro países (Brasil, Georgia, Kenia y Sudáfrica) destaca el impacto que se logrará con la ampliación de las pruebas de detección y el tratamiento preventivo de la tuberculosis.

El análisis muestra que inversiones modestas podrían generar importantes beneficios económicos y de salud en los cuatro países, con un retorno de la inversión de hasta 39 dólares por cada dólar invertido. El argumento de inversión se ha presentado para ayudar a los países a abogar y asignar mayores recursos para ampliar las pruebas de detección y el tratamiento preventivo de la tuberculosis con el fin de alcanzar los nuevos objetivos comprometidos por los Jefes de Estado en la Reunión de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Tuberculosis de 2023.

Si bien los esfuerzos mundiales para combatir la tuberculosis han salvado aproximadamente 75 millones de vidas desde el año 2000, la tuberculosis causa 1,3 millones de muertes cada año y afecta a millones más, con enormes impactos en las familias y comunidades.

“El argumento de inversión describe los fundamentos sanitarios y económicos para invertir en intervenciones basadas en evidencia y recomendadas por la OMS para la detección y prevención de la tuberculosis que pueden contribuir a promover la cobertura sanitaria universal”, afirmó el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

 “Hoy contamos con el conocimiento, las herramientas y el compromiso político que pueden poner fin a esta enfermedad milenaria que sigue siendo una de las principales causas de muerte infecciosa en el mundo”.

Según el informe de inversión, implementar pruebas de detección de tuberculosis más un tratamiento preventivo puede reducir sustancialmente la incidencia y la mortalidad de la tuberculosis. Sostiene que estas inversiones cruciales en salud pública son esenciales para abordar las necesidades de las poblaciones vulnerables y alcanzar las metas de fin a la tuberculosis.

En 2022, la OMS informó de una recuperación mundial significativa en la ampliación del acceso a los servicios de diagnóstico y tratamiento de la tuberculosis, con la cifra más alta registrada desde que la OMS comenzó el seguimiento mundial de la tuberculosis en 1995.

Sin embargo, la ampliación del acceso al tratamiento preventivo de la tuberculosis ha sido lenta. Prevenir la infección por tuberculosis y detener la progresión de la infección a la enfermedad son fundamentales para reducir la incidencia de la tuberculosis a los niveles previstos por la  Estrategia Fin a la Tuberculosis de la OMS .

 Para ello, es vital ofrecer tratamiento preventivo de la tuberculosis a las personas con VIH, a los contactos domésticos de los pacientes con tuberculosis y a otros grupos de alto riesgo.

El número mundial de personas que viven con el VIH y contactos domésticos de personas con tuberculosis que recibieron tratamiento preventivo contra la tuberculosis aumentó a 3,8 millones en 2022, o alrededor del 60% de los destinatarios ese año, en consonancia con los compromisos asumidos en la Reunión de Alto Nivel de las Naciones Unidas. de 2018.

La tuberculosis multirresistente (TB-MDR) sigue siendo una crisis de salud pública. Si bien se estima que 410 000 personas desarrollaron tuberculosis multirresistente o resistente a la rifampicina (MDR/RR-TB) en 2022, solo alrededor de 2 de cada 5 personas accedieron al tratamiento. El progreso en el desarrollo de nuevos diagnósticos, medicamentos y vacunas contra la tuberculosis sigue estando limitado por el nivel general de inversión en estas áreas. Está claro que se necesitan muchos más esfuerzos para combatir la tuberculosis, que sigue siendo una de las principales causas de muerte infecciosa en el mundo.

El Día Mundial de la Tuberculosis 2024   se conmemora bajo el lema ‘¡Sí! ¡Podemos acabar con la tuberculosis!’ transmitir un mensaje de esperanza de que es posible volver a encaminarse para cambiar el rumbo de la epidemia de tuberculosis mediante un liderazgo de alto nivel, mayores inversiones y una adopción más rápida de las nuevas recomendaciones de la OMS.

Tras los compromisos asumidos por los Jefes de Estado en la Reunión de Alto Nivel de las Naciones Unidas en 2023 para acelerar el progreso para poner fin a la tuberculosis, el enfoque de este año cambia a convertir estos compromisos en acciones tangibles. Esto incluye la implementación de la iniciativa emblemática del Director General de la OMS sobre la tuberculosis para 2023-2027.

“Los próximos cinco años serán fundamentales para garantizar que el impulso político que tenemos ahora se traduzca en acciones concretas para alcanzar los objetivos mundiales en materia de tuberculosis”, afirmó la Dra. Tereza Kasaeva, directora del Programa Mundial de Tuberculosis de la OMS. “La OMS seguirá brindando liderazgo mundial para la respuesta a la tuberculosis, trabajando con todas las partes interesadas hasta que alcancemos y salvemos a todas las personas, familias y comunidades afectadas por esta enfermedad mortal”.

Los objetivos globales aprobados en la Reunión de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Tuberculosis de 2023 incluyen: llegar al 90% de las personas necesitadas con servicios de prevención y atención de la tuberculosis; utilizar una prueba rápida recomendada por la OMS como primer método para diagnosticar la tuberculosis; proporcionar un paquete de beneficios sociales y de salud a todas las personas con tuberculosis; garantizar la disponibilidad de al menos una nueva vacuna contra la tuberculosis que sea segura y eficaz; y cerrar las brechas de financiación para la implementación y la investigación de la tuberculosis para 2027.

Comunicado OMS