Santiago de Compostela en el año del Jubileo, las razones del peregrino

FOTOS: Carmelo Lattassa

Por Carmelo Lattassa

El año Jacobeo en Santiago de Compostela tiene lugar cada vez que el 25 de julio cae en domingo. El Camino de Santiago que aportara tanto a la cristiandad y al mundo occidental, se despliega humilde para ser recorrido. Desde que se reconocieran las reliquias del apóstol por el Obispo de Iria Flavia en el siglo IX, hasta su entrada en relativa decadencia en el siglo XIV, el Camino fue faro de luz para la cristiandad y fuente de inspiración en la guerra civil contra los musulmanes hispanos.  

Vista del Camino de Santiago desde Atapuerca

Fue relanzado en la década de los 80 del siglo pasado, desarrollando a lo largo de todo el Camino Francés, y posteriormente en todas las rutas afines, una extraordinaria red de albergues de peregrinos y de sendas completamente seguras que discurren generalmente a través de la naturaleza.

Pero, ¿por qué cualquier persona podría tomar una mochila y hacerse al camino sin una motivación estrictamente religiosa? La respuesta no es sencilla, porque siempre es personal.

Santiago de Compostela

Muchas veces se trata de usar la red de albergues como lugar seguro para travesías deportivas; otras para la visita de lugares de alto valor simbólico y artístico que se pueden encontrar a lo largo del Camino de Santiago.

Pero, estas razones tampoco explican por qué el Camino resulta mágico así sea necesario emprender largas jornadas de cerca de 30 kilómetros que puede realizar un peregrino andando cada día, además de dormir en salones con otros peregrinos, acomodados en literas, cocinar en albergues o comer en restaurantes día tras día.

Catedral de Santiago de Compostela, destino del peregrino

En este sentido la comida a lo largo y ancho de toda España es extraordinaria, pero eso por sí solo tampoco bastaría como justificación.

Entonces, ¿por qué? Como ya he dicho, la respuesta no es sencilla.

Son múltiples las referencias, tanto en la historia como en la narrativa, que hacen alusión al Camino de Santiago, al “peregrino” que significa originalmente “el que va por tierras extrañas”, pero también al viaje.

Ulises en la Odisea vuelve después de sus aventuras a Ítaca, su tierra natal. Jasón concluye su viaje con los Argonautas, y retorna para contarlo.

El peregrino parte de la puerta de su casa para adentrarse en un viaje con un destino definido, siendo incapaz de calcular todo aquello que podría encontrarse.

Peregrinos del mundo llegan a la Catedral compostelana

De alguna manera, el viaje que realizamos a cualquier parte, es siempre un viaje interior, es el viaje del que atraviesa el espacio y el tiempo para adentrarse en sí mismo conducido por el propósito de la fe, descubrir el pasado y, sobre todo, y siempre, algo de sí mismo.

Pero todo esto que acabo de decir acerca del viaje carecería de sentido si no estuviese apoyado por las estadísticas.

Durante todo el año 2019, antes de la pandemia, acudieron a la Oficina del Peregrino de Santiago de Compostela un total absoluto de 347.578 peregrinos, con relativa paridad entre hombres y mujeres: el 51% eran mujeres y el 49% hombres.

La población que realiza la peregrinación es en general adulta, que supera los 30 años de edad (entre 30 y 60 años, el 55% de los peregrinos). De manera principal lo hacen a pie y en segundo lugar, en bicicleta, según datos de la Oficina del Peregrino.

Combina los motivos religiosos (40%), con religiosos y otros (49%) y no religiosos (11%) como los culturales y deportivos.

Aquellos que quieran hacer rutas gastronómicas, deben saber que se incluyen dentro de los motivos culturales.

Así pues, el Camino de Santiago se ha convertido, desde su reactivación en la década de los 80 del siglo XX, en un objetivo que anualmente atrae a miles de personas.


Monumento al peregrino Santiago de Compostela

El caso es que a lo largo de todo el Camino de Santiago podemos ver, simplemente con prestar un poco de atención, cómo se establecieron prácticamente todas las ciudades importantes de España sobre antiguas ciudades o poblaciones de origen romano.

Pero no solo eso: están comunicadas por la extraordinaria red de carreteras que construyeron. Las vías romanas pervivieron durante siglos después de la desaparición de Roma.

Así, sobre ese origen tan claro, se puede contemplar cómo se van acumulando las estructuras creadas por cristianos romanos y gentiles conversos, restos de construcciones religiosas creadas por los visigodos y posteriormente el resto de períodos representativos de la historia, a saber, el románico, el gótico, el renacimiento y así hasta nuestros días.


Santa María del Barco Muxia

Se pueden contemplar de forma viva los diferentes tipos de construcción y técnicas arquitectónicas, la organización del sistema feudal y sobre todo la forma en que a lo largo de toda la historia se expresa la fe y todo en un recorrido que se realiza en jornadas similares a las que se hacían en la antigüedad a pie.

De manera que el Camino le hará pensar en todas las referencias del tiempo y como ya habrá podido imaginar, le hará pensar en su propia condición de ser humano, su lugar en el mundo y las razones de vida.


Faro de Finisterre

Y todo esto acompañado no solo de la historia, sino de la astronomía ya que el Día del Apóstol es justo el momento en que la Vía Láctea se alinea de este a oeste como si fuese un mapa de los astros que conduce al peregrino en dirección a Santiago.

El Apóstol en la Catedral observa hacia las puertas orientadas a la puesta del sol, en dirección a Finisterre,con lo que el fin del Camino se extenderá hasta donde los antiguos romanos entendían como el fin de la tierra, el finis terrae y donde Caronte trasladaba a los muertos hacia el Hades.

¿Cuáles serían pues las razones para peregrinar? Ninguna… Todas… Usted podrá observar el origen de la advocación a Santiago, el hijo del trueno como Jesús le llamará en vida. Podrá ver cómo los humanos hemos desarrollado una construcción cultural portentosa que sirve para definir a los hispanos culturalmente dándole sentido a nuestra identidad.

Carmelo Lattasa es periodista venezolano, residenciado en Madrid, España. Ha recorrido en varias oportunidades el Camino de Santiago. Es autor de Una senda para volver a empezar, el Camino de Santiago. Redactor, cronista, fotógrafo, imparte cursos de redacción y es director de www.elmorrocoyazul.com
clattassa@gmail.com

Puede visitar la página oficial del Xacobeo 2021:

https://xacobeo2021.caminodesantiago.gal/es/inicio

También la Oficina del Peregrino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *