Dr. José Esparza, el hombre de los imposibles