Venezuela: Vacunación para un regreso seguro a clases

Pixabay

Garantizar la vacunación contra covid-19 de los mayores de 12 años con vacunas seguras como la de Sinopharm,  rechazar la inmunización con candidatos vacunales y exhortar a la sociedad civil a incorporarse en la defensa de los intereses superiores de niñas, niños y adolescentes, en materia de educación y salud, son parte de las condiciones para lograr un retorno seguro a clases de los estudiantes venezolanos.

Estas exigencias se encuentran contenidas en comunicado público dado a conocer este viernes 5 de noviembre, suscrito, entre otros, por la Academia Nacional de Medicina (ANM) de Venezuela, la  Sociedad Científica de Puericultura y Pediatría,  la Sociedad Venezolana de Infectología y la Sociedad Venezolana de Salud Pública.

Correspondió al Dr. Carlos Walter dar lectura al comunicado que se produce en el contexto del “inicio de clases simultáneo, con jornadas de vacunación contra la covid-19, en la población comprendida entre trece y diecisiete años, y el reciente anuncio del Presidente de la República de extender esta vacunación al grupo comprendido entre tres y doce años”

Plantean varias inquietudes que dan origen a esta preocupación:

  • La ausencia de una gestión planificada y efectiva que garantice un plan oficial nacional de vacunación contra la covid-19 ordenado, acorde con criterios de priorización y basado en análisis de riesgo y vulnerabilidad de las personas. 
  • La apertura de los centros educativos no ha contado con un plan de apoyo por parte de las autoridades educativas y de salud. 
  • El reinicio de clases presenciales en el subsistema de educación básica en todos sus niveles (inicial, primaria y media) no se ha hecho en condiciones que garanticen la seguridad y la protección de niñas, niños y adolescentes y de su grupo familiar. 
  • El Ejecutivo Nacional no consultó a las instituciones académicas, sociedades científicas, gremios, padres y representantes ni a la sociedad en general sobre las medidas y condiciones en que debería producirse un regreso a clases seguro, sin poner en riesgo a la población involucrada. 
  • Argumentan que la población venezolana tiene derecho a disponer de información confiable sobre el desarrollo de vacunas seguras y efectivas para ser utilizadas en los distintos grupos poblacionales; que se cumplan los procedimientos y protocolos sobre el uso de vacunas, así como tener información confiable y oportuna sobre el curso de la pandemia

De igual modo, el comunicado establece que este regreso a clases debió cumplir estrictos protocolos de bioseguridad, en particular “en los planteles educativos oficiales, que atienden al 80% de niñas, niños y adolescentes provenientes de los sectores más depauperados de nuestra población”. 

Argumentan que el inicio de clases también amerita la reactivación  del Programa de Alimentación Escolar, un plan de recuperación de la infraestructura y dotación de las instituciones educativas.

Uso de Sinopharm y Sinovac

En el comunicado se explica que en Venezuela están disponibles las vacunas Sinopharm y Sinovac, que ofrecen seguridad y niveles de protección potenciales altamente beneficiosos, en contra de la covid-19. 

Estas vacunas, pese a no contar con la autorización de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para ser utilizadas, en condiciones de emergencia, en poblaciones entre 12 y 18 años, han sido ensayadas exitosamente, en estos grupos poblacionales, en países de América Latina y a nivel mundial.

Organizaciones e individualidades que suscriben

Organizaciones: Academia Nacional de Medicina A.C. Casa del Nuevo Pueblo A.C. MÉDICOS UNIDOS DE VENEZUELA A.C. Mujeres de Frente Alianza Venezolana Por La Salud Caracas Ciudad Plural Colegio de Enfermería del Distrito Capital Colegio de Enfermeras(os) del estado Carabobo Colegio de Licenciados en Educación del estado Carabobo. EXCUBITUS Derechos Humanos en Educación Federación de Trabajadores Sindicalizados de la Educación (Fetrasined) FEDERACIÓN NACIONAL DE SOCIEDADES DE PADRES Y REPRESENTANTES -FENASOPADRESFENASOPADRES capítulo ARAGUA Fe y Alegría Fundación Mavid Carabobo IVIC Médicos Unidos de Venezuela – Capítulo Carabobo Médicos Unidos de Venezuela – Capitulo Ciudad Bolívar Médicos Unidos Venezuela – Capítulo Guárico. MEDICOS UNIDOS VENEZUELA – Capítulo Mérida Médicos Unidos de Venezuela – Capítulo Uruguay Médicos Unidos Venezuela USA Monitor Social A.C. Movimiento Ciudadano Dale Letra Movimiento de Educadores Simón Rodríguez Padres Organizados de Venezuela Red de Sociedades Científicas Médicas Venezolanas Sindicato de Profesionales de la Docencia-Colegio de Profesores Yaracuy (SINPRODO-CPVYaracuy) SintraEnseñanza Carabobo SINVEMACA Sociedad Hominis Iura (SOHI) Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría Unidad Democrática del Sector Educativo (UDSE). Individualidades: Adelfa Malpica Dommar Adelba Taffin Alicia Ponte-Sucre Alicia Villamizar Andrés Barreto Ruiz Andy Delgado Blanco Antonio Machado Allison Argenis Millán Benito Gómez Blanca Elena Carmen Cecilia Gómez Christian Rivas Graffe Claudio Bifano Flor Pujol Gladys Mogollón José Esparza José Félix Oletta Lopez José.R. Cazorla Juan Tortolero Julio García Keila hernandez Leyla OrtIz Liliana Peña R Luis Guillermo Padrón Luzmila Leal Mabel Mundó Maleisi Núñez Medina Margarita Lampo María Auxiliadora Villarroel Beretta Ma. Corina Pinedo O. María Eugenia Grillet María Soledad Tapia Mariela Ramírez Mireya Goldwasser Noelbis Aguilar Nohe Ramos Omar Vergel Reina Sequera Saúl Jiménez Beiza Yiniba Ortega Yllen Guerra Yusra Guevara Zaida Silva

“Sobre la base de estos hechos, no objetamos que sea aprobado su uso por las autoridades sanitarias venezolanas, en el grupo de edades comprendidas entre 13 y 17 años, siempre que se dé cumplimiento a lo que el ordenamiento jurídico nacional señala en materia de autorización de uso de productos farmacéuticos, en situaciones de emergencia. 

El caso de la vacunación del grupo poblacional de menores, entre tres y doce años, merece atención especial; a la fecha actual, la OMS todavía no ha autorizado ninguna vacuna contra la covid-19 para menores de 12 años; la autorización más reciente es la adoptada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés), el 3 de noviembre de 2021, al aprobar el uso de emergencia de la vacuna de Pfizer-BioNTech en menores de 5 a 11 años”. 

Demandas 

Ante este escenario, el comunicado establece demandas específicas que aportan mecanismos de solución:

-Incorporar las recomendaciones emanadas desde las Academias, Sociedades Científicas y otras organizaciones de la Sociedad Civil para trabajar coordinadamente con estos actores en el abordaje de la pandemia, con el fin de alcanzar una visión comprensiva del regreso a clases en este contexto, que garantice la protección de la familia venezolana ante la covid-19 

-Que el Estado garantice la vacunación de los mayores de 12 años, con vacunas seguras como la Sinopharm que están utilizando en los adultos, con el previo consentimiento informado, por escrito, de los representantes. 

-En menores de 12 años: no se debe iniciar la vacunación hasta no contar con suficientes evidencias del uso seguro de vacunas aprobadas en estas edades y también con el Consentimiento Informado, por escrito, de sus representantes. 

Advierten que “bajo ninguna circunstancia se les debe aplicar productos experimentales, lo cual sería violatorio de los derechos de los niños”.

-Invitan a las  organizaciones, comunidades educativas, asociaciones de padres y representantes, gremios, sindicatos y asociaciones que realizan actividades en los sectores educación y salud, y a otras organizaciones de la sociedad civil, a que se incorporen en la defensa de los intereses superiores de niñas, niños y adolescentes, en materia de educación y salud

-A padres y representantes los invitan a vacunar a sus adolescentes, mayores de 12 años y a vacunarse ellos: La vacunación familiar podría convertirse en una excelente forma de prevenir y evitar complicaciones y casos graves causados por la COVID-19. 

El Dr. Enrique López Loyo, presidente de la ANM, explicó durante la sesión de preguntas y respuesta, que la cifra de vacunación en Venezuela es muy difusa, aun cuando el Gobierno sostenga que ya se superó el 50% de la población meta.

“Estamos preocupados porque se podría hablar de estas cifras de vacunación en la zona metropolitana de Caracas, pero en zonas periféricas como Amazonas, los Andes, áreas profundas de los Llanos venezolanos o el estado Zulia, todavía la vacunación es baja”.

Por otra parte, alertó que hasta hace un mes, el 20% de la población no estaba en disposición de vacunarse y esta negativa haría difícil lograr la inmunidad de rebaño y frenar la expansión del virus.

Nancy Hernández de Martín, presidenta de la Federación Nacional de Sociedades de Padres y Representantes, advirtió en relación con la vuelta a clases, que la primera semana de retorno a las aulas solo alcanzó al 20% de la población estudiantil, debido al aforo reducido, el temor de la familia venezolana y la falta de información.

Enfatizó que se debe alertar sobre el intento de experimentar con los niños al aplicarles candidatos vacunales, no reconocidos por ninguna autoridad regulatoria.

La Dra. Tamara Salmen, presidenta de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, subrayó que la incertidumbre causa gran temor en los padres. Además, se deben generar condiciones para que en las escuelas existan insumos tan básicos como agua.

El Dr. Huníades Urbina, secretario académico de la ANM, recordó a los padres y representantes que la vuelta a clases ahora es diferente.

Destacó que los salones requieren estar ventilados, mantener las medidas de distanciamiento y ante las condiciones de infraestructura de los planteles, los padres deben hacer el esfuerzo y mandar a sus hijos con su gel alcoholado y mascarillas de protección.

“Se les debe explicar que no verán a todos sus compañeros en el salón de clases; que deben permanecer en su burbuja durante los recreos y comidas escalonadas para disminuir el riesgo”.

Enfatizó que Venezuela se encuentra en una tercera ola pandémica y se deben procurar espacios seguros para evitar la expansión del virus y de manera prioritaria inmunizar solo con vacunas que tengan evidencia científica y estén avaladas.