América Latina y el Caribe, la región más cara para una dieta saludable; la escuela es parte de la solución

Violeta Villar Liste

La Red de Alimentación Escolar Sostenible (RAES) aborda el desafío de la alimentación escolar como parte de las respuestas coordinadas al problema del acceso al alimento 

Comer, y comer bien, marca una diferencia fundamental en la vida de los pueblos, en particular en regiones como América Latina y el Caribe, la  más cara del mundo para obtener  una dieta saludable. 

Najla Veloso, coordinadora del proyecto Consolidación de Programas de Alimentación Escolar en América Latina y el Caribe, del Programa de Cooperación Brasil-Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), describe esta realidad que tiene en la Red de Alimentación Escolar Sostenible (RAES) una estrategia para abordar el desafío de la alimentación escolar y, de manera colateral, impactar de manera positiva en la calidad de vida de las familias. 

Najla Veloso

El próximo 10 de noviembre, la RAES avanza a una nueva fase de cooperación internacional en el tema de alimentación escolar: Los países que desean unirse oficialmente a la Red, podrán  firmar una declaración de compromiso con los principios que la sustentan. 

Son pasos en la dirección correcta porque solo cuando los países del mundo se ponen de acuerdo en pro de causas comunes, el cambio es indetenible. 

-¿Qué es la Red de Alimentación Escolar Sostenible (RAES)? 

-La Red de Alimentación Escolar Sostenible (RAES) es una estrategia creada en el 2018 por el Gobierno de Brasil para, de manera conjunta y ampliada con los países de la región, buscar soluciones a los desafíos de la alimentación escolar bajo el principio del derecho humano a la alimentación adecuada.  

Es ejecutada por medio de la Agencia Brasileña de Cooperación (ABC/MRE) y el Fondo Nacional de Desarrollo de la Educación (FNDE/MEC), con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).  

La RAES se encuentra conformada por cuatro ejes de trabajo: Intercambio de experiencias e informaciones; Desarrollo de capacidades técnicas; Producción y difusión de materiales; Diálogos sobre los retos que impone la pandemia, inclusive en el retorno a las escuelas. 

Hasta la fecha, enfatizó Najla Veloso, contamos con el apoyo de 21 de los 33 países de la región de América Latina y el Caribe.   

-¿Cuáles son sus logros y cómo ha impactado a los países de la región? 

-Desde su creación, la RAES ha apoyado  iniciativas de fortalecimiento de las capacidades de gestores de los programas de alimentación escolar y de profesionales de distintos niveles de gobierno en los países que forman parte de la Red.  

Entre las acciones desarrolladas fueron realizadas  dos ediciones del curso Alimentación Escolar como Estrategia Educativa para una Vida Saludable, que capacitó a más de 6,000 profesionales de seis países de la región.  

Además, se llevaron a cabo  otras actividades de capacitación, visitas técnicas a Brasil, entre otros.  

En Centroamérica, tuvimos participantes de República Dominicana (380) y de Guatemala (776).  

-¿Cuáles estrategias aplicó y aplica la RAES en los contextos de educación virtual o híbrida para evitar que los niños queden sin alimento? 

-En sus eventos y actividades, la RAES trabaja con el desarrollo de capacidades técnicas y el intercambio de experiencias e informaciones.  

Durante un evento en septiembre del 2021, tuvimos la participación de gestores de la alimentación escolar de distintos países que compartieron sus experiencias y los retos que enfrentaron durante la pandemia para seguir con la  entrega de alimentos. 

Asimismo, el evento promovió  el intercambio de  soluciones resaltando la importancia de mantener las compras públicas a la agricultura familiar durante este período, de entregar paquetes de alimentos a los estudiantes y de organizar el regreso a las clases de manera escalonada.  

La RAES es un instrumento político que permite, además, fortalecer y empoderar los profesionales de los programas de alimentación escolar de nuestra región.  

La dificultad para lograr una alimentación adecuada 

-¿Cambiaron los patrones de alimentación de los niños durante la pandemia? 

-No solamente de los niños y niñas: de de millones de personas en todo el planeta, ya que durante la pandemia se disminuyó el acceso a una alimentación adecuada y saludable, rica en frutas, verduras y legumbres.  

América Latina y el Caribe es la región del mundo  más cara para obtener  una dieta saludable, resaltó.

Los datos más recientes de las Naciones Unidas indican que 113 millones de latinoamericanos y caribeños no pueden consumir alimentos saludables. En el mundo, son cerca de 2,3 mil millones de personas. 

Además, con la pandemia hubo un incremento de la pobreza en la región en más de 22 millones de personas en un año.  

¿Cuáles son los consejos a los padres y educadores para lograr una alimentación adecuada en los planteles y que ese mensaje irradie en casa? 

-Un buen programa de alimentación escolar debe ser ejecutado conjuntamente con acciones de educación alimentaria y nutricional (EAN), para que pueda formar en los estudiantes hábitos saludables.  

Uno de los principales ejemplos es el huerto escolar como herramienta pedagógica, que promueve el acercamiento de los  estudiantes a la producción de alimentos adecuados y saludables.  

Las prácticas de EAN fomentan el conocimiento de los sistemas alimentarios y fortalecen hábitos saludables, no sólo para los niños y niñas, sino que también para sus familias.

Entre estos hábitos, destacamos el incremento en el  consumo de frutas, verduras y hortalizas y la menor ingesta de alimentos altamente procesados. 

Esto permite también a estos jóvenes reflexionar y afrontar mejor los retos de su generación, como la obesidad, el hambre, la pobreza, la desigualdad social y el cambio climático.  

Es una manera de empoderar a la juventud y construir con ellos los caminos que llevarán  su comunidad y  su país al cumplimiento de las metas de los Objetivos De Desarrollo Sostenible. 

La alimentación escolar es una respuesta 

-¿Por qué comer bien aporta a la salud del estudiante? ¿Hay estudios recientes sobre relación entre buena alimentación y rendimiento académico? 

-Al permitir una alimentación saludable y adecuada a por lo menos 85 millones de estudiantes en América Latina y el Caribe, la alimentación escolar aporta nutrientes para una vida productiva y saludable y reduce los indicadores de malnutrición en todas sus formas,  del sobrepeso a la inseguridad alimentaria.  

Es muy importante tomar en cuenta que la alimentación escolar es una de las políticas más transversales, que mejoran la calidad de la educación, incrementan los ingresos de las familias locales, impulsando la economía regional por medio de las compras a la agricultura familiar para la alimentación escolar, contribuyen a la erradicación de la  pobreza y del hambre y fortalecen la inclusión de niñas y mujeres en la cadena productiva.  

La experiencia nos muestra que la alimentación adecuada en la escuela también eleva la permanencia de los estudiantes en las escuelas y contribuye a la disminución de la deserción. 

Permite el desarrollo cognitivo, humano y social; además de estimular cambios en los sistemas alimentarios.

Al mejorar efectivamente la calidad de la dieta en la escuela para cerca de 20% de la población de un país, especialmente con el consumo de frutas y verduras, la alimentación escolar aporta para la construcción de futuras generaciones más saludables.  

El 10 de noviembre: Una nueva fase de cooperación  

La coordinadora del proyecto Consolidación de Programas de Alimentación Escolar en América Latina y el Caribe, del Programa de Cooperación Brasil-FAO anunció que el 10 de noviembre se desarrollará un evento que se  enmarca en una nueva fase de cooperación internacional en el tema de alimentación escolar.  

“Los países que desean unirse oficialmente a la RAES tendrán la oportunidad de firmar una declaración de compromiso”. 

Los firmantes deberán comprometerse a impulsar las siguientes acciones: 

1) Buscar colectivamente avances en la política de alimentación escolar en la región;  

2) Designar dos puntos focales gubernamentales para el seguimiento de las acciones de RAES;  

3) Participar, por medio de los puntos focales, en reuniones enfocadas al diálogo sobre las estrategias operativas de la RAES, con una frecuencia que se definirá posteriormente;  

4) Estar presente, siempre que sea posible, en las actividades propuestas por la Red; 

 5)Dedicar tiempo a compartir experiencias, cuando se solicite, y apoyar el mantenimiento de la plataforma RAES mediante el envío de materiales que consideren relevantes para su difusión. 

Además, se lanzará una  plataforma virtual de la RAES en  tres idiomas: español, inglés y portugués (www.redraes.org). 

Veloso precisa que facilitará el intercambio de información, experiencias e interacción, y la difusión de noticias, eventos, mejores prácticas, actividades, cursos, videos, documentos y otros materiales estratégicos, en una sólida visión: fortalecer la política de alimentación escolar a nivel regional.