Eliminar la hepatitis en América Latina es posible