Jeremías Cortés: Podemos ser la Johns Hopkins de Panamá