Derechos y deberes en la relación médico-paciente

Violeta Villar Liste

En la relación médico-paciente por lo general se subraya el derecho del paciente; se obvia la del médico. Sin embargo, es una relación donde ambos, médico y paciente, tienen derechos y deberes.

Esta dimensión la abordó el Dr. Carlos Cabrera, director de posgrado en la Maternidad Concepción Palacios de Caracas, al abrir el primer día de sesiones del XIX Congreso Venezolano de Ciencias Médicas Dr. Francisco Kerdel-Vegas con su charla titulada, La deshumanización de la medicina.

El Dr. Cabrera recordó los principales objetivos que persigue la deontología médica:

  • La profesión médica está al servicio del hombre y de la sociedad
  • Trato igualitario
  • Lealtad al paciente
  • Nunca perjudicar intencionalmente
  • Prestar ayuda de urgencia
  • Nunca abandonar a los enfermos

Aclaró que la ética profesional y la deontología médica presentan diferencias. La ética se orienta al bien, a lo bueno; no es normativa, no exigible; propone motivaciones y parte de una conciencia individual.

La deontología está orientada al deber; cuenta con normas y códigos. Es exigible a los profesionales y está aprobada por un colectivo de profesionales.

Del lado del paciente, hay derechos fundamentales: el médico debe respetar su derecho a decidir libremente, “después de recibir la información adecuada sobre las opciones clínicas disponibles”.

En esta relación, el Dr. Cabrera destacó la importancia del llamado consentimiento informado que entiende la información hacia el paciente como un acto clínico y no burocrático. “Debe ser asumida por el médico responsable del proceso asistencial, tras alcanzar un juicio clínico preciso”, observa.

La Diceología médica es justo el estudio o tratado de los derechos del médico. Se fundamenta en un principio: “la base del actuar individual es la moral y la ética, basada en leyes y normas que el profesional tiene en nombre de la sociedad”.

Entre otros derechos del médico destacan los siguientes:

  • Una remuneración justa
  • Trato digno del paciente, los familiares y la comunidad
  • Trabajar en condiciones adecuadas para el desempeño de sus funciones
  • Ejercer la profesión en forma libre y sin presiones
  • Que se respete su criterio médico, diagnóstico y terapéutico y su libertad prescriptiva

Recibir capacitación y actualización de su institución

El Estado indolente

En el ámbito de la medicina venezolana, la deshumanización médica, que aclara, no se puede confundir con falta de ética, se asocia a la atención demorada, exceso de pacientes y pocos médicos, falta de recursos económicos y el propio quebramiento de salud del médico.

Un Estado indolente, advierte el Dr. Cabrera, obliga a los pacientes a someterse a largas colas en el sistema público, en hospitales sin recursos y con falta de medicinas.

Esta situación comporta una afectación, tanto a los derechos del médico como del paciente.

Expone que derechos y deberes, “deben tener importancia y ser mutuamente relacionados”.

“Debido a la relación dinámica que se mantiene entre el paciente y el profesional en salud, los derechos y deberes deben ser revisados y reajustados de manera periódica, mejorando así la atención clínica”, concluyó.

Esta perspectiva humana, ética y deontológica en el ámbito de la salud pública venezolana, se insertan en un diálogo mayor que abordó el Dr. Antonio Clemente, Individuo de Número de la Academia Nacional de Medicina (ANM) de Venezuela.

El Dr. Clemente expuso el estudio sobre cobertura universal de seguridad social, salud y equidad que lidera desde la ANM.

Esta investigación analiza 34 condicionantes de la salud que cuentan con el consenso global de Naciones Unidas y de la Unión Europea.

Son aspectos como trabajo, salud,  educación, recreación o empleo que impactan en la calidad de vida del ciudadano.

Entre otras medidas fundamentales para lograr esta cobertura universal, que impactan de manera decidida en la relación médico-paciente en el sistema sanitario público, destaca una “atención sanitaria universal, gratuita o considerablemente subvencionada; planes específicos de protección de riesgos sociales o económicos”.

De igual modo, enfoques gubernamentales para abordar determinantes sociales de la salud en una mirada integral.