La crisis cambió la mesa familiar del venezolano