Dr. Jesús Manuel Sanabria, una vida; un legado

Dr. Jesús Manuel Sanabria Suniaga

Por Dra. Ingrid Soto de Sanabria y Lic. Emira Sanabria

El Dr. Jesús Manuel Sanabria Suniaga fue un destacado Médico Neurólogo  y profesor universitario venezolano.

Nació en la Asunción, estado Nueva Esparta, el 9 de enero de 1937, y falleció en la ciudad de Caracas, el 20 de marzo de 2021.

Desde su natal Isla de Margarita, donde estudió las primeras letras, se trasladó a la ciudad de Caracas a culminar el bachillerato y luego cursar estudios de Medicina en la Universidad Central de Venezuela. Obtuvo su título de Médico Cirujano en 1961 como parte de la promoción Dr. Manuel Morillo Atencio.

El Dr. Sanabria en el Hospital Queen Square, en Londres

Realizó estudios de postgrado en Ciencias Morfológicas en la Universidad del Valle del Cauca en Cali, Colombia y obtuvo su especialización en Neurología Clínica en el Hospital Queen Square, perteneciente al Instituto de Neurología de la Universidad de Londres.

Durante 40 años se desempeñó como profesor de Anatomía y Neuroanatomía en la Escuela de Medicina  José María Vargas de la Universidad Central de Venezuela, donde además ocupó el cargo de jefe del Departamento de Ciencias Morfológicas y tutor de estudiantes, tanto de pre como de postgrado.

En su Alma Mater, para honrar por siempre su memoria, como dedicado docente en la formación de generaciones de médicos venezolanos, la sala de disección de la Cátedra de Anatomía de la Escuela de Medicina José María Vargas lleva su nombre.

Publicó varios artículos referentes a su especialidad, en diferentes revistas científicas de Venezuela y del exterior.

Asiduo  asistente  a  congresos y eventos científicos, nacionales e internacionales, donde también participó en algunas ocasiones como conferencista, siempre en busca de ampliar  sus conocimientos en beneficio de sus alumnos y pacientes.

Su especialidad  como Neurólogo la ejerció  en el Hospital Vargas de Caracas, en el cargo de adjunto al Servicio de Neurología, y en la Policlínica  Metropolitana,  donde desarrolló la práctica privada desde la inauguración del referido centro asistencial. Allí se mantuvo activo hasta 2020, cuando la pandemia mundial, ocasionada  por el Covid-19, lo llevó a un obligado retiro.

Perteneció a la Sociedad Venezolana de Neurología, a la Asociación Colombiana de Neurología,  a la Royal Society of Medicine de Inglaterra,  la American Academy of Neurology en los Estados Unidos de América, y otras organizaciones profesionales y gremiales.

En su querida Nueva Esparta fue objeto de varios homenajes y reconocimientos, nombrado Hijo Ilustre de La Asunción, recibió  la condecoración Francisco Esteban Gómez en su clase Oro, y tuvo el honor y privilegio de ser el Pregonero de la Semana Santa Asuntina, festividad de la cual disfrutaba con alegría y ferviente devoción católica.


El hijo de Jesús Gerónimo Sanabria y Vicenta Suniaga de Sanabria, contrajo nupcias con Ingrid Soto Eljuri, también destacada Médico Pediatra y Nutrólogo Clínico venezolana. 

Fue el padre de Emira Sanabria de Reyes, periodista venezolana, y de Carlos Sanabria, ingeniero Agrónomo, radicado en el estado Portuguesa, en Venezuela.

Retrato de familia

Escribió tres libros donde relató de manera anecdótica diferentes etapas y pasajes de su vida.

El primero, publicado en 1996 bajo el título Mi vida estudiantil en anécdotas y otros relatos, bautizado en la Escuela Vargas, utilizando agua de coco, una de sus bebidas favoritas. Dejó otros dos pendientes para su publicación: La Asunción, raíces, relatos y recuerdos y Crónicas de viajes.

De todos sus títulos y logros, “Chuíto”, como lo conocían familiares, amigos y colegas, estaba orgulloso de uno en particular: ser el abuelo de Alejandro Reyes Sanabria, ingeniero Mecánico; de Héctor Reyes Sanabria, Zara Sanabria Cordero y Jesús Sanabria Cordero, sus cuatro nietos, la alegría de sus años dorados.

Su desempeño como Médico Neurólogo  definió su vida y su legado.

Apasionado de la medicina, se dedicó, como un apostolado, a mitigar el sufrimiento, y devolver la salud o mejorar la calidad de vida, de todos cuantos recurrieron a su encuentro a buscar ayuda y su sabiduría.

De las autoras

Dra. Ingrid Soto de Sanabria, esposa del Dr. Jesús Sanabria. Contrajeron matrimonio en junio de 1967. Médico graduada de la Universidad Central de Venezuela, pediatra y nutrólogo clínico. Se  desempeña  como jefe de Servicio del Servicio de Nutrición, Crecimiento y Desarrollo del Hospital de Niños J.M. de los Ríos y adjunto a la consulta de Nutrición Crecimiento y Desarrrollo del Hospital Pediátrico San Juan de Dios de Caracas.

Lic. Emira Sanabria,  hija mayor del Dr. Jesús Sanabria. Periodista, graduada de la Universidad Católica Andrés Bello, desarrolló su carrera en distintos medios de comunicación venezolanos como el Diario 2001 y Radio Caracas Televisión. Casada hace 26 años con José Luis Reyes, es la mamá de Alejandro Reyes Sanabria, ingeniero mecánico, y de Hector Reyes Sanabria, estudiante de Bachillerato.

9 comentarios en «Dr. Jesús Manuel Sanabria, una vida; un legado»
  1. Excelente e importante reconocimiento al Dr. Sanabria y a su esposa e hijos. Hace falta la propagaciòn de estos ejemplares profesionales que dieron su vida entera para el desarrollo de la medicina nacional y que lamentablemente estàn disminuyendo en nuestro paìs por las condiciones precarias de vida. Gracias a la Lic. Villar , quien como siempre està atenta a los valores venezolanos y a su difusiòn. Que Dios los bendida a todos: alos elogiados y a la autora de este relato.
    Claudia de Suàrez.

  2. Ha sido una bendición para mi y para mi familia el haber conocido y haber estado tan cerca de nuestro querido Dr. Sanabria, como su vecino y amigo, hermano de vida de sus hijos.
    Incontables momentos de gran amistad y fraternidad.
    Indudablemente un hombre de ejemplo de vida, servicio, rectitud, honorabilidad, profunda familiaridad y fe; legado de ejemplo que ruego al Señor me permita entender con firmeza y ejercer en vida también con su sabiduría, la cual seguro el Dr. Sanabria la recibió y la ejerció a cabalidad.
    Hoy está en el mejor momento de su vida, en el encuentro con el señor, disfrutando de todos los depósitos que hizo en la cuenta del Cielo, con su existencia en la tierra, amén.
    Gracias querido Doctor.
    Gonzalo Suárez Omaña y Flia.

  3. Admirado maestro y profesional, ejemplar venezolano y hombre de familia. De trato amable y erudita sabiduría, fuimos afortunados de contar con su amistad y consejos. Siempre lo recordaremos con mucho cariño en nuestra familia.
    Liliana, Daniel y familia Castillo – Núñez.

  4. Yo tuve el placer de trabajar con el doctor muchísimo tiempo en el cual aprendí a valorar la calidad humana que le daba a cada uno de sus pacientes con esa amabilidad y responsabilidad que le dedicaba a cada uno en lo personal fue para mi un excelente jefe y un gran amigo con quien aprendí mucho y sus consejos me ayudaron a valorar la vida y a ser una mejor persona mi tina que tina que Cómo le decía a mi hija lo extrañaremos y estara siempre en nuestros corazones como una persona invaluable dios te tenga en la gloria mi amigo “CHUITO”

  5. El ilustre profesor de neurosnstomia, rígido y severo, pero comprensivo , condescendiente y amigo. Excelente docente, tuve el honor de ser su alumno y rengo el agradecimiento eterno por su ayuda como profesor recto y por haber tratado a mi padre de un menigioma. Descansa en paz Chuito.

Los comentarios están cerrados.