fbpx

Dr. José Atahualpa Pinto Pinto, Padre de la nefropatología venezolana

Por Dra. Claudia Blandenier Bosson de Suárez

La Dra. Claudia Blandenier Bosson de Suárez es profesora titular de la Facultad de Medicina. Universidad Central de Venezuela.   Individuo de Número. Sillón XXI. Academia Nacional de Medicina. Venezuela.
E-M. bds. Ca18@gmail.com

El Dr. José Atahualpa Pinto Pinto, fue un patólogo venezolano, especializado en Patología renal, quien en forma ejemplar le entregó toda su vida profesional a la docencia, asistencia e investigación en el Instituto Anatomopatológico “Dr. José Antonio O’Daly” de la Universidad Central de Venezuela.

El Dr. Pinto se dedicó a tiempo integral a la vida universitaria, sin jamás ejercer la medicina privada, siendo consecuente con sus convicciones socialistas. Fue un ejemplo de vida austera, dedicada totalmente, a la Patología y a la vida familiar (Figura 1.)

No podemos hacer una apología y un homenaje a su proceder profesional, sin mencionar a su esposa Paula Elba Solís de Pinto, quien también contribuyó grandemente al éxito de su gestión como director de esta institución, en relación a la conservación y embellecimiento de su planta física.

El Dr. José Atahualpa Pinto Pinto nació en Atapire, población rural, situada al noreste de Rincón Bonito y al sur de Saquimare, en el municipio Francisco de Miranda del estado Anzoátegui (Venezuela).

Realizó sus estudios de primaria en la Escuela privada” Mene Grande Oíl C.A.” en la ciudad de San Tomé del mismo Estado y sus estudios secundarios en Caracas, en los Liceos,” Luis Razetti “(1949-1950) y “Fermín Toro” (1950-1954). Figura 2.

En 1955, como muchos de sus compañeros de estudios, Atahualpa, se vio obligado a salir del país debido a la situación política en Venezuela, dominada por la dictadura de Marcos Pérez Jiménez.

Comenzó sus estudios de Medicina en la Universidad Nacional de Buenos Aires, donde cursó desde el 1ero. al 3er año (1955-1959). Seguidamente, en Caracas, completó su carrera (del 4to al 6to año), en la Universidad Central de Venezuela (UCV), donde se graduó de Médico Cirujano, el 5 de septiembre de 1960.

Para esa época, se casó con Paula Elba Solís de origen argentino y de esta unión nacieron cuatro hijos (un varón y tres niñas), formando de esta manera, una familia ejemplar. La providencia separó al Dr. Pinto de su esposa, con el fallecimiento de ella, en forma trágica, después de muchos años de matrimonio.

Durante los primeros años de su práctica médica, el Dr. Pinto ejerció como médico consultante en la ciudad de San Tomé, del Estado Anzoátegui (1962-1963).


El primero de mayo de 1964, viaja a la ciudad de Caracas, donde comenzó a asistir al Servicio de Anatomía Patológica de la Cátedra de Anatomía Patológica de la Facultad de Medicina de la UCV, en el Hospital Vargas, bajo la dirección del renombrado Dr. Blas Bruni Celli, discípulo distinguido del Dr. José Antonio O’Daly Serraille, pionero de la Escuela de patólogos moderna. Figura 3.


Para esa época, los Dres. César Alemán y Salvador Mijares eran adjuntos al Servicio de Patología, éstos, conjuntamente con el Dr. Bruni Celli, examinaron las credenciales del Dr. Pinto, quien comenzó sus funciones como médico residente del Servicio (1964-1965).

A partir de enero de 1965, fue designado por la Facultad de Medicina como Instructor Interino a tiempo completo en dicha Cátedra.

Posteriormente, en calidad de profesor Asistente ejerció como médico adjunto de dicho Servicio, hasta el 1ro. de enero de1968, cuando renunció a dicho cargo para dirigirse a ciudad Bolívar.

En esta ciudad se le ofrecía una doble jefatura: el cargo de jefe del Servicio de la Cátedra de Anatomía Patológica de la Escuela de Medicina de la Universidad de Oriente, Núcleo de ciudad Bolívar (UDO) y la del servicio de Anatomía Patológica del Hospital Ruiz y Páez (Ministerio de Sanidad y Asistencia Socia, MAS). Figura 4.

En 1970, el Dr. Pinto obtuvo una beca de la Universidad de Oriente, para realizar un “ Honory Research Fellow” en el Departamento de  Anatomía Patológica de la Universidad de Birmingham (Inglaterra) durante tres años. (1970-1973), obteniendo el Título de Philosophical Doctor (PhD.).

En diciembre de 1974, solicitó ante las autoridades de la Facultad de Medicina, la reconsideración y homologación de su cargo docente para su ascenso a la Categoría de Profesor Agregado, la cual fue aprobada (1).


En 1975, fue invitado por el Dr. Alberto Rivero Vásquez, director del Instituto Anatomo Patológico de la Facultad de Medicina de la UCV(IAP), para encargarse de la Sección de Patología renal que quedara vacante a raíz del fallecimiento de su cofundadora, la Dra. Amelia Campo de Serpa en un accidente automovilístico y de la renuncia del Dr. Jesús Morales Nieto, su sucesor.  

Es importante recordar que, en 1966, la Dra. Serpa adjunta al servicio de Neuropatología que dirigía el Dr. Armando Domínguez, se sintió atraída por la patología renal especialmente por la interpretación y diagnóstico de las primeras biopsias renales diagnosticadas por el Dr. O’Daly (2).

Su trabajo de ascenso para optar al escalafón de Instructor por concurso fue sobre “Glomerulonefritis membranosa-Síndrome nefrótico” siendo el primer trabajo de esta naturaleza realizado en el IAP. Figura 5.

La invitación que el Dr. Rivero le hacía al Dr. Pinto, significaba desplazarse a Caracas, pero con una gran oportunidad de promoción profesional, ya que el Instituto Anatomopatológico era la única institución del país, que formaba anatomopatólogos en las diferentes subespecialidades y que gozaba de un inmenso prestigio nacional e inclusive, internacional.


En la Sección de Patología renal, el Dr. Pinto se destacó desempeñándose exitosamente en esta subespecialidad durante más 30 años, como lo atestiguan numerosos nefrólogos a todo lo largo del país.

Dentro de sus actividades en ese lapso de tiempo, asciende en el escalafón universitario como Profesor Asociado con el trabajo” Glomérulonefritis membranosa y membrano-proliferativa. Correlación clínico-patológicade 33 pacientes estudiados con biopsias renales(1980), publica varios trabajos sobre patología renal, asiste y participa en eventos no solo de Patología sino también de Nefrología.

Su principal actividad fue la realización de los cursos de Patología renal a cursantes de posgrado de Anatomía Patológica y de Nefrología, no solo a médicos venezolanos sino también a pasantes de América Latina. Figura 6.

En el año 1983, en el tiempo de su año sabático, realizó un curso como Profesor Visitante en Patología renal en la Universidad de Galveston, Texas. En 1990, asciende a profesor Titular con el trabajo intitulado: Inmunopatología glomerular”.

Al año siguiente, realizó una pasantía en la sección de Uronefropatología en el Hospital Anderson de Houston, Texas. Durante su desempeño asistencial, docente y de investigación, realizó numerosos trabajos científicos publicados en revistas nacionales e internacionales.

Fue autor del libro” Inmunopatología Glomerular” editado por Acta Científica Venezolana en 1992.

Importante fue su empeño en formar a varios patólogos de relevo en esta especialidad, tales como sus adjuntas, Sandra Virginia Romero y Annie Planchart entre otros discípulos distinguidos. Una de sus alumnas más destacadas fue la Dra. Iraida Daboin, con quien compartió varios premios académicos.

El Dr. Pinto siguió con ahínco y dedicación, el estudio de las biopsias renales iniciado por el Dr. O’Daly Serraille. Las biopsias renales, constituyeron una técnica segura y frecuente en los enfermos renales de todo el país, siendo la Sección de Nefropatología, un Centro de Referencia Nacional.

La importancia de la biopsia renal radica en que no solo establece un diagnóstico específico, sino que también ilustra acerca de la extensión de la lesión renal y permite aplicar la terapia apropiada e inclusive, determinar el pronóstico de la enfermedad.

Esta actividad realizada con dedicación durante muchos años, le valió al Dr. Pinto, el apodo de “Padre de la nefropatología venezolana de tal manera que fue varias veces homenajeado y recibió numerosos reconocimientos y condecoraciones.

Cabe mencionar que una de sus actividades más importante y trascendente, realizada con los nefrólogos, fue organizar en el año 1999, el Club del riñón, actividad mensual que se presentaba en el IAP, con la finalidad de mantener el progreso y la evolución de la patología renal y su correlación clínica.

Durante esas sesiones que reunían no solo nefrólogos sino también los patólogos de la Sección, coordinados por el Dr. Pinto. 

Se presentaban no solo casos clínicos y patológicos sin también temas culturales interesantes. El 14 de febrero de 2009, durante la celebración de los 10 años de funcionamiento del Club de riñón, se le rindió un homenaje al Dr. Pinto. Figura 7.

Dra. Iraida Daboin, nefropatóloga, adjunta de la sección de Nefropatología del IAP

En 1994 el Dr. Pinto fue designado director del Instituto Anatomopatológico en sucesión del Dr. Jorge García Tamayo (1984-1994). Durante su dirección (1994-2006), una de las actividades realizadas más importante y memorable, fue rescatar la historia del Instituto Anatomopatológico y rendir un postergado homenaje a sus fundadores. 

Con la promoción del director, Dr. Pinto, y del Consejo Técnico del Instituto, se decidió identificar al Instituto Anatomopatológico de la Universidad Central de Venezuela con el nombre del Dr. José Antonio O’Daly.

El Consejo de la Facultad de Medicina, en un acto honroso, aprobó por unanimidad tal petición (sesión, 6 de febrero de 1996). El Dr. Pinto, con la ayuda especialísima de su esposa Paulina Solís de Pinto, estimuló y ayudó en gran parte a la publicación de un libro documentado en el que se describe los inicios de la institución fundada por el Dr. O’Daly Serraille (2). Con estos documentos, el Dr. Pinto pudo comprobar que el Dr. José Antonio O’Daly Serraille había suscrito todo lo relacionado con la fundación de esa institución, especialmente el “Proyecto de Instalación General y Funcionamiento del IAP de la Ciudad Universitaria” (15 de junio de 1949) presentado al Consejo de la Facultad de Ciencias Médicas.

En la parte final del prólogo del libro mencionado, el Dr. Pinto escribió proféticamente: “No debo finalizar sin dejar de recordar que el IAP es una Entidad de Servicio Público a la comunidad y que todos sus integrantes nos hemos propuesto con trabajo, esfuerzo y dedicación, a través de la asistencia, la docencia, la investigación y del mantenimiento de su infraestructura en hacerla permanente como un legado para las generaciones presentes y futuras.

Recordando las palabras del Dr. José Antonio O´Daly decimos: sentimos con orgullo venezolano que tenemos” un Instituto de primera categoría. Así lo concebimos y entendemos, queremos dar una prueba de fe universitaria…(3).

En junio de 1996 durante la celebración de los 40 años de la fundación del Instituto, en una ceremonia emotiva que se realizó en los jardines del Instituto, se reunieron los familiares del Dr. José Antonio O’Daly, sus amigos más íntimos, docentes, ex docentes y alumnos, con el director, Dr. Pinto y el personal del Instituto, se develó el nombre del Dr. José Antonio O’Daly, en la fachada Sur de la edificación.

Durante más de 20 años, el Dr. Pinto con la ayuda de su esposa se dedicó a embellecer el aspecto físico del IAP y se logró celebrar los sesenta años de su fundación, en perfectas condiciones físicas y de funcionamiento (4-7).

Otra de las iniciativas importantes que se desarrolló durante la dirección del Dr. Pinto fue estimular la publicación mensual de un pequeño periódico institucional que cada integrante del IAP recibía puntualmente, El IAPeriódico.

Este pequeño medio de comunicación fue inicialmente fundado en el año 2004, por el personal del instituto dirigido por la Sra. Pinto y su hija Mariela, quienes se encargaron de transcribir durante más de 11 años, los numerosos artículos publicados por profesores universitarios, anatomopatólogos profesores y discípulos, empleados de todas las categorías.

Esta publicación fue un positivo aporte informativo sobre la vida del IAP, y de la cultura en general.

En este pequeño periódico se mantenían informados todos los integrantes de la institución orientados y motivados hacia la participación mediante la publicación de anuncios y revisiones interesantes sobre aspectos históricos, académicos y culturales como poesías, deporte, biografías de personales relevantes de la vida científica y cultural nacional e internaciones, así mismo sobre pintores y escritores y hasta recetas de cocina entre otros temas.

Lo importante es que este medio de comunicación, permitió conocer el intelecto y la sensibilidad de todos los que laboraban en esa antigua institución universitaria, contradiciendo en gran parte a la idea que en general se dibuja del anatomopatólogo. Es justo reconocer la constancia que tuvieron la Sra. Pinto y su hija Mariela en seguir publicando este medio de comunicación aún después de la dirección
del Dr. Pinto.  Figura 8.

Finalizo esta semblanza con el corazón encogido. Un homenaje personal le hago al Dr. José Atahualpa Pinto Pinto, al enterarme de su fallecimiento el jueves santo ,14 de abril de 2022, después de una penosa enfermedad. Dirijo mis oraciones no solo a su persona, sino también a su querida esposa Paula Elba Solís, vilmente asesinada en los predios de esta institución por unos ladrones de vehículo (2017). Dos años anteriores a su fallecimiento, la Sra. Pinto en una publicación del IAPeriódico, había alertado acerca del estado de descuido del IAP, especialmente de los jardines y de la falta de seguridad de sus entornos. Figura 9.

Hoy, en los comienzos del año 2022, el IAP está aún cerrado y prácticamente inactivo por varias causas técnicas-socio-políticas e inclusive administrativas. Esta situación da pie, a pensar que también influyó la actitud de los últimos directivos que no supieron o no pudieron, valorar ni luchar por el legado que dejamos las dos primeras generaciones de patólogos, quienes continuamos la labor del Dr. O’Daly y sus colaboradores.

Referencias:

  1. Suárez C, García de Barriola V. Personal Docente. Notas biográficas. Instituto Anatomopatológico. Facultad de Medicina. UCV. 40 años. 1956-1996. Caracas. Ed. IAP-UCV. Caracas.
  2. Blandenier de Suárez C. Historia Documentada del Instituto   Anatomopatológico” Dr. José Antonio O’Daly”. Proceso Fundacinal:1937-1968. ED. Vicerrectorado Académico-Decanato de Medicina- IAP-UCV-(ISBN: 980-001511-6). Caracas ,1999. pg 186.
  3. Prólogo en: Blandenier de Suárez C. Historia Documentada del Instituto   Anatomopatológico” Dr. José Antonio O’Daly”. Proceso Fundacinal:1937-1968. ED. Vicerrectorado Académico-Decanato de Medicina- IAP-UCV-(ISBN: 980-001511-6). Caracas ,1999
  4. Suárez C. Crónica de documentos históricos de la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela, entre 1946 y 1959. Rev Soc Ven Hist Med. 2016; 65(N°2): Julio-diciembre. Revista Online. Disponible en: revista.svhm.org.ve
  5. Suárez C. José Antonio O´Daly Serraille: Un nombre para el Instituto Anatomopatológico de la Universidad Central de Venezuela. Gac Med Caracas. 1998; 106 (3) 304-305
  6.  Suárez C. El Instituto Anatomopatológico Dr. José Antonio O’Daly cumple cincuenta años de funcionamiento. Rev Fac Med. 2006; 29:83-87.
  7. Suárez C. Los sesenta años del Instituto Anatomopatológico” Dr. José Antonio O’Daly” de la Universidad Central de Venezuela. http://caibco.ucv.ve. Abril-junio 2009 N.º 38.

.

.