Dr. Pascale, he aprendido más de la ciencia y mucho de la condición humana

El 2 de marzo de 2020, en la antesala del 9 de marzo de ese año, cuando se reportó el primer caso de coronavirus en Panamá, el Dr. Juan Miguel Pascale, director general del Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud (Icges), explicaba las razones del pánico mundial ante el virus: “Es algo nuevo; desconocido”.

Hoy, a un año de ese momento histórico en la historia de la salud sanitaria nacional, el Dr. Pascale ha conducido el Gorgas como una orquesta perfecta ante un virus que ya no es desconocido.

De hecho, con la fortaleza de sus 500 trabajadores, el instituto ha logrado realizar 400,000 pruebas de PCR (la traducción en inglés de Reacción en Cadena de la Polimerasa para detectar si la persona está infectada o no con el virus) en un año.

En entrevista sostenida con el Dr. Pascale a finales del mes de febrero de 2021, luego de presentar los avances del estudio del primer caso de reinfección por covid-19, junto a  la jefa del departamento de Investigación en Virología del Icges, Dra. Sandra López, y el Dr. Alexander Martínez, jefe del departamento de Genómica del Icges, el director del Gorgas conversó sobre la vivencia humana, científica y académica que le ha dejado la pandemia.

Las enseñanzas de la pandemia

A sus familiares y amigos el Dr. Pascale les comenta que vivir la experiencia de la pandemia ha sido inigualable.

“Agradezco haber estado en el Gorgas cuando esto ocurrió. Nunca había leído ni estudiado tanto como en esta época: la ciencia está corriendo; a cada rato tenemos novedades. Pero además he aprendido mucho sobre la naturaleza humana.

He aprendido que hay gente buena, que da su respaldo, pero también personas malas que se aprovechan para enriquecerse con la situación”.

Hemos aprendido, reflexiona, que la ciencia es importantísima para salir de esta encrucijada biológica.

Del otro lado, le asombra “algunos colegas que no creen en la ciencia ni en la evidencia”.

“También he visto una infodemia a causa de periodistas y comentaristas que se vuelven casi médicos, todólogosy opinólogos, que sugieren y recomiendan tratamientos y eso nunca debería haber ocurrido”.

Le preocupa cómo el llamado Síndrome de Hubris (el que aplica a quienes creen saberlo todo), ha calado en las sociedades y estas personas, “critican a los científicos y les dicen que están equivocados porque leyeron un artículo, lo interpretaron y ya se creen la autoridad”.

-¿Cuáles enseñanzas deja la pandemia a favor de la ciencia?

-Los gobiernos y los políticos están aprendiendo que sin ciencia no se sale de la crisis y que los países con más ciencia en desarrollo en su país, tienen mayor capacidad de responder y en corto tiempo. Necesitamos invertir en ciencia y científicos.

Expresó sentirse orgulloso de la familia Gorgas que lo ha dado todo por Panamá.

Resalta que gracias a la pandemia, la ciudadanía ya conoce al Gorgas y a su personal.

Recordó que de acuerdo con resultados de la encuesta del Centro Internacional de Estudios Políticos y Sociales (CIEPS), dirigido por Harry Brown Araúz, a propósito del impacto del coronavirus sobre la conducta y la opinión pública, el trabajo del Gorgas salió muy bien valorado.

Del virus AH1N1 al covid-19

Citado por el Ministerio de Salud (Minsa), el Dr. Pascale detalló que lo más parecido a una pandemia se vivió con el virus AH1N1:  al Gorgas le correspondía procesar 100 muestras diarias.

Con el covid-19, entre los meses de junio y julio, se alcanzó la cifra histórica de 4,500 pruebas en un solo día.

Además de las pruebas, el Icges realiza otros estudios para comprender el impacto de la pandemia, desde el efecto del virus en las células madre de la placenta, hasta los casos de reinfección e investigación de seroprevalencia.

El Instituto Gorgas tiene su sede principal en Panamá y dos extensiones: el Centro de Investigación en Enfermedades Tropicales de Metetí en Darién y el Centro de Investigación en Zoonosis ubicado en Divisa.

La nueva sede: Soñar en futuro

La orquesta suena bien y quiero sonar mejor. Este anhelo en el futuro se concretará con la nueva sede del Gorgas que ya cuenta con financiamiento del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE)  por $70 millones para su primera etapa.

El Dr. Pascale detalla que en su presentación ante el BCIE destacó que este proyecto no solo beneficiará a Panamá sino a la región, en tanto favorecerá el intercambio científico y empoderará a Centroamérica como un solo país en cuanto a ciencia.

“Podemos tener fronteras en la parte económica y política, pero que la ciencia sea una sola en Centroamérica”.

La primera fase, cuya ejecución se espera esté lista en cuatro años, involucra un edificio de investigación, otro de administración, área de capacitación con hospedaje y salas de conferencias.

De esta etapa la mayor complejidad será el edificio de investigación por sus altos niveles de bioseguridad.

La nueva sede del Gorgas estará en el complejo de Ciudad de la Salud y en la mirada del Dr. Pascale “el plan es perfecto”.

Si los vientos soplan a favor de la ciencia, este complejo integrará a la Ciudad de la Salud (atención clínica), nueva sede de la Facultad de Medicina (formación) y Gorgas (investigación).

No bajar la guardia

El Dr. Pascale pidió a la población no bajar la guardia aun cuando Panamá se encuentre en el momento histórico de su vacunación.

Incluso, entre la primera dosis y la segunda se deben mantener las medidas de bioseguridad como lavado de manos, uso de mascarillas y distanciamiento social.

Observa maravillado los efectos poderosos de la mascarilla: “Los casos de Influenza se cuentan con los dedos de la mano, así que sí es eficiente contra los virus respiratorios”.

Recordó que la vacuna previene de una enfermedad grave y ayuda al paciente a tener un mejor pronóstico.

Además, la inmunidad se alcanzará cuando se logre vacunar al 80% de la población, por tanto, las medidas adicionales son necesarias.

Al evaluar el caso de Israel (el primero en vacunación en el mundo), dijo que “ha demostrado una disminución impresionante en casos severos y en hospitalizaciones. La información que publican demuestra claramente lo importante que es vacunar y vacunar rápido”.

Panamá lo está haciendo bien

El director del Gorgas sostuvo que Panamá lo está haciendo bien”: dosis que llegan se colocan de inmediato.

“Realmente nuestro sistema de vacunación es sólido, con logística y experiencia y lo demuestra. Otros países como Estados Unidos tienen las vacunas, pero no la capacidad logística para aplicarlas  en un periodo corto. En Panamá llegan y se ponen de manera inmediata”.

-Además las personas están entusiasmadas con vacunarse…

-Es tradición en Panamá. En 2016, cuando tuvimos un brote de Influenza bastante severo, la gente hacía filas en los centros de salud para vacunarse.

“El panameño acepta y cree en la vacuna, a diferencia de otros países de Europa con muchos grupos antivacunas”.

-¿Para cuándo Panamá logrará tener a toda su población vacunada?

-Es difícil predecir lo que ocurrirá. Al ritmo que llevamos, tal vez en 35 semanas podríamos tener 70% de vacunados. Mi pronóstico es que en 2022 ya nos acercaremos a la normalidad a la cual estábamos acostumbrados.

Violeta Villar Liste
redaccion@lawebdelasalud.com