Ganarle a la infertilidad

Después de quince años de casados y diez  intentando tener bebés, a Yanilka Toribio de de León e Ignacio de León Duarte la felicidad les llegó con los nombres de Sara Elizabeth de León y Miguelángel de León.

Sara y Miguel son los primeros bebés del Programa de fertilización in vitro para parejas de bajos recursos, que lleva adelante el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud (Icges) y el Hospital Santo Tomás.

El saludo de felicitación a la feliz pareja, y al equipo de médicos que lo hizo posible, a través de las redes sociales del Gorgas, puso a Panamá a celebrar este acontecimiento que es una señal de vida y esperanza en medio de la pandemia.

Ignacio de León Duarte, explica que los médicos les advirtieron que el embarazo podía ser múltiple.

“Yo hasta quería tres”, comenta el papá de Sara y Miguel, quien se enteró de este programa por medio de internet y, apenas la pareja llegó a la institución, recibió el cariño y apoyo del equipo,con el Dr. Carlos Poveda como especialista principal en este caso, junto con el tecnólogo médico Erick Chú. La Dra. Ruth De León es la jefa del Departamento de Salud Sexual y Reproductiva.

Dr. Carlos Poveda

Que el anuncio del embarazo coincidiera con la llegada del coronavirus no les alteró el ánimo. “Estábamos tan felices que ni le pusimos atención”, detalla al recordar el momento histórico en sus vidas, luego de tantos años de espera.

De hecho, el inicio del confinamiento a causa de la pandemia, llevó a la interrupción del programa, sin embargo, el Dr. Poveda, los siguió acompañando en este proceso desde su consulta, hasta que llegó el final feliz con el nacimiento el reciente 2 de octubre.

“El Gobierno y las entidades privadas deben apoyar este programa para que cuente con fondos suficientes; se podría ampliar y así otras familias tendrían la posibilidad de sentir nuestra misma alegría”, reflexionó Ignacio de León Duarte, quien junto a su esposa, celebra este momento que les cambió la vida para siempre.

Institución pionera

El Dr. Carlos Poveda, quien ha recibido casi tantas felicitaciones como la pareja, al hacer historia, recuerda que el Centro de Investigación en Reproducción Humana (CIRH) fue creado el 19 de febrero de 1987, mediante Decreto Ministerial N°. 00284, como Centro colaborativo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el Programa Especial de Reproducción Humana.

Fue su fundador, y primer director, el Dr. Karl Austin.

“Luego, como otros centros de investigación, fue adscrito al Instituto Conmemorativo Gorgas donde ahora, como Departamento de Salud Sexual y Reproductiva, desarrolla las vertientes de Investigación, Docencia y Servicios en Salud Sexual y Reproductiva de la Pareja Infértil y de los Adolescentes”.

Es la primera institución de Panamá, indicó, que está involucrada en el planeamiento, coordinación y ejecución de investigaciones en el campo de la Reproducción Humana.

Comenta que el Programa in vitro para parejas de bajos recursos, “era el paso lógico después de más de 20 años ofreciendo tratamientos de baja complejidad. Era necesario avanzar porque había pacientes a quienes no se podía ayudar solo con baja complejidad, pero es difícil hacerlo en el sector público”.

El programa se financia con aportes, insumos, personal y equipos que aportan, tanto el Hospital Santo Tomás como el Instituto Gorgas, con lo cual el costo de los tratamientos se le reduce a la paciente “casi alrededor de la cuarta parte”.

Infertilidad, problema global

Ocurre que la infertilidad es un problema frecuente.

Se define como la imposibilidad de quedar embarazada, “si por un año ha sostenido relaciones con su pareja, en forma frecuente”.

Estudios del Departamento de Salud Sexual y Reproductiva del Gorgas, indican que “el 10% de las parejas panameñas tienen o han tenido infertilidad”.

En el caso de la población mundial, se sitúa entre el 10% al 15%, describe el Dr. Poveda.

El programa in vitro para parejas de bajos recursos lo iniciaron con cinco pacientes. La pandemia obligó a pausarlo, pero la proyección era alcanzar a quince personas los primeros seis meses.

El Dr. Poveda detalla que la demanda para este tipo de tratamiento “siempre ha existido y la mayoría se resuelve en los centros privados que lo hacen muy bien; solo queremos ser una alternativa”.

  -¿En qué consiste el procedimiento y qué significa para la pareja desde el punto de vista emocional y físico?  

-Todo tratamiento de infertilidad genera mucha ansiedad y expectativas que si no se alcanzan, repercuten emocionalmente en las parejas.

Consiste en estimular los ovarios para que se produzcan más óvulos; luego extraerlos y fecundarlos con los espermatozoides del esposo.

Dichos óvulos fecundados se transfieren luego de incubarlos de 3 a 5 días en el endometrio del útero materno.

-¿Cuáles son las ventajas y los riesgos asociados al procedimiento? 

-Si el conteo espermático es muy bajo; si hay daño en las trompas del Falopio; endometriosis o problemas ováricos, la fertilización in vitro puede ser el único método para ser padres.

El procedimiento in vitro no está exento de riesgos, pero en manos expertas es seguro.

En el caso de la pareja pionera de este procedimiento, la estimulación inició el 2 de enero de 2020. Se aspiraron y fecundaron los óvulos por micro inyección el 16 de enero; la transferencia  embrionaria fue el 22 de enero10 días después se realizó la prueba positiva.

Recuerda que el día de la prueba fue de muchas emociones. Lloró la pareja y el equipo se conmovió “porque sabíamos que era el paso que faltaba para seguir siendo el centro público líder que soñó el Dr. Austin hace más de 20 años”.

Un equipo que hace posible la maternidad

“Al suspenderse la atención de consulta externa por el covid-19 la clínica tuvo que cerrar, pero continuamos su atención en la práctica privada”.

A la semana 34 se desarrolló “una preeclampsia severa que ameritó cesárea por urgencia”.

Los bebés nacieron prematuros, eso sí, en excelentes condiciones, con un peso de 5.5 libras.

El seis de octubre se les dio salida y ya están con su mamá, en la felicidad del hogar de León-Toribio.

El Dr. Poveda anima a otras parejas a buscar ayuda, consultar con su ginecólogo, buscar su cita en la clínica del Hospital Santo Tomás y así ganarle a la infertilidad.

Violeta Villar Liste
redaccion@lawebdelasalud.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *