La razón de ser del Memorial Rogelio Sinán

El 23 de abril de 2010 se inauguró el Memorial Rogelio Sinán en el edificio 3 de la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP), en el cual reposa la biblioteca, archivos y mobiliario del reconocido intelectual panameño, valiosa herencia intelectual donada por su familia.

Cabe destacar el aporte a la cultura panameña de la UTP que también convoca cada año el prestigioso Premio Centroamericano de Literatura “Rogelio Sinán” que estimula el quehacer literario regional.

A la dimensión del Memorial nos acerca con este texto el coordinador de Difusión Cultural de la UTP, el escritor Héctor Collado

En primera instancia, menciono la necesidad de conocer la obra del Mago de la isla, pero como un deber de cada panameño, con la finalidad de mantener intacta su memoria.

Por una deferencia de la familia de don Rogelio Sinán, hemos sido como institución, nombrados custodios de su estudio, con su última biblioteca, es decir, los libros que atesoró toda su vida, además de algunos objetos personales y reconocimientos que le fueron ofrecidos a lo largo de su carrera a nivel nacional e internacional.

En el Memorial se puede encontrar, por ejemplo, una edición italiana de La Divina Comedia, de Dante, de 1920, bellamente empastada que seguro le acompañó por los años que escribía su libro Onda, allá en Roma.

¿Y qué decir de su vasta documentación? más de 20 mil registros, y contando, que testimonian su quehacer a lo largo de su vida, mezclada, tejida con la historia de Panamá y de Latinoamérica.

El Memorial es un sitio donde se preserva su memoria, pero también un centro de documentación para aquellos estudiosos de su impronta literaria.

También funciona como sitio de visita obligada para aquellos interesados en la historia cultural del país.

Queremos que el estudio o Memorial sea un lugar con vida: es un sitio de encuentro para talleres de escritura, círculos de lectura, entrega de premios.

De igual modo lo podrá visitar todo aquel interesado, nacional o foráneo, en tener contacto con este lugar especial del maestro de La Isla Mágica.

Hemos querido, hasta donde se nos permitió, ser fiel al contenido del estudio, es decir, todo está dispuesto como lo dejó el maestro.

Lo hemos realizado con dedicación y respetando la dignidad de cada una de las piezas.

Nos queda la tarea de catalogar sus documentos, salvar fotografías, en soporte digital, para que las futuras generaciones puedan contar con el testimonio de esta vida extraordinaria.

Honrar el pasado honra a quienes heredamos el presente.

Honrar a nuestros héroes culturales, más que agradecer su legado, nos afirma en sus cimientos.

De la autoría de Héctor Collado, director de Difusión Cultural de la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP). Escritor, poeta y cuentista