Lactancia materna, la primera defensa del bebé

Pixabay

El inicio de la lactancia materna dentro de la primera hora del nacimiento, seguido de la lactancia materna exclusiva durante seis meses y la lactancia materna continua durante hasta dos años o más, ofrecen una poderosa línea de defensa contra todas las formas de desnutrición infantil, incluidas la pérdida y la obesidad.

La lactancia materna también actúa como la primera vacuna de los bebés, protegiéndolos contra muchas enfermedades infantiles comunes.

Este planteamiento está expuesto en la declaración conjunta de la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore, y el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, con motivo del inicio de la Semana Mundial de la Lactancia Materna.

Ambas autoridades exponen en la declaración, que “a principios de este año, gobiernos, donantes, la sociedad civil y el sector privado se unieron para lanzar el Año de Acción de la Nutrición para el Crecimiento. El Año de Acción es una oportunidad histórica para transformar la forma en que el mundo aborda el compromiso mundial de eliminar la malnutrición infantil.

La lactancia materna es fundamental para hacer realidad este compromiso”.

La Declaración establece varias observaciones sobre la necesidad de apoyar y difundir los beneficios de la lactancia materna:

“Si bien ha habido avances en las tasas de lactancia materna en las últimas cuatro décadas, con un aumento del 50 por ciento en la prevalencia de la lactancia materna exclusiva a nivel mundial, la pandemia de COVID-19 pone de relieve la fragilidad de esos avances.

En muchos países, la pandemia ha causado interrupciones significativas en los servicios de apoyo a la lactancia materna, al tiempo que ha aumentado el riesgo de inseguridad alimentaria y malnutrición.

Varios países han informado que los productores de alimentos infantiles han agravado estos riesgos al invocar temores infundados de que la lactancia materna puede transmitir covid-19 y comercializar sus productos como una alternativa más segura a la lactancia materna.

La Semana Mundial de la Lactancia Materna de este año, bajo su lema Proteger la lactancia materna: una responsabilidad compartida, es un momento para revisar los compromisos asumidos a principios de este año dando prioridad a los entornos favorables a la lactancia materna para las madres y los bebés. Esto incluye:

Garantizar que el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna, establecido para proteger a las madres de las prácticas agresivas de comercialización por parte de la industria de alimentos para bebés, sea plenamente implementado por los gobiernos, los trabajadores de la salud y la industria.

Garantizar que los trabajadores de la salud tengan los recursos y la información que necesitan para apoyar eficazmente a las madres en la lactancia materna, incluso a través de esfuerzos mundiales como la Iniciativa de Hospitales Amigos del Niño y las directrices sobre el asesoramiento sobre lactancia materna.

Garantizar que los empleadores permitan a las mujeres el tiempo y el espacio que necesitan para amamantar; incluida la licencia parental remunerada con una licencia de maternidad más larga; lugares seguros para la lactancia materna en el lugar de trabajo; el acceso a guarderías asequibles y de buena calidad; y prestaciones universales por hijos a hijos a hijos y salarios adecuados.

A medida que nos acercamos a la Cumbre de sistemas alimentarios de las Naciones Unidas en septiembre y a la Cumbre de Nutrición para el Crecimiento de Tokio en diciembre, los gobiernos, los donantes, la sociedad civil y el sector privado tienen la oportunidad de realizar inversiones y compromisos inteligentes para abordar la crisis mundial de la malnutrición, incluida la protección, promoción y apoyo a la lactancia materna, a través de políticas, programas y acciones más sólidos.

Ahora no es el momento de rebajar nuestras ambiciones. Ahora es el momento de apuntar alto. Estamos comprometidos a hacer que el Año de Acción de la Nutrición para el Crecimiento sea un éxito al garantizar que el derecho de todos los niños a una alimentación nutritiva, inocuo y asequible y a una nutrición adecuada se haga realidad desde el comienzo de la vida, comenzando con la lactancia materna”.

Diez pasos para una lactancia materna exitosa

La OMS y UNICEF, de igual modo, lanzaron la Iniciativa de Hospitales Amigos del Niño (BFHI) para ayudar “a motivar a las instalaciones que brindan servicios de maternidad y recién nacidos en todo el mundo a implementar los Diez Pasos para una Lactancia Materna Exitosa”.

Ambas organizaciones describen que estos pasos “resumen un paquete de políticas y procedimientos que los establecimientos que brindan servicios de maternidad y recién nacidos deben implementar para apoyar la lactancia materna. La OMS ha pedido a todos los establecimientos que prestan servicios de maternidad y recién nacidos en todo el mundo que implementen los Diez Pasos”.

Estos pasos son los siguientes:

Procedimientos de gestión críticos:

1a.  Cumplir plenamente con el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna  y las resoluciones pertinentes de la Asamblea Mundial de la Salud.

1b.  Tener una política de alimentación infantil escrita que se comunique de forma rutinaria al personal y a los padres.

1c.  Establecer sistemas continuos de seguimiento y gestión de datos.

2.  Asegúrese de que el personal tenga los conocimientos, la competencia y las habilidades suficientes para apoyar la lactancia materna.

Prácticas clínicas clave:

3.  Discutir la importancia y el manejo de la lactancia materna con las mujeres embarazadas y sus familias.

4.  Facilite el contacto piel a piel inmediato e ininterrumpido y ayude a las madres a iniciar la lactancia lo antes posible después del nacimiento.

5.  Apoyar a las madres para iniciar y mantener la lactancia materna y manejar las dificultades comunes.

6.  No proporcione a los recién nacidos amamantados ningún alimento o líquido que no sea leche materna, a menos que esté médicamente indicado.

7.  Permitir que las madres y sus bebés permanezcan juntos y practiquen el alojamiento conjunto las 24 horas del día.

8.  Ayude a las madres a reconocer y responder a las señales de alimentación de sus bebés.

9.  Aconsejar a las madres sobre el uso y los riesgos de los biberones, tetinas y chupetes.

10.  Coordinar el alta para que los padres y sus bebés tengan acceso oportuno al apoyo y la atención continuos.

Una revisión sistemática de 58 estudios sobre la atención de la maternidad y del recién nacido publicada en 2016 demostró claramente que el cumplimiento de los Diez Pasos impacta el inicio temprano de la lactancia materna inmediatamente después del nacimiento, la lactancia materna exclusiva y la duración total de la lactancia materna.

Con información de la OMS y UNICEF