Observe a su niño: puede tener Virus Respiratorio Sincicial

Pixabay

El Virus Respiratorio Sincicial (VRS) suele confundirse con gripe. El niño puede presentar fiebre o no; también secreción o congestión nasal.

El problema ocurre cuando luego de tres días se manifiesta dificultad respiratoria con taquipnea (respiración rápida).

El Dr. Raúl Esquivel, pediatra infectólogo y jefe del servicio de Epidemiología en el Hospital del Niño de Panamá, de acuerdo con documentos generados por la institución, explicó que el VRS “es una infección respiratoria aguda que afecta principalmente a niños menores de los dos años y aunque regularmente se presente entre los meses de junio y noviembre, este año ha sido la excepción”.

Ocurre que ya desde el 25 de mayo del 2021, en el Hospital del Niño Dr. José Renán Esquivel se han detectado, mediante pruebas de antígeno y RT-PCR en hisopado nasofaríngeo, un total de 369 casos del VRS.

De manera general el virus se propaga mediante tos y estornudos y también al tocar superficies contaminadas.

Advirtió que este virus se debe vigilar al causar infecciones graves en los pulmones como bronquiolitis (infección de las vías respiratorias pequeñas de los pulmones) y la neumonía (infección de los pulmones).

“El VRS se manifiesta de la misma manera que lo hace el resfriado común; por lo tanto, es solo cuando evoluciona a dificultad respiratoria o manifestaciones pulmonares, las que obligarían a que el padre o el cuidador acuda a un médico con el menor”, afirmó.

Factores de riesgo

El especialista del Hospital del Niño destacó varios factores de riesgo que aumentan la posibilidad de complicaciones severas:

-Pacientes que nacieron de forma prematura

-Tener seis meses de edad o menos

-Padecer de enfermedades pulmonares crónicas o inmunodeficiencias

-Niños con cardiopatías

Con relación al tratamiento, el Dr. Esquivel detalla que funcionan “las terapias de sostén como el oxígeno húmedo, la hidratación y la nutrición, es decir, que el niño no deje de comer a causa del virus”.

Recomendaciones

La prevención, advierten desde el Hospital del Niño, es el único método que puede ayudar a disminuir la propagación de los casos.

Las medidas de prevención son las mismas que han sido aplicadas contra la covid-19, por lo cual se recomienda seguirlas de manera rigurosa:

  • Evitar llevarse las manos a la cara.
  • Limpie y desinfecte las superficies.
  • Cúbrase la nariz y la boca cuando tosa o estornude.
  • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.
  • Procure no llevar a los niños pequeños a lugares con aglomeración de personas.
  • El uso de mascarilla para los niños mayores de 2 años.

Mascarilla refuerza la protección

La Sociedad Panameña de Pediatría generó un comunicado en fecha reciente para exhortar al uso de la mascarilla en menores de dos años, con el fin de reducir la propagación de la covid-19 “y otras infecciones respiratorias en los entornos comunitarios”.

La institución destaca que en el caso de los niños de dos a cinco años que no toleren bien las mascarillas, se recomienda el lavado de manos y distancia física de dos metros.

En los mayores de cinco años, “la SPP recomienda el uso estricto de la mascarilla facial, acompañado siempre del apoyo del entorno familiar o escolar”.

“El uso de mascarillas no es obligatorio en cualquier edad con niños con capacidades diferentes, afecciones crónicas del desarrollo, emocionales  o del comportamiento y afecciones médicas complejas”, dijo la SPP al detallar que en estos casos las intervenciones son individuales.

La institución recuerda que la mascarilla no sustituye las medidas de bioseguridad ya conocidas: distanciamiento físico, evitar el contacto con personas enfermas, buena ventilación de los ambientes y lavado frecuente de manos.

Con información del Hospital del Niño/Sociedad Panameña de Pediatría