Martina contará la historia científica de Panamá

Violeta Villar Liste

Durante el prelanzamiento del libro Martina y el Puente en el Tiempo, hubo varios momentos conmovedores. Al comunicador visual Ian Cooke Tapia lo lleva a las lágrimas recordar, en particular, el testimonio  de una joven de la comarca Ngäbe-Buglé quien escribió, luego de conocer a Martina, que “por primera vez había encontrado una historia en la que se veía reflejada”.

Martina y el Puente en el Tiempo es un libro dirigido a niños y jóvenes, autoría del paleobiólogo Aaron O’Dea, investigador afiliado al Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI), con ilustraciones de Ian Cooke Tapia, cuyo lanzamiento oficial tendrá lugar este miércoles 17 de marzo, al mediodía, por las plataformas virtuales. 

El libro es financiado por la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt) y el gran objetivo  es que llegue a todas las escuelas públicas de Panamá en formato físico, además de su correspondiente versión digital.

Cuenta las aventuras de una joven de 13 años, quien construye una máquina del tiempo para conocer cómo surgió “el istmo de Panamá, el gran intercambio biótico americano y hasta los primeros pobladores”. 

Durante un reciente encuentro virtual organizado por la Senacyt, el paleobiólogo Aaron O’Dea contó que durante muchos años de conversar con la gente de los pueblos panameños y cientos de taxistas, se dio cuenta que esta historia científica y del origen del país era poco conocida.

De esta forma, junto con el paleontólogo Félix Rodríguez, también del STRI, escribieron el libro La historia natural del istmo de Panamá.

El libro encantó, pero era necesario alcanzar a los niños, y esta motivación dio origen al personaje de Martina, quien refleja a Mila, la hija de 13 años de Aaron O’Dea y quien ya está en la edad fantástica de las preguntas que esperan respuestas inteligentes.

Aaron O’Dea describe el gran talento artístico de Ian Cooke Tapia, su “profunda conexión cultural con Panamá y conocimiento de la historia”. Con él compartimos el diálogo siguiente para conocer más de este libro llamado al encuentro con el origen de Panamá.

Me parece extraordinario, en un tiempo tan digital, recuperar en los niños la pasión por el cómic. ¿Cuáles elementos tiene Martina y el Puente en el Tiempo que permitirá hacer atractiva la historia?  

-Ian Cooke Tapia (ICT): Si estamos hablando del contexto panameño, de verdad no creo que exista una pérdida de “pasión por el cómic”, simplemente una falta de aporte de contenido y de acceso. 

“Mis tíos crecieron con el cómic (décadas de los 60 y 70), pero después de la caída de las casas publicitarias mexicanas no hubo nadie que agarrara esa antorcha y continuara la distribución en Panamá.

Tampoco ayuda que hay una actitud totalmente anti-cultura en cuanto a que se considera todo lo dibujado o animado como cuestión de niños, como si los medios producidos para gente joven no tuvieran valor o puedan explorar historias importantes. 

Los canales digitales son valiosos para alcanzar a nuestras audiencias jóvenes, ya que se nos hace más fácil llegarles por una pantalla de celular que por librerías o bibliotecas; pero esto no nos quita el deseo de que todos los jóvenes en Panamá tengan una copia de Martina y el Puente en el Tiempo”.

Explica que Martina y El Puente en el Tiempo tiene la ventaja de ser un trabajo novedoso; “no es el único cómic existente en Panamá, pero quizás el único que está comunicando investigación científica a través de una narrativa que, espero yo como co-autor e ilustrador, haga contacto con la experiencia de vida, el día a día, de los lectores”. 

Esta historia, afirma, solo es posible en Panamá; hay detalles y partes de la historia que simplemente “son de aquí”. 

Panamá es un gran importador, comercial como cultural, y de verdad hay una hambruna por escuchar cuentos del patio que no sea la misma repetida historia folclórica sancionada por aquellos que, o les falta imaginación, o tratan a las audiencias de una manera tan condescendiente que le están haciendo un gran daño a nuestra ecología cultural”.

  -¿Ya habían publicado alguna historia similar? 

(ICT): Aaron ha escrito libros de ciencia popular. A History of Life in a 100 Fossils Historia Natural del Istmo de Panamá son tremendas adiciones a nuestra conciencia colectiva. Yo he creado páginas de cómic por ahí y por allá, sobre temas más maduros o personales, pero nunca algo apuntado a todas las edades de esta manera. 

“Lo más cercano que tengo es mi libro Coyote Crosses the Continent: Falling from the Clouds. Es otra historia panameña, pero para otra audiencia. Fue Aaron quien se me acercó y me dijo: Debemos crear una historia para niños… y de ahí viene todo lo demás”.

Ian Cooke Tapia define el libro como “una novela gráfica de unas 45 páginas y varios extras”.

Harán énfasis en su distribución digital a través de Comixology (el Netflix de los cómics) e incluso tendrá web propia: https://panamartina.com/ de actualización semanal.

 -¿Será un solo ejemplar o está previsto hacer una historia seriada?

 –(ICT):  El Puente en el Tiempo es una historia singular; y aunque esa puerta ha cerrado, hemos dejado varias ventanas abiertas para explorar otras tangentes y expandir el mundo de Martina. 

“Actualmente estamos considerando cómo continuar la historia de Martina y sus aventuras culturales y científicas.

Hace poco terminé de escribir un guión para una segunda narrativa, basada en mis experiencias en las salinas del estuario del Río Santa María. ¿Qué formato tomará Martina? Dependerá del contexto en el futuro, pero definitivamente continuaremos su historia”.


Cabe señalar que el libro ha llegado a las manos de jóvenes en Bocas del Toro, en las comarcas, Francia e Italia.


Ian Cooke Tapia espera, con el avance de la distribución física y virtual del libro, capturar más experiencias e historias como el testimonio de la joven que lo conmovió,porque sin los comentarios e ideas de los niños nunca podremos avanzar”.

De igual modo, “tener guías de estudio con Martina o juegos en los cuales las personas puedan mirar al patio y ver cuántas especies reconocen…” 

Ahora, primero lo primero: que cada niño y joven conozca a Martina y esta historia en la cual muchos también, por primera vez, se verán reflejados.