Mirar de otro modo las iglesias de Casco Antiguo de Panamá

Fotos: Andrés Arenas

“Nacido y criado” en el Casco Antiguo de ciudad de Panamá, al arquitecto Darién Montañez le resultó natural escribir de un territorio que conoce con la cercanía de los juegos de infancia.

Ya no vive en Casco, pero sigue habitado por su historia y su casa familiar, a la cual acude con frecuencia.

Esta crianza transcurrió en este territorio repleto de pasado, custodiado por la añoranza del mar y la cercanía de los rascacielos que hablan de la otredad urbana.

Arquitecto, formado en la Universidad de Panamá (UP) y el Savannah College of Art and Design, es coautor del libro digital Iglesias del Casco Viejo Ciudad de Panamá, junto con Ginett Alarcón, bajo el concepto de Letrarte, editorial dirigida por María Soledad Reyna, con imágenes del fotógrafo colombiano Andrés Arenas. Fue patrocinado por la empresa de energía Celsia, con presencia en Colombia, Panamá, Costa Rica y Honduras.

Darién Montañez relata la historia de las órdenes religiosas en Panamá, su fundación y sus características. Ginett Alarcón detalla el contenido simbólico de la iconografía religiosa presente en los bienes patrimoniales que hacen parte de cada una de estas iglesias

En la presentacion de Iglesias del Casco viejo

“Historia, patrimonio arquitectónico e iconografía religiosa se conjugan en esta edición de impecable factura, que pretende registrar una buena parte del contenido de las seis iglesias del Casco Viejo. Un tesoro que comparten los panameños con el mundo” , son palabras de María Soledad Reyna, como editora de este texto, que a las puertas de la Semana Santa, invita, más allá de lo religioso, a reconocer las huellas del origen.

Cuando sea grande… 

Estudiar y nacer (1977)  “en el siglo pasado”, le aporta otra perspectiva de la relación con el espacio y los documentos.

“Era notable la carencia de bibliografía sobre la arquitectura de Panamá”, observa Darién Montañez y, “en el momento cuando empiezas a imaginar qué quisieras ser de grande”, en su caso significó ayudar a reconstruir y reforzar esta bibliografía sobre la arquitectura de la ciudad y del país.

Este esfuerzo de ayudar a divulgar el conocimiento y fomentar la apreciación sobre los edificios de la ciudad, es “un trabajo soñado”, “una manifestación construida de quiénes somos, qué nos creemos y a dónde queremos ir”.

Explica que Iglesias del Casco Viejo Ciudad de Panamá busca “hacer una introducción muy breve y atractiva para un público que no es especializado;  despertar su curiosidad y que vean con ojos diferentes”.

El Casco Antiguo que conoció en su infancia ha cambiado. “Era muy tranquilo”.

La Ley de Beneficios Fiscales que se impulsó para fomentar la restauración, atrajo más personas a este conjunto arquitectónico, declarado Patrimonio de la Humanidad, en el año 1997 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

“La ciudad está cambiando de manera constante así que es muy positivo el interés en la conservación del patrimonio”, precisó.

Explica que antes de este libro hubo otra experiencia editorial, también promovida por Celsia y con apoyo editorial de Letrarte Editores.

 Casco Viejo de frente. Ciudad de Panamá 500 años, publicado en agosto de 2019, fue un recorrido por 17 edificaciones que cuentan la historia del Casco Antiguo desde su arquitectura.

“En ese primer proyecto, que era un recorrido guiado, la idea fue incorporar no solo monumentos históricos, también caserones y edificios recién restaurados”, amalgama de estilos, que “hace sabroso al Casco Viejo”.

Para este segundo libro, detalla Darién Montañez, se trata de interpretar el interior de cada templo: los altares, los santos, la orden que fundó la iglesia… 

“En el primer libro estábamos más interesados en hablar del presente, pero en el caso de los templos no podemos hablar , por ejemplo, de la Catedral actual sin pensar en la que estaba antes”.

Este libro, afirma, es como un intérprete, una guía turística que indica por dónde pasar y dónde poner la atención.

“Las iglesias del Casco Viejo están entre los edificios más valiosos del barrio. En las que sobreviven podemos leer la historia de nuestra ciudad, desde las portadas coloniales rescatadas de Panamá Viejo hasta las remodelaciones fantasiosas de principios del siglo XX”

Darién Montañez

Reflexiona que por lo general los templos se observan en conjunto, pero al segmentar, como si se tratara de capítulos, este relato arquitectónico, hay fachadas, altares o imágenes con referencias propias.

“La idea del libro es invitar a una visita más lenta y cuidadosa. Que la persona salga con mayores preguntas”.

La obra dialoga con la brevedad  “y su facilidad de uso es una herramienta mucho más útil para divulgar y hacer que más de nosotros nos interesemos en conocer esta historia”.

Un paseo por la ruta religiosa

Este libro tiene una gran ventaja: sea turista o residente, está a un paso de su celular u ordenador con solo visitar la dirección siguiente:

https://www.celsia.com/wp-content/uploads/2021/03/Libro-Iglesias-Casco-Viejo-Celsia.pdf

“La cultura es un motivo de alegría en todas las comunidades del mundo; es la primera impresión y una muy clara representación de quiénes son y qué rasgos identifican a los habitantes de un lugar”

Javier Gutiérrez,
líder de Celsia Centroamérica

Pero usted que vive en la ciudad de Panamá, o en breve la visitará, aproveche y haga el recorrido. Antes, lea las sugerencias del arquitecto Darién Montañez, quien, cabe reconocerlo, también tiene su iglesia preferida: Nuestra Señora de La Merced.

“Es el templo más antiguo que sobrevive; fue trasladado desde Panamá Viejo y ha resistido a incendios y remodelaciones. En esta iglesia permanecen elementos coloniales de mucho valor.

“Me gusta contrastar el rigor de la restauración de la iglesia con la fantasía aspiracional de otras renovaciones. Es una manera de asomarnos al pasado y de ver cómo esa construcción colonial original auténtica en realidad no es bonita”.

Analiza que en el imaginario de lo colonial, la restauración termina convertida en una tarea de conectar con una épica mucho más afectiva que real.

Lo cierto es que en este recorrido por las iglesias entiende que existen personas a quienes les gusta ir con ojos entrenados (con la lectura previa) y los hay que prefieren la sorpresa: tratar de construirse su propia imagen y luego verificarla.

“Como el libro es descargable, lo ideal es leerlo y, si se encuentra en ciudad de Panamá, tenerlo en el teléfono o en la tableta mientras recorre el Casco”.

Recomienda hacer este recorrido en orden cronológico como se detalla a continuación:

Iglesia Nuestra Señora de la Merced 

“La orden de la Merced se fundó en Barcelona en 1218 y se estableció en Panamá en 1522. Su primer convento era de los más grandes de Panamá Viejo. Como quedaba muy alejado del centro urbano, no se quemó durante el ataque de Morgan, pero sus edificios fueron demolidos para construir el convento en la ciudad nueva. Esto incluye la notable portada de piedra tallada de la iglesia, que fue reconstruida en el Casco Histórico sin mayores cambios. Su diseño manierista data de 1620, lo que la convierte en uno de los elementos arquitectónicos más antiguos del Casco Viejo”. En el libro, Iglesias del Casco Viejo Ciudad de Panamá.

Iglesia de San José

La Orden de Agustinos Recoletos se fundó en Castilla durante el siglo XVI. Y en 1620 los padres agustinos empezaron a construir el pequeño convento de san José a las afueras de Panamá Viejo. En la nueva ciudad su iglesia fue una de las primeras en terminar de edificarse, en 1675. El frente sobre la avenida B es sencillo y tiene pocos ornamentos. La puerta principal es un arco de medio punto con un ancón como clave y está coro nado por un frontón roto con volutas y pináculos y una cartela con el escudo de los agustinos”. En el libro, Iglesias del Casco Viejo Ciudad de Panamá

Montañez aclara que en realidad el Altar de Oro no fue rescatado por los monjes, quienes lo habrían pintado de negro para salvarlo de los piratas de acuerdo con la leyenda. ya que su elaboración corresponde al siglo XVIII, fecha posterior a la mudanza de la ciudad desde el sitio de Panamá Antiguo. 

Catedral Basílica Metropolitana Santa María La Antigua

“ La Catedral que vemos hoy comenzó a construirse en 1688, para sustituir una primera catedral de madera de 1674. Tras múltiples interrupciones por incendios o falta de recursos, la obra se terminó en 1762. El templo fue consagrado en 1796, con el título Nuestra Señora de la Asunción. La impresionante portada de piedra tallada recuerda a la de la Merced, aunque se encuentra en mucho mejor estado, y también incorpora, probablemente, elementos decorativos traídos de Panamá Viejo”. En el libro, Iglesias del Casco Viejo Ciudad de Panamá

En este caso el arquitecto recuerda que es interesante visitar la Catedral y conocer su reciente restauración.

Iglesia de Santa Ana 

“La primera ermita consagrada a Nuestra Señora de santa Ana, madre de la Virgen María, se construyó en las afueras de Panamá Viejo en 1568. Con el traslado de la ciudad, no se le reservó un sitio dentro del recinto amurallado, así que la nueva ermita se construyó en el arrabal de Malambo, afuera de la muralla. Esa ermita de madera fue sustituida en 1764 por la iglesia de mampostería que vemos hoy. La puerta con arco de medio punto está flanqueada por columnas con plinto adosadas sobre pilastras que sostienen un friso con triglifos y metopas”. En el libro, Iglesias del Casco Viejo Ciudad de Panamá

El arquitecto observa que en el caso de este templo, “podemos ver la transición entre una fachada mejor conservada, un interior renovado en múltiples ocasiones, con elementos de mayor o menor éxito”.

Oratorio de San Felipe Neri

“La Congregación del Oratorio de san Felipe Neri se erigió en Roma en 1575. En Panamá, su convento se construyó en 1688. El claustro funcionó como hospital de sacerdotes y religiosos, pero fue clausurado en 1697 por falta de recursos y de pacientes. Cuando el fuego grande de 1737 destruyó la primera catedral, que era de madera, sus funciones se trasladaron al oratorio de san Felipe, hasta que se quemó en el fuego chico de 1756. El edificio permaneció en ruinas hasta su reconstrucción a inicios del siglo XIX”. En el libro, Iglesias del Casco Viejo Ciudad de Panamá

Iglesia de San Francisco de Asís

“La Orden de los Hermanos Menores (Ordo Fratrum Minorum), mejor conocida como orden franciscana, se fundó en Asís en 1206 y llegó a Panamá a inicios del siglo XVI para participar en las campañas de evangelización. El convento de san Francisco en Panamá Viejo se erigió poco después de la fundación de la ciudad en 1519, y ocupaba dos manzanas enteras. Cuando se instauró la nueva ciudad, los franciscanos eligieron un lote amplio frente al mar, junto a uno de los baluartes de la muralla, donde levantaron uno de los conjuntos religiosos más importantes. La iglesia que vemos hoy fue completamente reformada en 1918 por el arquitecto Leonardo Villanueva Meyer en una mezcla de estilos románico, gótico y renacentista”. En el libro, Iglesias del Casco Viejo Ciudad de Panamá.

Montañez indica que este recorrido por los templos es también un ejercicio de educar la mirada, de distinguir los elementos realmente históricos y apreciarlos, aunque puedan parecer burdos.

“Es una invitación a abrir los ojos, a mirar hacia arriba y alrededor, en una visión periférica y de contexto del casco antiguo”.

 Hay que aprender, afirma, a leer la ciudad, y esto nos permite entender de dónde salió, qué pasaba… “y es útil para comprender quiénes somos y de dónde venimos”.

Su invitación en esta Semana Santa, sea porque acompañará a sus tías desde la religiosidad, por ser turista o por un acto de devoción hacia la historia, es a caminar más lento:

“Aléjense de la vía usual. Pongan atención a ese edificio tal vez menos monumental, piensen en esa iglesia, en la casa que está al frente y poco a poco vayan aprendiendo a leer esa arquitectura que es mucho más lenta que la palabra escrita, pero así como el periódico o un libro, es una ventana al pasado”.