Hospital del Niño realiza innovador trasplante de médula ósea

Con información del Hospital del Niño de Panamá

El Hospital del Niño se convirtió en el primero en Panamá en practicar un trasplante haploidéntico de una madre a su hijo menor de 15 años de edad. Este procedimiento, que permite el uso de células madre de donantes que no son totalmente compatibles, amplía las posibilidades de atención para los pacientes que requieran de un trasplante. 

La familia del Hospital del Niño Dr. José Renán Esquivel celebra, este lunes 23 de agosto, su aniversario número 63 como el centro de atención pediátrica sanitaria de referencia en el país y lo hace con el anuncio de convertirse en el primer hospital del país en practicar un trasplante haploidéntico de una madre a su hijo menor de 15 años de edad.

Este procedimiento permite el uso de células madre de donantes que no son totalmente compatibles y amplía las posibilidades de atención para los pacientes que requieran de un trasplante

La historia de Juan Daniel Duarte

Juan Daniel Duarte Gutiérrez nació el 17 de septiembre del 2007 y, como todo niño, disfrutaba mucho de pasar su tiempo al aire libre, jugar fútbol con sus amigos e incluso, a pesar de su corta edad, se enfrentaba a las olas del mar pues amaba surfear junto a su padre. 

No obstante, su vida y la de su familia dieron un sorpresivo giro cuando, al cumplir los 11 años de edad, fue diagnosticado con una Leucemia Mieloide Aguda, lo cual implica que las células de la línea mieloide (mieloblastos) proliferan de forma anormal e invaden progresivamente la médula ósea e interfieren en la producción de células normales de la sangre. 

Deymary  Gutiérrez, madre de Juan Daniel, cuenta que se trató de un hallazgo casual que ocurrió en el 2019, después de un hemograma preoperatorio al que debía someterse para ser operado por una otitis serosa. 

“Cuando hicieron el hemograma preoperatorio, vieron que las plaquetas y la hemoglobina estaban bajas y los leucocitos elevados”, comentó Gutiérrez.

Nunca se lo esperaron, porque el niño no presentaba ninguna clase de síntomas. Tampoco se mostró cansado ni varió sus actividades diarias. 

Lo más difícil de todo fue contárselo al pequeño Juan Daniel, quien, a sus 11 años, alcanzó a preguntar: “¿Voy a morir?” No obstante, después de explicarle los tratamientos y posibilidades que había para él, Juan Daniel se puso en pie con todas las buenas vibras y dispuesto a surcar las olas que estaban por venir. 

“Después del diagnóstico empezamos la quimioterapia, cuatro a ciclos, y luego entró en remisión. Fue un momento milagroso, porque inicialmente el panorama no pintaba muy optimista”, cuenta la madre de Juan Daniel.

El trasplante como opción

Una luz en la vida de Juan Daniel Duarte Gutiérrez

Juan Daniel había evolucionado bastante bien en un inicio, pero cuatro meses después sufrió una recaída que lo llevó a nuevos ciclos de quimioterapia. En ese momento se le indica a la familia que la mejor opción para el niño era un trasplante de médula ósea. 

Fue entonces cuando iniciaron los estudios para buscar un donante y entra en escena su hermano mayor, Luis Diego, quien tenía 17 años de edad y resultó 100% compatible. 

Gutiérrez recuerda que en ese momento se sintieron “grandemente bendecidos”, porque la realidad es que muchos pacientes no encuentran a alguien compatible al 100% dentro de su propia familia. 

“Se hizo su primer trasplante en el Hospital del Niño en julio del 2020 con la médula ósea del hermano y evolución bien. Logró todos sus controles y se recuperó rápidamente, 38 días de hospitalización, pero tuvo una recaída, y debió recibir dos ciclos de quimioterapia, obviamente más intensas que las anteriores”. 

Frente a ese panorama los especialistas del Hospital del Niño sugirieron el trasplante haploidéntico: el 3 de junio del 2021 se realiza el proceso con Deymary Gutiérrez como donante. 

A casi tres meses de haber completado el trasplante, Juan Daniel se encuentra en su proceso de recuperación en su hogar, junto a sus padres y hermano, recibe su terapia inmunosupresora y toma antibióticos para evitar cualquier infección. Además acude a sus citas de control semanales.   

“Está bien contento de estar en casa y con su ánimo arriba como siempre. Estamos agradecidos con el tratamiento en el Hospital del Niño y con Dios por habernos beneficiado con este proceso”, expresó Gutiérrez.  

Considera que con este primer procedimiento “se abre la puerta a otros niños que también requieren de este tipo de trasplante para mejorar su condición”. 

Nueva oportunidad de vida

La Dra. Diana Cedeño con Juan Daniel

La Dra. Diana Cedeño, jefa de la Unidad de Trasplante de Médula Ósea en el Hospital del Niño, detalla que el trasplante haploidéntico es una nueva alternativa para los pacientes.

“Esta es una gran oportunidad para los candidatos a trasplantes que no tengan hermano o no sean compatibles”, comentó la especialista. 

En Panamá solo el 25% de la población tiene un hermano compatible en caso de requerir un trasplante.

La Dra. Cedeño hace énfasis en que con este nuevo proceso en el que se usa a la madre o el padre “nos abre muchas puertas, porque nos facilita más la búsqueda del donante.” 

Resaltó la labor de todo el personal del Hospital del Niño que se esfuerza día a día por brindar la mejor atención a cada paciente. 

Por algo, reflexionó, somos el centro de referencia: nos mantenemos a la vanguardia e innovando con el objetivo primordial de garantizar el bienestar del niño y sus familias. 

Un camino de servicio 

El Hospital del Niño Dr. José Renán Esquivel se ha ganado la alta estima de la población panameña, gracias al trabajo arduo y continuo de diferentes generaciones de profesionales y benefactores, quienes, desde su inicio en 1958, impulsaron una visión especializada e integral para la atención de los niños, niñas y adolescentes en el país.  

Durante seis décadas el Hospital del Niño ha dado pasos significativos con el fin de garantizar los mejores cuidados, diagnósticos, atención y tratamiento de calidad y con humanismo a los pacientes y sus familias: Nuevo Hospital del Niño se adaptará a necesidades pospandemia 

La población panameña ha sido testigo de la capacidad resolutiva de los problemas pediátricos que se han hecho desde esta institución y que van desde ser el primer espacio para la formación de médicos pediatras en 1962 hasta realizar las primeras cirugías de corazón abierto en 1992.  

Así mismo cuenta con innovadores procedimientos como las cirugías oncológicas ortopédicas, que desde el año 2014, han permitido no solo eliminar el tumor en el niño, sino también salvar las extremidades inferiores; así mismo se ha logrado devolver la audición a varios niños, gracias a las cirugías de implante auditivo.  

Nos sentimos gratamente complacidos de haber consolidado con el transcurrir de los años, programas de cirugías cardiacas, neurológicas, oncológicas y ortopédicas de alta complejidad que son solo una pequeña muestra de toda la entrega, compromiso y profesionalismo del personal sanitario y administrativo de nuestro hospital.  

Durante estos más de 60 años, desde el Hospital del Niño se ha trabajado de manera ininterrumpida hasta lograr brindar más de 200,00 atenciones anuales, entre las consultas especializadas y la atención de urgencia pediátrica.  

El crecimiento de la población demandó la ampliación de nuestros espacios, pasando de contar con un solo edificio a tener hoy en día siete edificios, que incluye 88 consultorios, 20 salas y 438 camas.   

Así mismo, su personal logra realizar unas 7,230 intervenciones quirúrgicas de todas las especialidades, incluyendo las de cuarto nivel, ampliando la esperanza de vida del paciente, la calidad de vida del niño y su familia y regalando felicidad.  

Oficina de Prensa del Hospital del Niño de Panamá