fbpx
Imagen de Freepik
Solo nueve países (Brasil, Chile, República Checa, Lituania, Malasia, México, Arabia Saudita, España y Uruguay) tienen un paquete integral de políticas recomendadas para reducir la ingesta de sodio

Un informe mundial, el primero de su tipo, sobre la reducción de la ingesta de sodio, muestra que el mundo está lejos de alcanzar su objetivo mundial de reducir la ingesta de sodio en un 30% para 2025.

El sodio, un nutriente esencial, aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y muerte prematura cuando se come en exceso. La principal fuente de sodio es la sal de mesa (cloruro de sodio), pero también está contenida en otros condimentos como el glutamato de sodio.

El informe muestra que solo el 5% de los Estados Miembros de la OMS están protegidos por políticas obligatorias e integrales de reducción de sodio y el 73% de los Estados Miembros de la OMS carecen de una gama completa de implementación de tales políticas.

La implementación de políticas de reducción de sodio altamente rentables podría salvar aproximadamente siete millones de vidas en todo el mundo para 2030.

Es un componente importante de la acción para alcanzar la meta del Objetivo de Desarrollo Sostenible de reducir las muertes por enfermedades no transmisibles. Pero hoy en día, solo nueve países (Brasil, Chile, República Checa, Lituania, Malasia, México, Arabia Saudita, España y Uruguay) tienen un paquete integral de políticas recomendadas para reducir la ingesta de sodio.

«Las dietas poco saludables son una de las principales causas de muerte y enfermedad en todo el mundo, y la ingesta excesiva de sodio es uno de los principales culpables», dijo el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

“Este informe muestra que la mayoría de los países aún no han adoptado ninguna política obligatoria de reducción de sodio, lo que deja a su población en riesgo de ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y otros problemas de salud. La OMS pide a todos los países que implementen las ‘mejores compras’ para la reducción del sodio, y a los fabricantes que implementen los puntos de referencia de la OMS para el contenido de sodio en los alimentos”.

Un enfoque integral para la reducción del sodio incluye la adopción de políticas obligatorias y las cuatro intervenciones de la OMS relacionadas con el sodio que contribuyen en gran medida a prevenir las enfermedades no transmisibles. Estos incluyen:

1. Reformular los alimentos para que contengan menos sal y establecer objetivos para la cantidad de sodio en los alimentos y las comidas
2. Establecer políticas públicas de adquisición de alimentos para limitar los alimentos ricos en sal o sodio en instituciones públicas como hospitales, escuelas, lugares de trabajo y hogares de ancianos
3. Etiquetado frontal del envase que ayuda a los consumidores a seleccionar productos con bajo contenido de sodio
4. Comunicación para el cambio de comportamiento y campañas en los medios de comunicación para reducir el consumo de sal / sodio

Se alienta a los países a establecer objetivos de contenido de sodio para los alimentos procesados, en consonancia con los Puntos de referencia mundiales de sodio de la OMS y hacerlos cumplir a través de estas políticas.

Las políticas obligatorias de reducción de sodio son más efectivas, ya que logran una cobertura más amplia y protegen contra los intereses comerciales, al tiempo que proporcionan igualdad de condiciones para los fabricantes de alimentos.

Como parte del informe, la OMS elaboró una tarjeta de puntuación de los países con sodio para los Estados Miembros basada en el tipo y el número de políticas de reducción del sodio que han aplicado.

“Este importante informe demuestra que los países deben trabajar urgentemente para implementar políticas de reducción de sodio ambiciosas, obligatorias y dirigidas por el gobierno para cumplir con el objetivo mundial de reducir el consumo de sal para 2025″, dijo el Dr. Tom Frieden, presidente y director ejecutivo de Resolve to Save Lives, una organización sin fines de lucro que trabaja con los países para prevenir 100 millones de muertes por enfermedades cardiovasculares en 30 años.

“Hay medidas probadas que los gobiernos pueden implementar e innovaciones importantes, como sales bajas en sodio. El mundo necesita acción, y ahora, o muchas más personas experimentarán ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares incapacitantes o mortales, pero prevenibles”.

La ingesta media mundial de sal se estima en 10,8 gramos por día, más del doble de la recomendación de la OMS de menos de 5 gramos de sal por día (una cucharadita).

Comer demasiada sal lo convierte en el principal factor de riesgo para las muertes relacionadas con la dieta y la nutrición. Está surgiendo más evidencia que documenta los vínculos entre el alto consumo de sodio y el aumento del riesgo de otras afecciones de salud como el cáncer gástrico, la obesidad, la osteoporosis y la enfermedad renal.

La OMS pide a los Estados Miembros que apliquen sin demora políticas de reducción de la ingesta de sodio y mitiguen los efectos nocivos del consumo excesivo de sal. La OMS también pide a los fabricantes de alimentos que establezcan objetivos ambiciosos de reducción de sodio en sus productos.

Comunicado OMS