OMS: Venezuela intensifica vacunación contra fiebre amarilla pero riesgo de propagación persiste

Pixabay

Con información de la OMS

“A pesar de los importantes esfuerzos realizados para vacunar a una gran parte de la población, el creciente número de casos humanos y la persistencia y propagación geográfica de las epizootias, ilustran el riesgo potencial de una mayor propagación” de fiebre amarilla en áreas de Venezuela donde la cobertura de inmunización es baja”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), al emitir un amplio comunicado sobre la situación en el país, recomendó “la vacunación contra la fiebre amarilla para todos los viajeros internacionales mayores de 9 meses de edad al menos 10 días antes de viajar a Venezuela”. 

Venezuela no solicita un certificado de vacunación para los viajeros entrantes.

La OMS “no recomienda ninguna restricción a los viajes y el comercio a Venezuela sobre la base de la información disponible sobre este evento”.

Antecedentes

Venezuela informó de siete casos humanos confirmados de fiebre amarilla que se investigaron entre el 23 y el 24 de septiembre de 2021.

Los siete momentos fueron confirmados por reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR) en el Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel.

Seis de los siete casos reportados no fueron vacunados. De estos, tres eran asintomáticos y cuatro desarrollaron signos y síntomas entre el 20 y el 24 de septiembre, todos presentaron fiebre y uno de los casos también presentó dolor de cabeza, dolor retroocular, artralgias y erupción cutánea.

El lugar probable de contagio fue una localidad parroquial rural, al sur del municipio Maturín en el estado Monagas, que se encuentra en la región noreste de Venezuela.

El primer caso reportado fue una joven embarazada con antecedentes de vacunación contra la fiebre amarilla. De los seis casos restantes, cinco eran varones y oscilaban entre los 24 y los 82 años de edad. Hasta la fecha, no se han reportado muertes entre los casos confirmados.

Además, entre el 11 de agosto y el 1 de octubre de 2021, se notificaron 10 epizootias entre primates no humanos (NHP) en Venezuela como parte de la vigilancia nacional de rutina.

Siete epizootias se localizaron en el estado Monagas (en los municipios de Maturin y Aguasay (a 70 km del municipio de Maturin) y tres en el estado Anzoátegui (municipio de Freites, a 159 km del municipio de Maturin).

Dos de las epizootias fueron confirmadas en laboratorio por RT-PCR en el Laboratorio Nacional de Referencia (LNR) ambas reportadas en el estado Monagas y ocho (cinco de Monagas y tres de Anzoátegui) fueron confirmadas por un vínculo epidemiológico (dada la relación tiempo-espacio con epizootias confirmadas por laboratorio). Se identificaron epizootias confirmadas a 35 km y 150 km de la zona urbana de Maturín dentro del estado Monagas.

Respuesta de salud pública

Las autoridades sanitarias nacionales y locales en Venezuela están implementando medidas de salud pública, incluyendo las siguientes:

  • Fortalecimiento de la vigilancia tanto en humanos como en NHP.
  • Fortalecimiento del diagnóstico de laboratorio para humanos y NHP.
  • Fortalecimiento de la vigilancia entomológica, así como el control de vectores en áreas urbanas.
  • Aumento del índice edico en comunidades priorizadas, con énfasis en áreas geográficas endémicas de arbovirus.
  • Captura de vectores silvestres para identificación de la especie y estudio virológico.
  • Fortalecimiento de los protocolos de gestión de casos y la organización de los centros de salud.
  • Despliegue y despliegue de la vacunación con la vacuna contra la fiebre amarilla en el país. En el marco del plan de respuesta al brote de fiebre amarilla, se han administrado un total de 24.772 dosis en los municipios de Aguasay, Maturín, Santa Bárbara, Ezequiel Zamora y Cedeño del estado Monagas, alcanzando una cobertura del 68,3%. Esta actividad se realizó como parte de la campaña de vacunación en municipios priorizados desde el 1 de noviembre de 2020 que continúa intensificándose desde la aparición de epizootias en los estados Monagas y Anzoátegui.
  • Desde el 11 de agosto de 2021, las actividades para intensificar la vacunación comenzaron en el estado Monagas (municipio Marutín) y el estado Anzoátegui (municipios Guanipa, Simón Rodríguez y Anaco) y aún continúan.
  • Se está llevando a cabo un rápido monitoreo de la cobertura de vacunación en áreas donde se confirmaron epizootias.
  • Fortalecimiento de las actividades para el control de la infestación por Aedes aegypti, como posible vector en zonas urbanas.
  • Estrategias de comunicación de riesgos.

Evaluación de riesgos de la OMS

La fiebre amarilla es una enfermedad hemorrágica viral aguda causada por el virus de la fiebre amarilla (YFV) y es transmitida por mosquitos infectados de los géneros Haemagogus y Sabethes,así como por la especie de mosquitourbano Aedes aegypti. 

La fiebre amarilla infecta a los humanos y a los primates no humanos (NHP) y tiene el potencial de propagarse rápidamente y causar graves repercusiones en la salud pública en poblaciones no inmunizadas.

La vacunación es el medio más importante para prevenir la infección, ya que la enfermedad se puede prevenir con una sola dosis de vacuna contra la fiebre amarilla que proporciona inmunidad de por vida.

Si bien no existe un tratamiento específico, la atención de apoyo para tratar la deshidratación, la insuficiencia respiratoria y la fiebre y el tratamiento con antibióticos para las infecciones bacterianas asociadas pueden reducir la mortalidad y se recomiendan.

Los casos deben permanecer bajo mosquiteros durante el día para limitar el riesgo de propagación a otros a través de las picaduras de mosquitos, y las estrategias de control de vectores pueden complementarse particularmente durante los brotes.

Venezuela es considerada de alto riesgo de fiebre amarilla con transmisión endémica del virus y es un país prioritario para la estrategia global de Eliminación de Epidemias de Fiebre Amarilla (EYE).

La cobertura de vacunación es subóptima, lo que crea un alto riesgo de transmisión y amplificación de la fiebre amarilla entre las poblaciones no vacunadas.

El aumento del número de casos humanos y epizootias desde agosto de 2021, es preocupante debido a la persistencia de una alta circulación viral. Desde noviembre de 2020, cuando comenzó la campaña de vacunación en los estados priorizados, se ha logrado una cobertura de inmunización del 82%, con cinco de los 10 estados con cobertura del 100% (Amazonas, Apure, Delta Amacuro, Sucre y Táchira).

Los cinco estados restantes varían en cobertura vacunal (Anzoátegui 97.2%, Guárico 95.5%, Bolívar 78.9%, Monagas 67.7% y Zulia 44.7%). El estado donde ha ocurrido el brote, el estado Monagas, tiene una baja cobertura de vacunación, lo que sugiere que una población significativa sigue en riesgo con la necesidad de intensificar las comunicaciones de riesgo entre los grupos de alto riesgo.

A pesar de los importantes esfuerzos realizados para vacunar a una gran parte de la población, el creciente número de casos humanos y la persistencia y propagación geográfica de las epizootias ilustran el riesgo potencial de una mayor propagación a áreas donde la cobertura de inmunización contra la FS es baja.

También se debe prestar especial atención a grupos específicos de riesgo y minorías étnicas.

Existe un patrón de larga data de movimientos de indígenas a través de las fronteras entre asentamientos de la misma cultura, incluso a la vecina Trinidad y Tabago.

Según la Organización Internacional para las Migraciones[i],el flujo de personas Warao que se trasladan de sus aldeas en Venezuela a Brasil, a Guyana y posiblemente a Surinam ha aumentado dramáticamente desde 2017 y persistió durante la pandemia de COVID-19.

Los gobiernos del estado Monagas y nacional, junto con el equipo de campo de la OPS/OMS, llevaron a cabo actividades para intensificar la vigilancia entre los PNH y las poblaciones entomológicas, así como el control de vectores en las zonas urbanas.

Sin embargo, es necesario reforzar la vigilancia epizoótica y entomológica en las zonas afectadas y circundantes donde se detectaron casos humanos.

El brote de fiebre amarilla en Venezuela se produce en el contexto de una situación importante y compleja, que incluye la pandemia de COVID-19. La pandemia crea un riesgo de interrupción del acceso a la atención médica debido a las cargas relacionadas con COVID-19 en el sistema de salud, la falta de trabajadores de la salud junto con la disminución de la demanda de vacunación debido a los requisitos de distanciamiento físico o la renuencia de la comunidad.

La capacidad de los laboratorios locales y los laboratorios nacionales de referencia también puede verse comprometida debido al aumento de la demanda en el procesamiento de muestras de COVID-19. Al 13 de octubre, Venezuela reportó 384, 668 casos de COVID 19 y 4634 muertes, y actualmente se encuentra entre los ocho países con el mayor número de nuevos casos de COVID-19 en las últimas 24 horas en la Región de las Américas.

Todas las regiones y territorios endémicos y de alto riesgo de fiebre amarilla también están experimentando una transmisión continua del SARS-CoV-2, la adición del YFV como virus cocirculante podría plantear un desafío adicional para el manejo de casos y las actividades de control de la infección y la prevención si hubiera un brote de fiebre amarilla a gran escala en Venezuela o en los países vecinos.

La OMS sigue vigilando la situación epidemiológica y examinando la evaluación del riesgo sobre la base de la información más reciente disponible.

Asesoramiento de la OMS

Los casos de YF reportados ilustran la importancia de mantener la conciencia de la necesidad de la vacunación contra la fiebre amarilla, especialmente en áreas endémicas de alto riesgo con un ecosistema favorable para la transmisión de la fiebre amarilla.

La vacunación es el principal medio para la prevención y el control de la fiebre amarilla. La cobertura de vacunación debe aumentarse, especialmente en las personas que viven y trabajan en áreas boscosas, que están expuestas durante el día a vectores silvestres(Haemagogus spp y Sabethes spp). 

También se debe aumentar la cobertura de vacunación entre las poblaciones indígenas, migrantes y otras poblaciones vulnerables que a menudo viven en áreas urbanas densamente pobladas (con riesgo de transmisión local urbana a través del Aedes agyepti)o participan en actividades en áreas boscosas (con riesgo de casos esporádicos o grupos en un contexto silvático). 

La OMS recomienda la vacunación contra la fiebre amarilla para todos los viajeros internacionales mayores de 9 meses de edad al menos 10 días antes de viajar a Venezuela (ver mapa aquí). Venezuela no solicita un certificado de vacunación para los viajeros entrantes.

La vacunación contra la fiebre amarilla recomendada por la OMS es segura, altamente eficaz y proporciona protección de por vida. De conformidad con la tercera edición del RSI (2005), la validez del certificado internacional de vacunación contra la fiebre amarilla se extiende a la vida de la persona vacunada con una vacuna aprobada por la OMS. No se puede exigir una dosis de refuerzo de la vacuna aprobada contra la fiebre amarilla a los viajeros internacionales como condición de entrada.

La OMS ha publicado principios rectores para las actividades de inmunización durante la pandemia de COVID-19 y orientaciones operacionales para llevar a cabo campañas de vacunación masiva en el contexto de la COVID-19.

 La estrategia EYE promueve el mantenimiento y la mejora de la vacunación contra la FS de todos los niños elegibles en los servicios de rutina y apoya las campañas para poblaciones a gran escala cuando sea necesario de acuerdo con las directrices de la OMS para su implementación en COVID-19.

La OMS alienta a sus Estados Miembros a que adopten todas las medidas necesarias para mantener a los viajeros bien informados de los riesgos y las medidas preventivas, incluida la vacunación.

Los viajeros también deben ser informados de los signos y síntomas de la fiebre amarilla y se les debe indicar que busquen rápidamente consejo médico cuando se presenten con cualquiera de ellos. Los viajeros infectados (virémicos) que regresan pueden suponer un riesgo para el establecimiento de ciclos locales de transmisión de la fiebre amarilla en zonas donde hay un vector competente.

La OMS no recomienda ninguna restricción a los viajes y el comercio a Venezuela sobre la base de la información disponible sobre este evento.

[i] La OIM y Brasil lanzan encuesta nacional sobre pueblos indígenas de Venezuela. Disponible en: https://bit.ly/3msPZeT

Con información de la OMS