fbpx

Panamá impulsa respuesta integral al fenómeno migratorio

Foto: Cortesía/Cancillería

Estabilización de las comunidades receptoras de migrantes y su recuperación tras la pandemia, atender las causas en los países de origen para desincentivar los flujos migratorios irregulares y generar corresponsabilidad en la atención, forman parte de las conclusiones de la Reunión Ministerial sobre Migración convocada por Panamá.

De esta forma, se consolida un nuevo marco de trabajo regional para atender los flujos migratorios a nivel continental, señaló la Cancillería panameña, al evaluar los alcances del encuentro que contó con la participación de cancilleres, ministros de Seguridad y directores de Migración de países del continente americano.

“Hemos enfocado el problema estratégicamente en una labor coordinada de Estado actuando de inmediato y enfrentando el desafío con decisión porque entendemos que no podemos quedarnos en el discurso ante un problema de esta magnitud, dijo el presidente de Panamá, Laurentino Cortizo Cohen, en mensaje ofrecido a los participantes de la  Reunión.


El mandatario reafirmó el compromiso de la República de Panamá de trabajar en colaboración con los países amigos como aliados estratégicos en la búsqueda de soluciones conjuntas con políticas transversales y acciones concretas que promueven migraciones regulares, ordenas y seguras respetando los derechos humanos.

Además, el presidente panameño agradeció a los presentes ¨su participación, voluntad y determinación de trabajar en la integración regional para la atención del fenómeno migratorio irregular en el contexto de la migración internacional”.

Una política de visión coordinada


Los países participantes acordaron establecer un marco de trabajo dirigido por los cancilleres para coordinar la homologación de las políticas continentales, así como la promoción de la cooperación entre los Estados, los organismos intergubernamentales y los bancos de desarrollo y fondos de ayuda internacionales para atender de manera ordenada, segura y humanitaria los altos flujos migratorios y los factores que los fomentan.

“Este marco ofrece una hoja de ruta clara, hitos y metas concretas y las políticas que debemos implementar de forma que aseguremos el bienestar de las personas que transitan por nuestros países y la estabilidad de las comunidades que los reciben”, declaró la canciller Erika Mouynes sobre el acuerdo.

La ministra Mouynes explicó que, tras la primera cita convocada por Panamá en agosto del año pasado, a la que se dio seguimiento técnico y diplomático, en esta reunión se ha conseguido “un avance sin precedentes y el marco institucional y multilateral que requiere la región para garantizar una respuesta sostenible y humanitaria a los altos flujos de migración transcontinental”.

Además, se identifica la necesidad de financiación que necesitan los Estados afectados por la migración desde su origen, tránsito y destino.

“Atender el fenómeno de la emigración irregular es una prioridad en nuestras agendas y nos hemos comprometido a hacerlo de forma conjunta. Ese es el gran triunfo de esta reunión”, enfatizó la canciller.

En la reunión, en la que también se dieron cita la Organización Internacional de las Migraciones, la Cruz Roja y organismos de financiación internacionales, se definieron tres ejes de trabajo:

Estabilización de las comunidades receptoras de migrantes y su recuperación tras la pandemia

Atención a las causas de raíz, incluyendo desarrollo de infraestructura y necesidades básicas, en los países de origen como mecanismo para desincentivar los flujos migratorios irregulares

Corresponsabilidad en la atención al fenómeno entre los países de origen, tránsito y destino.

Como siguiente paso en la estrategia diplomática panameña, la canciller Mouynes anunció la próxima reunión, también en Panamá, de los ministros de Centroamérica y el Caribe, para colegiar una propuesta regional ambiciosa que atienda los impactos económicos y políticos del contexto geopolítico actual, que también inciden en los movimientos migratorios.
A esa convocatoria, fijada para el 3 de mayo, asiste también Josep Borrell, alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y vicepresidente de la Comisión Europea, bloque político con el que se refuerzan relaciones de colaboración y alianza biregional.

Panamá es el único país que ofrece refugio, alimentación y atención médica

Durante la reunión se compartieron las cifras de la inmigración registrada por el tapón del Darién, entre la frontera de Colombia y Panamá, con picos de hasta 2,800 personas al día en 2021 y un gran total de ingresos de 130,000 migrantes de 35 diferentes nacionalidades durante ese mismo año.

Panamá es el único país en la ruta americana que ofrece refugio, alimentación y atención médica a los migrantes irregulares y también el único que aplica los controles biométricos con los que se identifica a los perseguidos por la justicia a nivel mundial.

En un año promedio, cruzan por Panamá 8,000 migrantes irregulares. En 2021, la cifra ascendió a más de 130,000 y en lo que va de 2022, el número supera los 15,000.

Con información de la Cancillería de Panamá