Prevenga el hantavirus; ya hay tres casos en Panamá

Pixabay

El Ministerio de Salud (Minsa) de Panamá acaba de reportar que en el inicio del año 2021 ya existen tres casos de enfermedad por Hantavirus.

El jefe nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud (Minsa), Dr. Leonardo Labrador, explicó que estos casos han sido clasificados como Síndrome Cardiopulmonar por Hantavirus (SCPH).

De acuerdo con el reporte, los casos se presentaron en la provincia de Los Santos y Herrera, mientras que el tercero se registra en el distrito de Chepo, en la región de Panamá Este.

Desde el año 1999, el Minsa ha notificado a la Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) casos de enfermedad por hantavirus.

La mayor transmisión se registra en las provincias de Los Santos, Herrera, Veraguas y Coclé.

El Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud describe en su documento, Guía de manejo de la enfermedad por Hantavirus en Panamá, que en 1999 ocurrieron casos de neumonía atípica en la región de Azuero, Panamá, que activaron las alertas y llevó a reforzar la vigilancia epidemiológica para prevenir casos de hantavirus.

La Guía indica que los hantavirus “están asociados a roedores silvestres, en los cuales el virus ocasiona una infección crónica persistente y aparentemente asintomática” y son estos roedores los que se convierten en el reservorio natural de la infección.

La OPS/OMS define este síndrome como “una enfermedad respiratoria vírica transmitidas por animales”.

El agente etiológico, describe la OPS/OMS, pertenece al género Hantavirus, familia Bunyaviridae.

¿Cómo se infectan las personas?

-Las infecciones se adquieren principalmente por inhalación de aerosoles o contacto con las excretas, orina o saliva de roedores infectados.

La OPS/OMS indica que “por lo general, los casos de infección por hantavirus en humanos ocurren en zonas rurales (bosques, campos, granjas…), donde pueden encontrarse roedores huéspedes del virus.

¿Cuáles son los síntomas?

-La OPS/OMS establece que las personas infectadas pueden experimentar cefaleas, mareos, escalofríos, fiebre y mialgias.

“También pueden tener síntomas gastrointestinales, como náuseas, vómitos, dolores abdominales y diarreas, seguidos por el inicio súbito de insuficiencia respiratoria e hipotensión”.

Los síntomas aparecen por lo general entre dos y cuatro semanas luego de la exposición. Incluso, una semana o hasta seis semanas después.

La tasa de letalidad puede llegar al 50%.

-¿En qué consiste la atención del paciente?

-La OPS/OMS señala que durante las etapas iniciales de la enfermedad debería incluir antipiréticos y analgésicos, según sean necesarios. En algunos casos, los pacientes deberían recibir antibióticos de amplio espectro mientras se confirma el agente etiológico.

¿Medidas de prevención?

El Minsa recomienda, en particular a los residentes de Los Santos, Herrera, Veraguas y Panamá Este, extremar las medidas de limpieza en los alrededores de las viviendas para evitar que el virus se propague.

Otras medidas recomendadas:

Almacenar granos en sacos y envases plásticos cerrados (silos), colocarlos en tarimas y separados de las paredes.   
Ubicar leña, madera o cualquier otro material útil a distancia de la residencia, en área seca, airada y sobre tarimas.   
Drenar las aguas residuales de patios y mantenerlos limpios.  
Mantener el área de la cocina limpia y los utensilios cubiertos en envases, para así evitar que entren en contacto de los roedores.  
Abrir puertas y ventanas por espacio de 60 minutos antes de limpiar áreas que han estado cerradas por mucho tiempo.   
Rocíe el piso con agua, para así evitar levantar el polvo.

 En la Guía del Instituto Gorgas también se establecen precauciones generales para los residentes de las áreas afectadas y actuaciones en caso de estar la vivienda afectada (ver cuadro adjunto):

Disminuir la disponibilidad de alimentos y sitios o nidos utilizados por los roedores en el interior de la vivienda.

Eliminar los roedores del interior de la vivienda.

Evitar que los niños jueguen con los roedores o sus nidos y pedirles que señalen a sus padres si detectan roedores o sus nidos.

Conservar los alimentos, incluidos los de mascotas, y el agua cubiertos y almacenados en recipientes gruesos, a prueba de roedores.

Eliminar desechos y pilas de residuos.

Se recomienda utilizar de manera permanente trampas para roedores dentro de la vivienda.

Estas medidas son necesarias en caso de vivir en las áreas de alerta y, de manera general, para evitar contagios a futuro.

Violeta Villar Liste/Con información del MINSA/GORGAS/OMS/OPS