¿Por qué la pandemia nos deja sin nuestros mayores?