Tócate, pero sin olvidar la mamografía

Pixabay

El cáncer de mama es siempre un temor que acompaña a toda mujer, pero no equivale a una sentencia de muerte.

Fabio Adami, cirujano mastólogo con diplomado en PsicoOncología, quien además demuestra la otra sensibilidad que acompaña a la profesión médica con sus composiciones e interpretaciones musicales, razona, desde su experiencia cotidiana, que “somos cocreadores de nuestro estado de salud y debemos convencernos de esa realidad; esto supone un cambio de creencias y por tanto la invitación es a participar activa y conscientemente en nuestro proceso de curación”.

Desde el momento del diagnóstico, la ciencia responde con procedimientos habituales: cirugía, radioterapia, quimioterapia, hormonoterapia y  terapias biológicas, sin embargo, Adami entiende que la mujer, y en general cualquier paciente, también se ayuda a curar cuando participa de manera activa en el proceso.

En esta tarea cocreadora de sanación, hay una fase importante en el caso del cáncer de mama y corresponde a la detección temprana.

El especialista señala que se le ha dado mucha fuerza a la acción de tocarse, “importante siempre y cuando la paciente por tocarse no decida obviar la mamografía, la ecografía o no ir a la consulta de mastología”.

“La paciente en su ternura, en su miedo o en su angustia, siente que al tocarse ya está evaluada. En realidad, debemos hacer énfasis de este modo: Tócate y hazte una buena mamografía” que permite detectar precozmente la enfermedad, señaló.

Este concepto lo amplía Adami en un diálogo que sostuvo en CNN, durante el cual aborda la importancia de tocarse, pero sin descartar los otros métodos e incluso tener presente la tomosíntesis mamaria que es una nueva modalidad de mamografia multiplanar o 3D que con sus cortes milimetrados permite aumentar de modo significativo la sensibilidad del metodo:

Otro aspecto fundamental y que puede hacer la diferencia en el tratamiento, es la llamada creencia saludable, contrapuesta a la creencia positiva que podría ser insana.

Adami explica que si la persona, después de recibir el diagnóstico, se aferra a su fe y decide que no recibirá el tratamiento, cae en una conducta de positivismo tóxico extremo “y puede ser perjudicial”.

Ahora bien, “una creencia saludable comienza cuando confío en Dios y me adhiero al tratamiento y cumplo mis terapias”.

-¿Cuáles tratamientos de vanguardia se están aplicando y ayudan a minimizar las reacciones adversas?

Hay muchas estirpes de cáncer y la idea es que el tratamiento sea personalizado.

La respuesta de cada paciente puede que sea diferente aun teniendo los mismos parámetros de inmunohistoquímica.

Hay pacientes que no presentan receptores hormonales o un receptor que se denomina HER2/neu y entran en una casilla denominada triple negativo. En este caso recibirán tratamiento sistémico con quimioterapia. Dicho de otro modo, con la enfermedad triple negativo disponemos de menos dianas terapéuticas. La inmunoterapia juega también un papel importante en este caso.

Otro nicho, por el contrario, sobre expresa el receptor HER2/neu, para el cual la ciencia ha desarrollado tratamientos con anticuerpos monoclonales.

Este tipo de terapia obtiene mucho más beneficio, con menos efectos secundarios, porque se logró conseguir un tratamiento que actúa contra ese receptor como una llave con una cerradura (encajan).

La quimioterapia convencional es necesaria en muchos casos y genera efectos secundarios, pero los avances permiten minimizarlos.

Para las pacientes cuyas estirpes de cáncer sobre expresan receptores hormonales, ofrecemos hormonoterapia. Se trata de una especie de bloqueo que permite garantizar muchos beneficios clínicos con muy pocos efectos secundarios.

-¿En cuáles casos se puede preservar la totalidad de la mama y en cuáles es necesario intervenir?

Preservar la mama responde a unos criterios que fueron establecidos en la Escuela de Milán; Italia, por el profesor Umberto Veronesi. Luego fueron sumados a casi todas las escuelas de mastología del mundo, en función de la relación tamaño del tumor versus la mama.

Lo que fue demostrado científicamente por el grupo italiano, es que las pacientes sometidas a mastectomías radicales tuvieron la misma sobrevida global que aquellas a quienes se practicó una cirugía preservadora y se complementó el tratamiento local con radioterapia externa.

En determinadas situaciones se puede preservar y en otras no. Esta aproximación está sustentada por abundante evidencia científica.

Hay una tendencia en los últimos años que redefine la cirugía preservadora y es la cirugía oncoplástica, mediante la cual intervienes, pero reconstruyes la mama de manera inmediata o diferida con técnicas novedosas de cirugía con gran auge. 

Con respecto a la necesidad de intervenir quirúrgicamente, esta respuesta tendrá cambios en el futuro cercano, pero en este momento siempre habrá intervención quirúrgica en una paciente que tenga diagnóstico de cáncer de mama, eso sí cada vez menos agresivas, menos cruentas, menos mórbidas e invasivas.

Nuestro equipo de especialistas, la mayoría de las veces, comienza con tratamiento sistémico (sistémico corresponde a la totalidad del cuerpo; local es la mama y regional la axila).

De hecho, es una tendencia mundial priorizar el tratamiento sistémico, dar primero quimioterapia, terapias biológicas u hormonoterapias, dependiendo del caso, y luego vamos a la cirugía.

Esto permite en un ensayo in vivo objetivar la respuesta a la quimioterapia, al medir el tumor periódicamente después de cada ciclo.

Esto es valiosísimo pues permite rotar tratamiento si la respuesta no fuera la apropiada; ahora bien, si inicias el tratamiento con la intervención quirúrgica y luego suministras la quimioterapia, no hay manera de cuantificar con certeza el beneficio clínico obtenido.

-¿Cuáles cuidados debe mantener una paciente de cáncer para evitar repetir esta condición?

Mantenerse adherida al tratamiento es una primera parte que denomino pasiva: se trata de atender las instrucciones del equipo de médicos.

La parte activa, tendencia actual y que he estado difundiendo, supone lograr que el paciente participe de manera activa y consciente en su proceso de curación.

Supone una alimentación balanceada, incorporar vegetales y frutas, actividad física moderada y control de peso porque en la grasa excedente se produce un giro metabólico que se denomina aromatización de las grasas, lo que finalmente impacta en las mamas, aumentando la densidad radiológica del parenquima. Esto entorpece la evaluación y, en cierta medida, puede  favorecer de manera discreta el desarrollo de un nuevo cáncer.

Sumar, además, las herramientas que ayudan a mantener el sistema inmunológico activo y en definitiva son las más valiosas.

Las meto en el mismo saco:  la meditación, la imaginación guiada, la oración … son herramientas que de algún modo tienen el potencial de robustecer nuestras defensas. Yo las denomino herramientas que permiten hackear a nuestro favor al sistema inmunológico.

Invita a revisar estos videos explicativos

De igual modo practicar esta meditación que diseñé de manera reciente.

En mi criterio es un ejercicio de nueva generación que reúne aportes de varias disciplinas. Si usted logra resonar con ella, tenga esto presente como una herramienta más para lograr inmunocompetencia.

-¿Hay una edad en la cual el cáncer de seno puede tener peor pronóstico o no es vinculante?

Suele ser más agresivo en mujeres jóvenes, es decir, en menores de 45 años.

Cada vez hay mayor detección temprana, muchachas de 35 años a quienes se les localiza cáncer.

Esto en parte ocurre porque se están adelantando diagnósticos con la pesquisa y cuando lo haces tienes una mayor prevalencia. Es decir, en parte estamos viendo un aumento de la incidencia y por otro lado de la prevalencia.

Sin embargo, en el pronóstico global influyen muchos otros factores más allá de la edad, como el grado nuclear, el grado histológico, el subtipo molecular a la inmunohistoquímica…

-¿Cuáles elementos de herencia y otras condiciones debe tomar en cuenta la mujer?

Los elementos de herencia son importantes porque pueden incrementar el riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Si tiene una historia familiar importante de cáncer de mama, la paciente amerita una pesquisa más acuciosa adicionando Resonancia Magnética Mamaria Contrastada e incluso test genético  BRCA 1 BRCA 2 dentro de un panel de al menos 23 genes, porque puede ser portadora de una mutación. Es un poco la historia de la actriz Angelina Jolie portadora de una mutacion BRCA1(+).

Este tipo de pacientes son candidatas para una cirugía reductora de riesgo. Se denomina adenomastectomía bilateral y es quitar el parénquima (tejido) mamario en ambas mamas y reconstruir con implantes mamarios retropectorales.

En nuestro equipo hemos desarrollado una experticia importante en esto, y nuestra preferencia es reconstruir en un mismo tiempo quirúrgico; otros grupos la efectúan en dos intervenciones. Es decir, colocan un expansor en la primera, luego lo expanden ambulatoriamente y posteriormente recambian por implantes definitivos.

-¿Cómo ayuda la PsicoOncología en ese momento crucial de decirle a una paciente que tiene cáncer de seno?

La PsicoOncología ha sido como descubrir un tesoro. Ya con tiempo andado en este oficio, incluso después de haber pasado por la escuela europea que es muy humanística, el camino de la PsicoOncología me llevó a entender detalles que parecen nimiedades.

Por ejemplo, un diagnóstico de esa naturaleza debe darse sin apuro, por tanto, sentado, tampoco estar de brazos cruzados, es decir, con un lenguaje corporal abierto y con empatía, colocándonos en el mundo de la paciente.

De modo figurativo es un diálogo horizontal, de hecho mi escritorio es redondo con el fin de no priorizar un lado sobre otro y romper distancias. Es importante entender que desde el punto de vista de PNL no todas las pacientes son iguales.

Hay quien puede ser predominantemente auditivo o visual o cinestésico. Quizá una paciente cinestésica valore un abrazo; otras pacientes no.

En mi criterio en este oficio somos espejos, nos vemos retratados y la consulta debe ser ecléctica.

Es importante un rato a solas con la paciente, pues existe lo que se denomina ‘la conspiración del silencio’, es decir los vínculos de amor en la familia son tan fuertes que no permite que se toquen determinados temas y, al dar esa oportunidad a solas y con escucha activa, se abre un diálogo con una riqueza enorme que ayuda a sanar heridas.

Un tema fundamental es el manejo de las estrategias de afrontamiento ante el cáncer de mama. Invita a ver esta entrevista ofrecida en Globovisión:

Por tanto, como médicos, debemos acompasarnos con el paciente. Hay un paralelismo muy hermoso con los dioses griegos, con Cronos y Kairos. Este momento pertenece a Kairos: es el tiempo de Dios.

El tiempo cronológico, Cronos, suele ser una suerte de excusa, sin embargo es importante entender que el reto que tenemos por delante los médicos es lograr un grado de conexión elevado y esto no necesariamente se logra porque una consulta se prolongue.

Una tendencia argumenta que no se debe emplear la palabra cáncer en el diálogo con el paciente.

No es mi escuela: estoy consustanciado con la necesidad de usar la palabra cáncer en principio para pisar firme, luego de construir el discurso con esa palabra, ya no será necesario repetirla innecesariamente. El warning shot hecho con empatía es una herramienta importante…

-¿Nos puede hablar de alguna curación que lo conmoviera en particular?

Curar atiende a criterios puntuales. El sistema TNM comprende los distintos estadios, de acuerdo con el cual T es el tamaño tumoral; N el estado ganglional y M si hay metástasis.

La curación en cuanto a remisión, y casos sorprendentes, sí los he vivido, pero más allá de estas situaciones, como misión de vida, aspiro a lograr la sanación, concepto más amplio.

La sanación, en esta perspectiva, atiende a poner la enfermedad en un sitio y lograr un camino fértil que por su naturaleza puede parecer árido. Las historias de crecimiento post traumático son totalmente inspiradoras.

Me encanta la frase mas que curar una enfermedad debemos aspirar a sanar la vida.

Un ejemplo cercano es el de Bolivia Bocaranda y la creación de su fundación Senos ayuda.

Desde algo tan árido como una enfermedad, desarrolla un ente puro y bien intencionado para dar apoyo a todas las mujeres portadoras de cáncer de mama. Puede conocer la historia de Senos ayuda en este video:

La sanación, reflexiona Adami, es como una alquimia maravillosa que permite, con un diagnóstico terrible, desarrollar una experiencia consustancial con un propósito de vida e incluso dejar un legado.

Hombre de la ciencia, pero también de la poesía, de la música y de la oración, cerrar con una canción este texto es otra manera de sanación. Gracias a Dios, en la voz del médico y cantante Fabio Adami:

Violeta Villar Liste
redaccion@lawebdelasalud.com

Dr. Fabio Adami

El doctor Fabio Adami Rasotto es egresado de la Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado (UCLA, Barquisimeto, Venezuela), con postgrado en la Universidad Central de Venezuela (UCV) como especialista en Cirugía General; fellowship de Mastología en el Servicio de Senología Dr. Umberto Veronesi del Instituto Europeo de Oncología (Milano, Italia), máster en Mastología en la Universidad de Barcelona (España) y Diplomado en Psico-Oncología en la Universidad Metropolitana (Unimet, Caracas). Miembro Asociado de la Sociedad Venezolana de Mastología (SVM) y jefe del Servicio de Mastología del Grupo de Clínicas IDB de Barquisimeto, estado Lara, Venezuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *