fbpx

A 30 años del Programa de Cirugía Cardiovascular del Hospital del Niño

Unos 955 niños y niñas de todo el país han sido operados en el Hospital del Niño Dr. José Renán Esquivel durante los últimos 30 años, gracias al Programa de Cirugía Cardiovascular de la institución.

Este 26 de marzo, después de tres décadas ofreciendo una atención continua y con los más altos estándares de calidad y seguridad, recordaron que la historia de este programa se empezó a gestionar desde 1989.

El Dr. Carlos Alba, cirujano general, cardiovascular, torácico y jefe del Servicio de Cirugía Cardiovascular del Hospital del Niño, narró que fue una iniciativa impulsada por miembros del Club Rotario de Panamá y el Club Rotario de Louisville Kentucky en Estados Unidos a través de su Fundación Kentucky Gift of Life.

Para aquellos días los niños que necesitaban alguna intervención de este tipo eran enviados hasta los Estados Unidos para ser atendidos.

“Yo me vi beneficiado con esta propuesta, gracias a una beca para mi formación en la Universidad de Alabama en Birmingham en donde trabajaban con muchos casos de cardiología”, apunta el Dr. Alba.

Posteriormente, el 26 de marzo de 1992, inició el Programa de Cirugía Cardiovascular con la intervención de un grupo de especialistas del Humana Heart Institute y de allí en adelante el programa no ha parado.

Distintos tipos de intervenciones

El programa ha crecido con el respaldo de la dirección del Hospital del Niño, con un equipo de profesionales multidisciplinario altamente comprometido, capacitado y fortalecido, así como con el apoyo de organizaciones no gubernamentales.

De manera inicial solo se realizaban operaciones una vez a la semana, pero con el pasar de los años se ha logrado que tres días por semana se hagan intervenciones de todos los niveles de complejidad.

El Dr. Alba asegura con todo orgullo que a través de este Programa se realizan una variedad de procedimientos quirúrgicos cardiacos que buscan mejorar la calidad de vida de cada paciente, además de dar tranquilidad a sus familias.

Como parte de la cartera de intervenciones se encuentran las cirugías correctivas.

Son las más comunes las comunicaciones interventriculares, comunicación interauricular, persistencia de ductus arterioso, tetralogía de Fallot, drenajes anómalos pulmonares y atresias…

Por otro lado, están las cirugías no cardiacas, como, por ejemplo, la reparación de coartación de aorta, cirugía de ductus arterioso y las cirugías de anillo vasculare.

Así mismo, destacan aquellos pacientes que deben ser intervenidos de forma urgente, pues llegan al hospital con heridas de proyectiles de arma de fuego en las arterias o venas, traumas por fracturas que rompen los vasos de las extremidades, entre otras.

Aliados que impulsan la labor

El crecimiento de este Programa de Cirugía Cardiovascular no hubiese sido tal sin la colaboración e intervención de varias especialistas en esta rama que han brindado su apoyo, conocimiento, herramientas y solidaridad para que sea todo un éxito.

Se han tenido visitas o misiones de especialistas de Estados Unidos e Italia que han ayudado a enriquecer el Programa.

Los miembros del Club Rotario de Panamá han sido unos aliados indiscutibles a lo largo de todos estos años, así como la Fundación Latidos y la Fundación Obsequio de Vida, que a través de su fundador, Thomas Ford, han puesto sus mejores oficios en beneficio de los niños y niñas del país que así lo necesiten.

Con información del Hospital del Niño