Hipertensión arterial, asesino silencioso