Covid-19 modificó comportamiento de la enfermedad cardiovascular