fbpx

Para evitar que el virus de la Viruela del Mono se continúe diseminando se requiere intensificar la vigilancia epidemiológica de dicha enfermedad, lo cual será mucho más fácil que con la pandemia de COVID-19, dijo la Academia Nacional de Medicina (ANM) de Venezuela.

En comunicado, suscrito por el Dr. Enrique López Loyo, presidente de la ANM, y por el Dr. Huníades Urbina-Medina, secretario académico, se recuerda que el contacto estrecho con una persona infectada puede transmitir el virus por las gotitas respiratorias o por las secreciones de las lesiones en la piel.

El diagnóstico confirmatorio se basa en pruebas de laboratorio usando PCR, que ya comienzan a estar disponibles en el país.

En el comunicado de la ANM se documenta que «el pasado 12 de junio se confirmó que un viajero procedente de España estaba infectado por la viruela del mono (viruela símica o monkeypox)».

Es así como Venezuela se suma a los más de 40 países fuera de África donde se han confirmado cerca de 1,300 casos, la mayoría en Europa (Reino Unido, España y Portugal).


La viruela del mono, indica la ANM, es una enfermedad que se presenta con cierta frecuencia desde la década de los 80 en países de África Central y Occidental.

El número de casos en ese continente ha aumentado significativamente en los últimos diez años, y en lo que va del presente se han reportado cerca de 1,500.

La viruela del mono tiene parecidos con la muy temida viruela humana, enfermedad que fue erradicada en 1980 pero es menos transmisible y de mucho menor gravedad.

«Desde África este virus se ha exportado esporádicamente a otros países del mundo, ocasionando casos aislados o pequeños brotes que se han podido controlar a tiempo.

A partir del mes de mayo del presente año comenzó un aumento significativo de casos fuera de África.

En la América Latina solo se han reportado tres casos en Argentina, uno en Brasil, México, y ahora Venezuela.

La mayor parte de los casos reportados en África son adquiridos a través de contacto con animales infectados, monos y roedores.

Por otro lado, los casos fuera de África han sido transmitidos de humano a humano, con la característica de que la gran mayoría se ha reportado entre hombres que tienen sexo con otros hombres, aunque la transmisión podría ocurrir por contacto estrecho entre cualquier persona.

Existe evidencia de que la viruela del mono puede haber estado circulando en diferentes comunidades fuera de África de una manera silente, no detectada».

La ANM anunció que continuará monitoreando la situación y haciendo las recomendaciones pertinentes.

Comunicado de la ANM