El peso que “rompe” el cuello