fbpx
El director por Colombia ante el BCIE, Julio Jácome y el presidente ejecutivo del BCIE, Dr. Dante Mossi, durante su participación en el evento

Con información del BCIE

El Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) apalancó la iniciativa Misión de Empleo de Colombia para enfrentar la crisis laboral a causa de la pandemia y aprobó el primer financiamiento a un país miembro extrarregional, en este caso a la República de Cuba, para fortalecer la capacidad diagnóstica y de producción de vacunas.

En comunicado de prensa, el BCIE explicó que los resultados de la Misión de Empleo, iniciativa del más alto nivel técnico y político en Colombia, que tuvo como meta diagnosticar y diseñar políticas públicas, así como brindar recomendaciones en el ámbito laboral colombiano, fueron dadas a conocer este miércoles con el apoyo del BCIE.

Publicidad

Durante el año 2020, el Banco aprobó una cooperación técnica no reembolsable por $$99,750  para apalancar la iniciativa con la que se busca contrarrestar la crisis laboral.

Fue ejecutada por el Ministerio del Trabajo y el Departamento Nacional de Planeación (DNP), quienes consolidaron la propuesta.

En un evento virtual en el que se dieron a conocer los documentos técnicos que contienen diagnósticos y recomendaciones de política pública, el presidente ejecutivo del BCIE, Dr. Dante Mossi, mencionó: “Brindar estos recursos permite a nuestros países miembros sentar nuevas bases y redirigir esfuerzos para la recuperación económica, impulsar la competitividad y disminuir la incidencia negativa a causa de la pandemia por COVID-19”.

Alguno de los puntos que motivaron la creación de esta Misión surgen mediante la identificación de temas como:

• Deterioro reciente de los principales indicadores laborales y acentuados por el COVID-19.

• Cambios en la estructura del empleo y el surgimiento de nuevas formas de contratación.

• Carencia de un balance general de las intervenciones públicas en los temas laborales y de las nuevas instituciones.

Durante el evento, intervino el ministro de Trabajo de Colombia, Ángel Custodio Cabrera Báez; el presidente ejecutivo del BCIE, Dante Mossi; la directora del Departamento Nacional de Planeación de Colombia, Alejandra Botero Barco; así como el director por Colombia ante el BCIE, Julio Jacome. 

Por su parte, los jefes de la misión Santiago Levy y Darío Maldonado, expusieron los principales resultados.

Esta iniciativa se enmarca en el eje estratégico de Competitividad Sostenible dentro de la Estrategia Institucional del BCIE 2020-2024, el cual busca intervenir en el fortalecimiento de los factores económicos, sociales e institucionales que determinan la competitividad regional.

Apoyo en la lucha contra la COVID-19

Por otra parte, con la misión de fortalecer las capacidades en el desarrollo y producción de medicamentos, equipos médicos, diagnosticadores y vacunas para combatir la covid-19, el BCIE aprobó el primer financiamiento a un país miembro extrarregional, la República de Cuba, por €46.7 millones.

Este recurso beneficiará a más de 11 millones de personas a través de la producción de 200 millones de vacunas contra covid-19 .

El Proyecto será ejecutado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), conforme a sus políticas y normativa de adquisiciones.

El presidente ejecutivo del BCIE, Dr. Dante Mossi señaló: “Celebramos esta primera aprobación a la República de Cuba, la cual esperamos sea la primera de muchas. Esta operación en particular contribuirá a enfrentar la crisis sanitaria mediante el desarrollo de vacunas que permitan reducir el riesgo de las personas de infectarse por el virus del covid-19 y también contribuirá a la reactivación económica del país”.

Uno de los objetivos específicos del Proyecto de Fortalecimiento de la Industria Biofarmacéutica cubana para combatir la COVID-19 en Cuba y en la región, es alcanzar niveles más elevados de productividad económica mediante el desarrollo de productos innovadores de gran importancia en el contexto de la pandemia de COVID-19, y la modernización de la tecnología, así como la diversificación en beneficio del Sistema Nacional de Salud y de otros países de la región.

El crédito también contempla el fortalecimiento de la infraestructura productiva de la industria biofarmacéutica cubana permitiendo una mayor producción de antibióticos inyectables, soluciones parenterales (sueros), medicamentos genéricos y biosimilares, diagnosticadores, equipos médicos y vacunas específicas contra la COVID-19, así como la adquisición de insumos y material de protección médica para prevenir su contagio.

Con información del BCIE