¿Será este siglo el del retorno del pensamiento mágico-primitivo?